Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Jorge Lanata:

"EL GOBIERNO DE LOS KIRCHNER LO IMPROVISA TODO"

Se trata del periodista más cotizado y vapuleado en un país donde la profesión tiene espadachines de primera línea. Hoy ve con pena el pasar de un gobierno que oscila entre la letargia y la mediocridad.

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Buenos Aires, enero de 2009

Argentina tiene -entre los 132 países cuyos datos publica el Fondo Monetario Internacional, uno de los regímenes impositivos más regresivos del mundo. El 92% de esos ingresos gravan el consumo y se trasladan inmediatamente a los precios.

¿Cómo explicar que un país como Argentina no sea la proa de Sudamérica? Lo tienen todo: educación cívica más que suficiente, una clase media culta y una naturaleza más que pródiga en cuanto a recursos naturales. No obstante, ahí están los porfiados hechos.

Al concluir la primera presidencia de Carlos Menem, en 1995, la participación de los menos favorecidos cayó del 2, 3 % al 1, 7 % y la brecha entre los que más tienen y los que menos poseen se amplió... ¡veintidós veces!

Hoy por hoy los más pobres aprovechan sólo el 1, 1 % del PIB. En la Argentina ya hay 21 millones de pobres, diez de los cuales son púberes y prepúberes. Dicho de otro modo, 6 de cada 10 argentinos son pobres.

Por eso muchos hablan aún del caso argentino, como el de un país cuyo pobre desempeño económico es difícil de explicar.

Previo a la segunda guerra mundial Argentina disponía prácticamente del mismo nivel de ingresos que Australia.

El gran cientista político francés Raymond Aaron no se podía explicar por qué este país no se convertía en los Estados Unidos de Sudamérica, si lo tenía todo para ser ejemplo de democracia desarrollada. Más tarde -y tras estudiar su historia- Aaron llegó a señalar que Argentina era la mayor decepción de Sudamérica.

Pese a las críticas lacerantes, en los cafés del gran Buenos Aires bulle gran energía y los reveses políticos se atenúan cuando la conversación fluye hacia el fútbol. En plena Avenida Santa Fé, a pasos de la conocida e hiperventilada Librería Ateneo, un aficionado a la literatura me recuerda a Osvaldo Soriano, quien solía decir que la Argentina nunca resuelve sus problemas. "Esa es su característica, y dejaría de ser Argentina si fuese distinto".

Como respuesta le cito al conde de Keyserling, quien -tras su estadía en Buenos Aires- concluyó que el argentino es un tipo descontento, palabras que fueron refrendadas por el intelectual australiano Waldo Franck.


EL PERIODISTA TOP ONE

Aunque no soporta verse en los monitores de televisión, ya su aspecto físico hace que sea imposible que pase inadvertido. Con más de cien kilos de peso y fumador impenitente, insiste en que no le gusta verse en pantalla. Versátil y con sentido del humor, es de facundia fácil y reflexiva. Su gruesa voz le ayuda bastante en su punch con el lector, auditor o televidente.

Jorge Lanata es el periodista más cotizado, admirado y odiado en su país.

Desde 1987, año en que fundó el diario Página 12, acredita una prestigiosa trayectoria periodística en diversos medios gráficos, radiales y televisivos de la Argentina, donde parece estar en el apogeo de su popularidad. Desde 1990 hasta 1993 condujo Hora 25, y desde 1994 Rompe/Cabezas, hasta 1996 (Premio Martín Fierro) al mejor programa periodístico en radio en 1995).

Publicó regularmente en diversos medios extranjeros (Miami Herald, El Espectador, de Colombia, entre otros) Dirigió las revistas Veintiuno, Veintidós y Veintitrés y el programa televisivo Día D (Premio Martín Fierro al mejor programa periodístico en televisión en 1996 y 1997 y Martín Fierro a Jorge Lanata por la labor periodística 1996 y 1997.

El año 2003 ganó el Premio Clarín al mejor programa en 2003 y en 2004 un segundo Martín Fierro al mejor conductor periodístico.

El año 1987 publica El Nuevo Periodismo, como recopilador, y al año siguiente La Guerra de las Piedras (crónica), Polaroids (cuentos), 1991), Historia de Teller (novela, 1992), Cortinas de Humo (1995), junto al periodista estadounidense Joe Goldman, una investigación periodística sobre los atentados a la AMIA, y Vuelta de Página (1997), una recopilación de notas escritas a lo largo de su carrera periodística. Uno de sus cuentos, Oculten la Luna, fue incluido en Prospero's Mirror (Curbstone Press de Estados Unidos).

Sus libros Argentinos 1 y 2 superan ya los 340.000 ejemplares vendidos, y hasta fue publicado en España en un solo tomo.

Políticamente, Lanata parece ser antisistémico.

No creyó nunca en el gobierno de Néstor Kirchner y opina de forma similar al de su esposa Cristina...

-No deja de ser curioso que las protestas hayan surgido desde el campo, un sector proclive a Cristina Kirchner...
-Cierto, pero lo que ocurrió es que las medidas tributarias tomadas por el gobierno provocaron el rechazo de los productores agrícolas, cuya paciencia se agotó. Hay que pensar que los Kirchner habían dictaminado ya por cuarta vez en poco tiempo pagar más impuestos a ese sector.


UN GREMIO DISCOLO

-El año pasado y por espacio de 21 días, gran parte de los 200.000 productores agropecuarios de Argentina no vendieron granos ni carnes y se tomaron las carreteras.

Lo que colmó la paciencia de los agricultores dice relación con el alza de los impuestos a la exportación de granos y subproductos -conocidos como retenciones- y la instauración de un esquema de alícuotas móviles que suben y bajan al compás de los precios internacionales.

