Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Cristina Bitar:

"LA CONCERTACIÓN HA PERDIDO PROBIDAD"

La mentora y líder de Independientes en Red señala que de ganar la Alianza por Chile el camino a la Moneda, no se tratará meramente de "cambiar al personal", pues lo que desean es hacer un país distinto.

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Octubre de 2008

Independientes en Red nace y asoma en el escenario político chileno de una manera oportuna.
Pretenden interpretar el sentir de muchos que ven la política partidaria como una mixtura de desdén, obtención de pegas y apatía. Y es que el monopolio partidista a ratos exaspera. Los mismos rostros, discursos repetidos como salmodia y los mismos cubileteos políticos que hacen que la juventud abomine de ellos y que los adultos muevan la cabeza en un mohín de consuelo.
Independientes en Red es la enésima oportunidad en que un grupo pretende influir en la política desde fuera de los ámbitos tradicionales.
Y el debut está siendo promisorio.
Cinco mil visitas y 98 propuestas ha recibido el concurso "Oxigena la política", idea original del movimiento "Independientes en red", que lidera Cristina Bitar y que fue lanzada el 30 de noviembre del año 2006.
El grupo ha penetrado fuerte en el segmento que se empina apenas sobre los 30 años. Y con esta manera ingeniosa de hacer participar a la gente, pronto puede transformarse en partido político. ¿Se desnaturalizaría la idea? ¿Sería caer en lo mismo que ellos ácidamente han criticado? De todo esto hablamos con su joven conductora...

-¿Independientes en Red pretende aglutinar a la gente de centro derecha que abomina de los partidos políticos?
-Independientes en Red convoca a personas de distintas sensibilidades políticas, de izquierda, centro o derecha, así como a muchas que ni siquiera se identifican en el eje izquierda / derecha, y que están pensando en cómo hacer un aporte al desarrollo de Chile desde una tribuna distinta de los partidos políticos tradicionales. Con respecto a éstos, siempre hemos respetado el importante rol que cumplen en democracia. Ojalá cada vez tengamos mejores partidos políticos. Lo que ocurre es que muchos de nuestros adherentes y consejeros no se sienten representados por ninguno de ellos, porque sienten que todavía están peleando por lo que ocurrió hace treinta años y no están preocupados por construir los próximos treinta años de Chile.

-Usted dijo hace poco que le daba rabia la obsesión autodestructiva de la Alianza" ¿Cree que esa obsesión está lejos de desaparecer? La actitud de la UDI indica que no...
-Sostengo que ha sido autodestructiva porque en lugar de potenciar los distintos liderazgos que van surgiendo, muchas veces se ha privilegiado la zancadilla interna, a diferencia de lo que ha ocurrido en la Concertación, donde a pesar de existir muchas más diferencias en asuntos de fondo, han sabido posicionar a sus figuras con mayor lealtad, aunque se trate de una lealtad por conveniencia. Con respecto al momento actual, creo que en la UDI está imponiéndose la idea de que Sebastián Piñera es el mejor candidato para las elecciones presidenciales del próximo año, y estoy segura que una vez asumido el compromiso, será honrado con entusiasmo.


EL VERDADERO NORTE

-No basta probar que la Concertación está gobernando mal, porque a esta altura del partido eso lo sabe cualquiera.
El verdadero desafío es convencer que la Alianza lo podrá hacer bastante mejor. ¿Creo que eso se ha transmitido a la opinión pública?

-Es muy importante transmitir el mensaje de que la Alianza puede gestionar mejor el aparato público que la Concertación, porque después de veinte años de gobierno, cualquier coalición pierde las ganas, e incluso la probidad. Pero la Alianza no sólo debe apelar a que puede "hacer mejor la pega" con el mismo modelo, o sea, que no se trata sólo de "cambiar el personal". También debe invitar a los chilenos a soñar con un país distinto, con un Chile capaz de dar el salto hacia el desarrollo con audacia e inclusión. Debe convencer a la ciudadanía de que este puede ser un momento histórico de torcer el rumbo. Ese es el relato que debe profundizar la Alianza: Un país competitivo en el mundo, que al mismo tiempo puede ser solidario con los suyos.

-¿Está a favor o en contra del proyecto de Hacienda que incorpora a la Dirección del Trabajo al sistema de la Alta Dirección Pública?
-Me parece que todos los esfuerzos que apunten a darle mayor transparencia al Estado deben ser bienvenidos. Además, esto permite que lleguen aquellos que concursan por sus propios méritos y sin depender del cuoteo partidario o de los padrinos políticos. Evidentemente que eso tiende a mejorar la gestión del sector público. Y en ese campo, la eficiencia debe ser un imperativo ético.


PROCURANDO MOVILIDAD

-No cree que la derecha tiene que moverse hacia la clase media para sobrevivir?
Lo dice Harald Bayer y representa el sentir de muchos...

-En el Chile actual la pertenencia a una determinada clase social ya no es un predictor infalible del color del voto. Obviamente es importante llegar a la clase media, que ya es el estrato mayoritario en nuestro país. Pero no basta el discurso, hay que trabajar en propuestas concretas que apunten a mejorar la calidad de vida de ese enorme segmento de la población. Y creo que el mensaje de la Alianza está muy en sintonía con ellos, porque habla del emprendimiento, del esfuerzo individual y colectivo, de la educación de calidad, que es precisamente lo que identifica a la clase media chilena. Se trata de familias que tienen, por primera vez, a sus hijos en la universidad, que conocen los sacrificios que hay que hacer para surgir en la vida. Ellos no están pidiendo que les regalen nada. Están pidiendo igualdad de oportunidades, están pidiendo menos trabas al emprendimiento, están pidiendo seguridad para proteger lo que han conseguido.

-En agosto del año 2007 el economista Sebastián Edwards propuso al ministro de Hacienda Andrès Velasco cuatro medidas. Una es la privatización de un 30 por ciento de Codelco. Pedro Calvo, DC lo había planteado ya el año 1994. No es tan nueva la idea. ¿Cree que hay acuerdo en la Concertación para llevar a cabo una propuesta de este tipo?
-Antes de hablar de la privatización de CODELCO, que requiere un gran acuerdo político no sólo dentro de la Concertación, creo más importante trabajar con decisión en una nueva institucionalidad para nuestras empresas públicas. No puede ser que el SEP se maneje con criterios político partidistas si queremos que nuestras empresas del Estado sean eficientes y competitivas. Los gobiernos corporativos son el desafío que viene.


DERECHOS SINDICALES

-¿Está de acuerdo en que Chile necesita un mercado laboral más flexible?
-Un mercado laboral más flexible permite mayor movilidad del empleo, y puede generar efectos positivos en la economía. Esto puede beneficiar especialmente a la juventud, que es actualmente la más golpeada por el desempleo. Pero es importante también crear condiciones de seguridad para aquellos que están actualmente es situaciones laborales precarias o de mucha incertidumbre.

-¿Qué hará para proteger, en el marco de los convenios 87 y 98 de la OIT, la libertad sindical y la negociación colectiva?
-En Chile la libertad sindical está reconocida constitucionalmente, al igual que el derecho legal a negociar colectivamente. Ojalá en el futuro seamos capaces de avanzar a modelos más innovadores que dejen atrás los modelos antagónicos entre patrón y empleado. Ojalá podamos incorporar a los trabajadores en la vida de las empresas, para que los incentivos estén en aumentar la productividad para el beneficio de todos. También sería interesante que se discutan abiertamente en el parlamento las conclusiones del Consejo de Trabajo y Equidad.


EMPRESARIADO

-¿Considera que el empresariado como tal ha perdido el prestigio que tuvo en los 80 y 90?
La iniciativa y el emprendimiento fueron los grandes valores de esas décadas, hoy aparecen eclipsadas con la codicia y el abuso.
-No estoy de acuerdo. La iniciativa privada y el emprendimiento están presentes hoy como ayer. En Chile operó un cambio de mentalidad importante en las últimas décadas, y creo que ese espíritu no se ha perdido. El problema es que las condiciones para los pequeños emprendimientos han empeorado. El Estado no parece estar ayudando a desburocratizar la vida de estas pequeñas unidades económicas, y a veces la excesiva regulación termina por matar las buenas ideas. La codicia y el abuso también han existido siempre, en el sector público y en el sector privado. Nos falta mucho para tener un país que distribuya su riqueza con equidad, pero no podemos echarle la culpa al empresariado, que en gran parte se encarga de generar crecimiento económico. Hay empresarios buenos y malos como hay políticos buenos y malos. Y en la política misma, hoy se está generando una oportunidad para el emprendimiento.

Compartir en Facebook