Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ALEJANDRA VALLEJO BUSCHMANN
TERAPEUTA HOLISTICA
casadetara@gmail.com
REFLEXIONES ESPIRITUALES
Diciembre de 2012


LA PLAGA DE LA INCOMPRENSIÓN

Una emoción que nos aplasta y que me hace mirar los ojos del otro, buscando el porqué, sin encontrar la mayoría de las veces respuesta.

Hay una sensación, de las más desagradables, con la que debemos relacionarnos día a día. Una emoción que nos aplasta y que me hace mirar los ojos del otro, buscando el porqué, sin encontrar la mayoría de las veces respuesta. Esa emoción es la "Incomprensión".

¿Qué lleva a otro ser humano a perder la capacidad de ver al otro en sus fallos y asestarle un golpe sin mediar cuestionamientos?
Probablemente la falta de amor.
¿Qué hace que una persona que ama a otra se pueda transformar de pronto en el juez más despiadado? Quizás es la falta de ternura.

¿Que provoca la ira de un ser que me ama, frente al humano acto de equivocarme? El no conocer una virtud, llamada humildad.

Es duro equivocarse y más aún no contar con el alivio, de ser contenido.
No es fácil tratar de ser uno mismo en un mundo de seres etiquetados, sin ser aceptado.
Es casi imposible poder ser autentico, si los dedos acusatorios te bloquean el camino.

Y lo peor es no poderlo hablar, pues la pelea es inevitable.
Y lo más triste es no poder decirlo, porque no encontraremos oídos que nos escuchen atentos y libres de juicios.
Lo más amargo tener que tragármelo, y sentir en mi garganta el nudo de la mentira y el mal sabor de la soledad.
Y lo que más me duele, es que queda esa pena atrapada, acá en mi corazón.

Hermana, hermano, ¿cuándo abandonaste el don de la mirada plácida y el abrazo oportuno?
¿Cuándo decidiste ser juez, de un mundo lleno de excepciones e historias distintas?
¿Cuándo te endureciste tanto que no puedes reconocer el dolor en el otro?

Ser incomprendido es ser abandonado cuando justo necesito sólo que estés allí.
No tienes que hacer nada, ni decir nada, solo dame tiempo, dame alas para volar hacia algo mejor. Dame una palabra dulce que calme mi desasosiego.

La mayoría de las cosas que hacemos no tan bien, son más por ignorancia que por maldad. Traen además una carga emocional implícita y la escuela de aquello que me dieron como ejemplo.

Dilapidar a la primera, sin escuchar, sin estar presentes con el corazón abierto, es cerrarle las puertas del crecimiento a mi prójimo. Es generar culpa, resentimiento y la incapacidad de ser generoso con los demás. Hablo de generosidad de comprensión, de verme en ti y saber que yo también me tropiezo, muchas veces en mi día.

No hay ser que pueda juzgar un camino que no ha recorrido.
Y La crítica es una tremenda falta de amor.
La incomprensión hacia el otro sólo habla, de las carencias que me hieren.

Volvamos a ser humanos, a ser amorosos. No dejemos que esta herencia se pierda en el olvido. Retomemos el camino del compañerismo y la solidaridad.
Perdona, perdónate.
Muestra lo que el otro vale, amate por lo que tú eres.

Comprensión es amor desde mi capacidad, de verte aprendiendo.
Comprensión es olvidarse de las malas intenciones, para ver la pureza en tu corazón.
Comprender es decir a viva voz: "yo también me equivoco"
Y desde allí actuar con altura de miras y con un corazón piadoso.

Amar es comprender, y llegar a eso es estar abrazado a una fe superior,
Que nos dice que todos somos hermanos,
Que eres como mi cercano, un amor importante de vivir.
Que eres un maestro, que eres una oportunidad de evolucionar, que eres parte de mi viaje.
Que todos nos necesitamos, en este peregrinar.

Abraza fuerte siempre a aquel que se ha equivocado, tu abrazo y una sonrisa despertaran la fuerza interna para subsanar el error y le dará la posibilidad al otro, de no abrirle la puertas a los reproches inservibles.

El amor genera amor.

"La medida del amor es amar sin medida."

San Agustín

Alejandra Vallejo Buschmann
Casa de Tara.




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook