Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ALEJANDRA VALLEJO BUSCHMANN
TERAPEUTA HOLISTICA
casadetara@gmail.com
COACHING ESPIRITUAL
Marzo de 2013


¿POR QUÉ GRITAMOS CUANDO ESTAMOS ENOJADOS?

¿Hay consciencia real del poder del acercamiento afectivo?
¿Conocemos a cabalidad los efectos de la ternura y las palabras dichas con amor?



Pareciera sabemos de esto intelectualmente, como muchas cosas, pero no son conocimientos enlazados a la energía del corazón. En ese ámbito aún hay discapacidades que debemos sanar.

Pero hay otras discapacidades que nos rondan a diario, y con las que no sabemos lidiar, y para las que no siempre tenemos buenas herramientas a mano para poderlas mejorar.
Una de ellas es el uso de la palabra como fuerza creadora, comunicadora y unificadora.

El poder de la voz, es casi desconocido para nosotros, pero la verdad es que su vibración puede construir o destruir. Es la verbalización de toda nuestra sabiduría. Es ponerle alas a lo que somos, lo que pensamos y sentimos, para dejarlo salir al mundo.

Si el poder del pensamiento tiene una fuerza que mueve realidades, el poner en concreto todo lo que habita en mi a través de la palabra, hace que la energía que estoy emitiendo se selle en mi vida, en mi entorno y en el Universo. Creo realidades y ellas por lo demás, crean las mías propias.

Es por ende prioritario cuidar estas energías, aprender a manejarlas con maestría y utilizarlas para el bien propio y el bienestar común.

Promover el uso correcto de la palabra hablada, es un desafío y a la vez una bella manera de crecer comunicando, creando y llenando espacios con nuestra voz.

"Un decreto constructivo, siempre es una invocación a Dios"

Entre las cosas que no hacemos tan bien, hoy quiero mencionar lo que implica levantar la voz a un hermano(a) en momentos de desacuerdo, de frustración, de rabia.

¿Por qué gritar, si no es necesario hacerlo para exponer lo que pienso o para ser escuchado? De hecho, me parece nos escuchan con mejor disposición si somos asertivos y calmos en la palabra, a la hora del desacuerdo, del conflicto.

Necesitamos nos escuchen, y esta necesidad a veces tiene profundas y dolorosas raíces.
Pero hay un llamado interno, que nos habla de usar la dulzura a la hora de decir lo que pienso, lo que me pasa, que nos impele a ser tiernos en el hablar.
Eso genera inmediatamente una recepción amorosa y una calma en mí, que me hará plantearme mejor frente al otro y por lo tanto ser también más coherente y didáctico en mi discurso. Me oirán mejor y también seré capaz de escuchar al otro en su replica.

Les dejo una hermosa reflexión sobre este tema. Espero sea un aporte que nos ayude a mejorar nuestras capacidades comunicativas, que por cierto pueden ser realmente ¡mágicas!

Cuenta una historia que un día un viejo sabio preguntó a sus seguidores lo siguiente:
-¿Por qué la personas se gritan cuando están enojadas?

Los hombres pensaron unos momentos:
-Porque perdemos la calma -dijo uno-, por eso gritamos.

-Pero ¿Por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?, -preguntó el sabio- ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio.

Finalmente él explicó:
-Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego el sabio preguntó:
-¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente. ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.

El sabio continuó:
-Cuando se enamoran más aún, ¿Qué sucede? No hablan, sólo susurran y se acercan más en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.

Luego dijo:
-Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien pues, llegará un día en que la distancia será tanta, que no encontrarán más el camino de regreso.

Que esta información vaya en vuestro mayor beneficio.

Alejandra Vallejo Buschmann.
Casa de Tara.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook