Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Erick Pohlhammer:
"EN EL FLUIR SE BOTAN LOS BLOQUEOS"

Poeta, profesor de literatura y un seguidor contumaz de la gestalt se refiere a sus continuos viajes, a su resurgimiento como poeta y a su forma tan irreverente y optimista de enfrentar la existencia.

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Agosto 2008

Inconformista por antonomasia, voyerista de la vida, Erick Pohlhammer ha vuelto al Parnaso literario sorprendiendo -de entrada- al mismísimo Ignacio Valente.

Poeta antropológico/existencial , Pohlhammer sigue empeñado en la noble tarea de que los seres humanos merecemos un mundo mejor, donde la existencia merezca llamarse vida y donde los seres seamos considerados como humanos. Este poeta alopécico es un iconoclasta de la razón y un cancerbero de las emociones. He llegado a pensar que Erick es un fugitivo de casi todas las utopías.

En un mundo de gente apurada que no va a ninguna parte, su mensaje reconforta...y -lo más importante- se está poniendo contagioso.

Como hijo de la gestalt, cada cierto tiempo nos recuerda que el verdadero cambio sobreviene cuando uno se transforma en lo que es, y no en lo que no es.

Erick tiene alma de bolso de viaje.

Considera que su barrio es el planeta. Con alma de nómade, explorador y trashumante, cuando no viaja al exterior, lo hace por esta larga y enjuta faja de tierra llamada Chile.

Aborrece del tedio existencial y se resiste a estar en un estado de ánimo estable y no mutante.

Escruta la vida con mente de sabio y observa el comportamiento humano con ojos de niño.

En su esencia bulle una capacidad de sorprenderse por todo lo que sea motivado por ese ser inescrutable llamado homo sapiens. Tiene piedad por el ser humano pero a la vez nos incita a superarnos. Casi diría que nos hace cariño con un látigo.

Ese látigo se llama poesía. Eso sí, aclaremos que en la poesía clásica se siente tan incómodo como un judío en una sinagoga, pero cuando se trata de cantarle a las cosas simples de la vida (como Gagliardi) ahí goza como enano con zancos nuevos.


Su poema "A usted" es un cántico a la vida y a las cosas simples.

Hace poesía con elementos no poéticos y en eso radica su EXITO aunque esta palabra no existe en el guirigay de este adolescente cincuentón al que le faltan pelos y le sobran neuronas.

Para serles franco no sé cuantos años tiene, pero creo que su edad es el entusiasmo.

En permanente estado de vigilia, le sorprende la cara de angustia de un pasajero en el Transantiago y hasta el alza del IPC en Sri Lanka.

Todo le incita, nada le es indiferente...y ello lo plasma en una poesía original que no se arredra ante nada.

Si la capacidad de entusiasmarnos es signo de salud espiritual, puedo augurar que Pohlhammer morirá siendo un adolescente.

Le puede hacer un poema a Jesús Trepiana, a Pajarito Leiva, a "Chumingo" Rubio, a Papín Jaras o a Juan Enrique Lira. Mañana nos hará vibrar con temas que nadie osaría en abordar: como la zurda de Marcelo Ríos, los carretes de Massú o las pensiones alimenticias impagas de Pinilla.

Y lo más notable es que gozaremos de su poesía, que no respeta sino las reglas que dicta la emoción.

Pohlhammer es también el poeta de la contradicción. Bulle en él un irreverente/misericordioso, un tímido/audaz, un cáustico/componedor y hasta un conservador que odia lo establecido.

Erick Pohlhammer ha vuelto luego de un prolongado silencio.


Su forma tan sensible y algo extravertida de ver el mundo lo hace ser un pájaro raro en un país donde hasta uno puede decir que hasta se lucha por corresponder a una matriz uniforme. Este poeta fanático del fútbol (es sobrino de Sergio Livingstone) no sale de su asombro al contemplar cómo el ciudadano común se menoscaba intentando corresponder a la imagen que se ha creado de sí mismo.

A sabiendas de que la época actual es una fábrica de neuróticos, en sus Talleres suele escrutar con rigor litúrgicvo los problemas del hombre actual, ese que se crucifica entre dos fantasmas: el arrepentimiento por el ayer y el miedo por el mañana.

Este hijo de padre escultor y madre pedagoga, es un admirador del conocimiento, los que traspasa a su hijo Martin, fruto de un matrimonio que duró tres años.

-"No hay que empujar el río, porque el río fluye solo...Fíjate que mis papás nunca me impusieron reglas. Soy de los que cree que las personas son como estrellas, y cada una tiene su huella digital".

Pohlhammer expresa que la relación de pareja es difícil en los azacanados tiempos que se viven, pues lo más precioso que tiene el hombre es su libertad. Luego, un poco de dependencia sentimental mal manejada se puede transformar en espantosa.

-Para la Gestalt el verdadero cambio sobreviene cuando uno se transforma en lo que es, y no en lo que no es. ¿Qué te sugiere la frase?
-Todos los seres humanos somos polifacéticos...o polifuncionales. Por ejemplo, la señora Ana María Martínez es una mujer dueña de casa, hace la comida, el desayuno, barre, lee el diario, toma un taxi y muchas cosas más. Todos los seres humanos tenemos muchas habilidades, y ese es uno de los milagros del ser humano. Alguien puede decir que cualquiera puede tomar taxi. Claro, cualquiera que tenga dos piernas. Unos pensarán que es obvio. Claro que es obvio, pero para quienes tienen dos piernas, dos manos y su cuerpo más o menos sano. ¿A qué apunta esto? Apunta a que la gestalt -que es una línea de desarrollo personal- nos enseña a ver y a valorar lo obvio. Es decir, desde ese punto de vista ya somos millonarios, tengamos billete en el bolsillo o no. Tenemos dos brazos, dos piernas, dos ojos, dos orejas, cinco dedos en cada mano...y ese milagro es superlativo.
Hay personas que se trastornan porque se compran un automóvil. Está bien. Pero, ¿por qué no vivir maravillados de contar y tener un automóvil permanente que ese nuestro cuerpo? El darse cuenta de estas cosas, el sentir nuestro cuerpo como un regalo del Creador del universo. Ese es uno de los núcleos argumentales de todo crecimiento personal: empezar por valorar lo que ya tengo. Valoremos nuestras piernas, la capacidad de ver, la capacidad de tocar, la capacidad de recordar. Si no nos maravillamos de lo que tenemos, echaremos de menos lo que no tenemos. Entonces sentimos un vacío por lo que no tenemos, como el amor perfecto, el Príncipe azul, el auto dorado...cualquier cosa que venga desde afuera.

-Veo tanta desorientación que hasta pienso que debiera haber un ramo obligatorio en enseñanza media que se llame Crecimiento Interior, para canalizar los balbuceos de inquietud en que se debaten nuestros jóvenes. Hace poco en Inglaterra se instituyó un ramo que se llama Felicidad.
-Creo que debiera haber un ministerio que se llamara el Ministerio de la Felicidad. Ya lo dijo Aristóteles hace muchos años: el impulso básico del hombre es el impulso de la felicidad. Mucha gente se confunde con Sigmund Freud, cuando dice que el impulso básico del hombre es el sexual. Tu puedes tener sexo o no tener sexo y estar completamente sereno y feliz. Hay gente que tiene sexo todos los días, hay gente que se hace adicta al sexo y es absolutamente infeliz. El pantano de la lujuria es muy traicionero. Toda adicción genera sufrimiento.

-Tu has dicho que el objetivo del ser humano debe ser potenciar esa capacidad de dicha que está al interior de nosotros. ¿Por qué a tanta gente pareciera costarle tanto encontrar esa capacidad?
-Bueno...antropológicamente hablando, desde los tiempos de Adán y Eva que el hombre vive inmerso en el mundo imaginario. Piensa tu que Adán y Eva estaban en el Edén, y concientes de que la dicha estaba dentro de ellos mismos...viene la serpiente, les muestra la manzana y ellos abandonan la dicha interna por morder la manzana que está afuera. La manzana hoy la podemos denominar de otro modo. Puede ser un automóvil, sensación de éxito, lujuria, un atuendo atractivo...!los viejos temas! La codicia, la ostentación, en fin...seguramente el año 3 mil o 5 mil va a pasar lo mismo. El hombre se va a perder en el mundo externo.

-A tu juicio, el individuo actual ¿hace pocos esfuerzos por encontrar esa luz interna?
-(Reflexiona)...Yo creo que hace denodados esfuerzos, pero tiene o se encuentra con dificultades por el camino. Es fácil decir que la dicha, el crecimiento está dentro de uno, pero ¿cómo se tiene acceso a ese lugar tan cerca y tan lejano a la vez? Luego, insistir en que el hombre hace denodados esfuerzos por ser feliz, pero hace escuálidos esfuerzos por desarrollar un tipo de trabajo interior que lo ponga en contacto con esa antiquísima y novísima fuente, serena y dichosa.


UNA DUPLA SUBYUGANTE

-¿Te sientes más cómodo como poeta o como terapista gestáltico?
-(Medita) Como poeta. Pero hay que tener en cuenta que la poesía es una forma de sanación. Y si algo me gusta de la gestalt, es que es poética, porque la poesía se define como ambigüedad. Denotar, ya deja de ser poético. En cambio, connotar es poético. Y connotar siempre es sugerencia. De allí la validez de las palabras del profesor Spell al decir: "cuando menos sé es cuando mejor hago mis terapias". Es decir, está apuntando a un hito poético, a un hito taoísta, en el sentido de la ambigüedad. No sé...sin embargo fluyo de tal manera que mi propio fluir crea una sensación de sanación. Y fluir es dejar de bloquearse. En el fluir tu botas tus bloqueos...esos bloqueos que tu autoimagen te impone. Luego, me identifico con las dos cosas. Como poeta que a la vez ama la sanación.

-Tu has sostenido que en el mundo intelectual, de los escritores, de los artistas...hay un vacío muy grande. Mucho sufrimiento, falta de amor y una incapacidad o pérdida de gozar con lo simple, con lo que está a la vista. Aceptando que así fuese, ¿no crees que este mismo desajuste o vacío interior es el que permite a estos individuos crear obras notables o geniales?
-Yo creo que el problema del arte no tiene que ver ni con el sufrimiento ni con la felicidad. No estoy de acuerdo con las personas que dicen que si fuéramos felices, no haríamos arte. Creo que hay estados superiores de conciencia y estados que se relacionan con la expansividad y con el estar inmerso y anclado en el presente y valorar la vida. El propio Thomas Mann escribió su obra "La Montaña Mágica" en un momento de paz, en un estado de serena contemplación. En otras palabras, yo diría que la paz ayuda a crear mejor. El arte es un anhelo de construcción. Por lo demás, mucha gente sufre y sufre eternamente y no produce nada. Ahora, gracias a Dios que existe el arte y que la gente que sufre pueda explicar ese dolor, como el caso de Zurita, que si no es por ese barco lleno de tormentos, tal vez nunca hubiese escrito el "Anteparaíso".

-Tu has dicho que el chileno es poco romántico y se la juega poco en el amor. En consecuencia, ¿somos un país que tiene el alma gris?
Ahora que hay mucha mecanicidad, mucha robotización, sí. Pero también veo que mucha gente está buscando cada día más el desarrollo personal.

-¿La literatura oriental ha contribuido a este volcamiento interno del chileno?
-Yo tengo más bien unas sensación evolucionista de la historia. Y creo que cada cierto tiempo el hombre se vierte hacia fuera y hacia adentro. O sea, pendularmente. Y podríamos verlo en la Edad Media, por ejemplo,. Allí vemos al hombre metido hacia adentro. En el Renacimiento el hombre se vuelca hacia fuera, ¿te fijas?


PANICO AL QUE DIRAN

-En el neurotizado mundo que vivimos, ¿no sería lo más cuerdo estar en un constante asomo y un constante sumergirse?
-Eso...bueno, bueno...Eso me gustó. Dicho de otro modo: contacto y retiro.

-Como hombre de una gran responsabilidad y sentido de la observación, ¿qué cosas te molestan del carácter nacional?
-Primero, el pánico esquizofrénico al qué dirán. Después, eliminaría a esos grupos que se dedican a hablar sobre terceros. Es decir, a los especializados en copuchas y pelembres...que son formas de neurosis. Son odiosos esos grupitos. En Estados Unidos -que tiene muchas cosas malas- nunca los vi. La gente como que no te pesca, no más. Yo eliminaría esa tendencia malsana a los comentarios...al comentaritismo del chileno que a nada conduce.


VIDA Y ARTE

-¿Qué te dice esa frase de André Malraux en el sentido de que el arte es un modo que tiene el hombre de rescatar su propia grandeza oculta?
-Está buena...buena. Me encantó. Encuentro que es una frase sana, además. Porque la grandeza está oculta. Externamente uno no es nada. Somos un pedazo de paja, un pedazo de polvo. Físicamente sabemos lo que somos. Es todo muy relativo en el plano físico... Pero el arte da expresión a lo real, a la grandeza que está oculta. Y creo que toda persona debiera desarrollar alguna forma de arte...y el arte puede hacerlo cualquier persona. Es cosa de atreverse a decir "esto está sintiendo mi alma". Y eso te obliga a ir al encuentro de esa grandeza oculta.
Ahora, la palabra grandeza puede sonar un poco nigromante, como una cosa colosal, y ocurre que uno puede dibujar la pata de una hormiga. Todo eso en un pequeño dibujo.


¡UFFF...ESTOS TIEMPOS!

-¿Puede ser la angustia la señal de alarma más rápida con que cuentan las personas?
-Sí, creo que sí. La angustia es la brecha entre el ahora y el después. El angustiado está siempre con expectativas catastróficas...o muy extraordinarias, lo que también genera ansiedades.


-¿No crees que uno de los sofismas contemporáneos consiste en considerar el éxito como pilar de la felicidad?
-Así es. La imagen del éxito es una de las imágenes más catastróficas que existen. El tipo que popularizó esa idea no sabe el daño que le ha hecho a la humanidad. Me refiero a la idea de vender el éxito como sinónimo de plenitud. Un ejemplo: "cómprese este automóvil y verá que...". "Sea un triunfador fumando esta marca de cigarros..."
Los grandes niveles de depresión con gente a la cual yo he asesorado tienen que ver justamente con eso: con la imposibilidad de llegar a esa imagen, a la cual nunca se llega, por lo demás. Y es que después del peak, viene el descenso. Entonces, cuando estás arriba, vas a tener que bajar en algún momento. Y a ello obedece que mucha gente se suicide estando en el pináculo de su carrera. Ahí están los casos de Hemingway, del japonés Mishima, del chileno Alfonso Alcalde, en fin... Y es que las expectativas que se autogeneran son demasiado grandes. En mis talleres yo trabajo mucho en esa onda. ¿Qué esperan los demás de ti? ¿Qué expectativas tienes tú de ti? ¿Te fijas? Esa es la línea que me gusta trabajar. Ir de a poco buscando en la interioridad de las personas.


EL ALTER EGO DE UN POETA OPTIMISTA

-¿En qué te pareces a otros de tu mismo signo?
-A ver...yo soy acuariano...mi amigo Cristián Warnken parece que también es de acuario. Anhelo estados de conciencia no egóticos. Anhelo tener alas...que nuestras piernas se transformen en alas. Ahora, los acuarianos amamos mucho las cosas concretas, también. A mí me fascina concretar. Uno de los tiempos más felices que he tenido fue cuando trabajaba como albañil, en Miami.


-¿En qué hecho histórico te hubiese gustado participar?
-Bueno...hay tantos hechos históricos entretenidos. Hubiese sido divertido tomar, por ejemplo, el Morro de Arica. Imagínate, ir reptando por el Morro... Ahora, más en serio, me hubiese gustado ayudar a San Francisco de Asís.


-¿Cómo es tu relación con la temible "depre"?
-Creo que mis depresiones no llegan más allá de cierto nivel. Es decir, si se tratara de un edificio de diez pisos, nunca paso más allá del quinto No conozco esas terribles depresiones que son como estar en el sótano. Mi ascensor baja como hasta el cuarto piso solamente. Y una vez allí lo tomo como descanso y luego evalúo.
Ahora, generalmente la depresión se toma como ruptura de expectativas. Y las expectativas están relacionadas con la impulsividad, con el ego impulsivo. Luego, el ego se debilita;y entonces, en medio de la deprsión veo, siento, aprendo...es decir a mí me simplifica la depresión. Emerjo más simple, menos egótico. Es decir, se trata de un dolor que educa.


-¿Qué es lo que más te gusta de ti mismo?
-Mi capacidad de estar solo, tranquilo y agradecido.


-¿Y lo que menos te gusta de ti?
-Cuando no estoy en ésa. Cuando acepto que mi parte "no yo" se rebele ante el hecho de estar solo. Entonces, me impide encontrarme con lo mejor de mi mismo.


-Siendo poeta, ¿cómo aterrizas tus ilusiones?
-Con mucho esfuerzo. En ese plano me encuentro trabajando ahora. Estoy en mi década de la concretud, y me cuesta sangre, sudor y lágrimas. Tu diste en el clavo con esa pregunta. Yo tengo a veces grandes ideas, comercial e intelectualmente hablando, pero de allí a concretarlas hay un abismo. Entonces, ahora estoy haciendo un trabajo muy agradable, pero también muy intenso por llegar a concretar todas las ideas buenas que tengo.


POEMA: USTED
AUTOR: Erick Pohlhammer

Usted va en la micro,
La 4, la 1 o la Matadero Palma.
Va aburrida, va preocupada, va alegre.
Casi no va porque viene dormitando,
Después de día intenso de trabajo.
Va pensando que sus hijos no la respetan,
O que estuvo bien que peleara con su ex pololo celoso,
Aunque todavía siente por él.
Usted no va llorando por él.
Usted va llorando porque se siente sola.
Usted es buenamoza,
Pero hoy día se ve pésimo, porque así lo decreta su pensamiento.

Usted es yo que ahora está escribiendo.
Y no sabe qué decir porque no es escritora.
Usted es capricornio.
Todavía no encuentra una cosa a la cual clavarle el diente,
que no sea una coronta de choclo.
Ya no celebra como antes su cumpleaños,
como si las velas de la alegría ya no ardieran.
Usted se siente inconscientemente neurótica.
La afecta terriblemente la tensión reinante.
Se llama María Sepúlveda.
Hace infinitas noches que no hace el amor,
Su marido se casó con su mejor amiga.
Se casó con usted enamorado de su cara,
Pero usted engordó demasiado,
porque apagaba la angustia y el tedio,
con cazuelas y sopaipillas.
Usted lee La Tercera a medias.
Usted es la primera vez que lee un poema así;
Y le reza a la Virgen de Lourdes,
Dice Por Diosito Santo, yo la quiero...

Soy la única persona que la quiere de verdad,
porque sé que no tenía ganas de levantarse esta mañana,
debido a una borrasca de pensamientos amargos.
Y es que se le vino como un anuncio de una tormenta.
Usted no sabe que yo la conozco a usted.
Sé que hoy día se puso un calzón negro roto,
Y que tiene dos muelas que parecen dos mulas...
Fétidas...
Usted no sabe muy bien por quién va a votar en 1989,
Porque no sabe si va a estar viva para esa fecha.
Usted adora a don Francisco,
No conoce la causa de la Revolución francesa,
Y eso no la perjudica en lo más mínimo.
Usted estudió en el Liceo 14 de Renca,
Y llegó hasta octava preparatoria,
Porque después su papá murió...de viejo,
siendo joven aún.

Usted sabe rezar el rosario,
La otra vez la ví sentada sobre un banco de madera verde,
en la Plaza de Armas.
La miré a los ojos, pero usted no me vio.
Estaba desvestida con una falda negra y un chaleco celeste,
Y le colgaba una crucecita de cobre que le quedaba a la pinta.
Después se levantó y se quedó pensativa,
mirando a los Testigos de Jehová amenazando el mundo,
y pensó integrarse, pero se acordó del acordeón de su ex marido,
Que hoy día es un "mar-ido" evangélico que llegaba como tagua,
Así que usted se decepcionó de todo.
Hasta pensó que el tatita Dios no existía,
Y se trató de suicidar amarrándose la manga de una camisa sobreplanchada al cuello,
Pero tuvo una visión del Demonio.
Y regresó a la realidad como si no hubiera pasado nada.
De su pieza, que consiste en un catre y una ventana frisada,
Por donde se cuela el frío durante el invierno,
Y los zancudos durante el bochornoso verano.
Con deseos renovados de salir adelante,
Usted aún espera la llegada de una persona que la quiera de verdad.
Está caro el aceite,
Usted se pregunta qué hace ahí ese verso...
Está caro el aceite...
Usted se pregunta,
¿qué hace ahí ese verso?
Ese verso está ahí...
Porque está caro el aceite.
Y cuando un perro salchicha le esté meneando la cola,
Significa que yo estoy fuera de Santiago...o me está reemplazando.
Y cuando escuche el trino ininterrumpido de los picaflores,
Yo iré pasando por Talca.
Yo siempre estoy con usted.
¿O no hay árboles en el transpatio de su chalet?
Llego a pensar a veces que usted es yo,
O que yo soy usted...con otro nombre.
Caszely me resulta agradable.
Un chiquillo travieso era su hijo que se fue a La Serena.
Usted lloró tres meses pero ya se siente serena,
De saber que ya lo perdió todo.
A veces ahí empieza la vida.
Este poma le resulta incomprensible,
Pero le gusta porque sabe que hay cariño de por medio.
Usted me invitó a comer chancho una vez a su casa, ¿se acuerda?
A veces no se comprende ni a sí misma.
Apenas termina de rezar el Padre Nuestro
Empieza a pensar en diabluras...
Ya se está cansando de leer.
Necesita anteojos.
Los que le regalaron no le sirven,
Eran de otra persona.

Cuando esté lloviendo...
Acuérdese que alguien está llorando mas que usted.
Y cuando el cara de gallo produzca su cresta roja...
No se olvide que soy yo... que me siento alegre de que usted...
sea tal como es.

Compartir en Facebook