Para hacerse una idea de esto es cosa de poner ejemplos: si alguien exportara soja hoy, el fisco se quedaría con mas del 40 por ciento de la facturación bruta sin contar los impuestos. La situación colma toda lógica.

-Y surgen las preguntas: ¿en qué momento los agricultores vuelven a tomarse las carreteras? ¿Qué ha hecho el gobierno por cautelar los intereses de los agricultores?
-Al día de hoy seguimos hablando del "conflicto con el campo" y su solo enunciado muestra que el error del gobierno aún persiste. El conflicto con el campo es -en verdad- un conflicto con el interior. La pelea por aumentar las retenciones especulando con lograr una mayor caja impositiva en el 2009 (debido a la presión externa, a la que Kirchner cederá, de pagar en el año 19.000 millones de dólares de intereses de la deuda) fue una decisión tomada en una mesa demasiado chica del gobierno, sin consultar siquiera a los propios ministros y -de modo bien argentino- pensando que "a lo mejor pasaba". El asunto es que no pasó, creó un cisma con el vicepresidente en ejercicio, reagrupó a la oposición y aún esta latente. La improvisación del gobierno durante el conflicto dejó también en evidencia la ausencia total de una política agropecuaria (ni buena ni mala) y las acusaciones que desde los Kirchner llovieron sobre el interior fueron anacrónicas: se los trató como una especie de oligarquía golpista y se ninguneó el rol de quienes aportan el 36 por ciento del total de la economía del país.

-Para muchos economistas, la verdadera motivación del alza de las retenciones es la necesidad de recaudar más.
-Así es.

-Es obvio que el sector agropecuario experimenta un boom productivo. ¿No cree que un error del kirchnerismo ha sido el de desconocer la creciente movilización de la emergente clase media rural?
-Si. Pero ese boom debe tener algún cauce en un proyecto nacional global: ¿Queremos cultivar soja? ¿Maíz? ¿Trigo? ¿Cómo hacerlo y por qué? ¿De qué manera favorecer esas producciones u otras? ¿Hay que subir las retenciones o el impuesto a las ganancias? ¿No sería mucho mas progresista -si se quiere reactivar- bajar el 21 por ciento del IVA, que afecta a todas las clases sociales por igual?

-Usted ha dicho que el matrimonio Kirchner habla como si vieniera bajando de la Sierra Maestra. ¿A qué alude con ello?
-Es una broma sobre la Revolución Cubana. El de los Kirchner es un gobierno claramente conservador, pero sostiene una retórica setentista vacía, que contrasta con su realidad cotidiana. Es, por ejemplo, el gobierno argentino que mayor deuda externa pagó. Mas que Menem o de La Rúa: 26.000 millones en cinco años.

-Llama la atención que un país con recursos ilimitados, con gente culta, es decir un país de primera división, históricamente haya tenido gobernantes de tercera división…
-Si es por dar ejemplos de países de supuesta primera división con gobernantes extraños…España con Franco, Italia con Mussolini, Alemania con Hitler, y siguen los casos…

-Usted ha dicho que el plan económico de los Kirchner gira en torno a una sola medida concreta: mantener el dólar artificialmente alto. ¿Qué sentido podría tener aquello?
-Favorecer las exportaciones en un país con mano de obra barata que pueda abastecer al mundo de materias primas con poca elaboración. Creo que -de todos modos- las burbujas tienden a romperse, como ya se vio en el mundo.


UN PERSONAJE SOSPECHOSO

-El secretario de Comercio Interior Mario Guillermo Moreno parece un Richelieu en versión sudaca. Se sabe que los empresarios argentinos le temen, aunque también algunos chilenos. Es polifuncional y con atributos más allá de lo que dice la ley, arrogante, con algo de sórdido, es capaz de humillar en público y maneja información de la cual abusa.
¿No pedirle la renuncia ha sido otra de las graves falta de Cristina Kirchner?

-Es curioso como funcionan, en el imaginario popular, los personajes que se arremolinan en el entorno del poder En general se quiere ver que no tienen una relación cercana con los poderosos. Como si uno no tuviera que ver con sus propios amigos. ¿Nos parecemos o no a nuestros amigos? Se parecerán Néstor y Cristina después de treinta años de convivencia? Cuando el gobierno quiere que todo cambie para que nada cambie, empiezan a rodar las versiones de salidas de los miembros del entorno. Moreno es Kirchner, como lo de De Vido, o Fernández. No estarían donde están de ser de otro modo. Y Moreno expresa algo mas perverso aún: expone el lado de los empresarios que se dejan apretar porque no tienen sus cuentas en regla, porque le temen a la "venganza" del poder.

-El grupo chileno Cencosud (dueño de las cadenas de supermercados Jumbo, Disco, Vea, del shopping Unicenter y de las tiendas Easy, anunció que despediría a unos 350 empleados. Tras una reunión con Mario Moreno fueron conminados a no sacar a nadie, aunque no vendan ni un clavo. ¿De dónde emana tanto poder de este hombre?
¿Quièn es realmente?

-A menos que Cencosud este formado por un grupo de pilotos japoneses suicidas, por algún motivo que desconocemos le convendrá seguir quedándose aún en esas condiciones insólitas.

-La presidenta argentina ha cometido muchos desatinos en poco tiempo, lo que fisura su credibilidad en el exterior. En septiembre del año pasado anunció que su gobierno usaría sus reservas internacionales para cancelar la deuda que Argentina mantiene con el Club de París, de US$ 6.700 millones. Eso, sin consultar al presidente del Banco Central, al jefe de Gabinete ni al ministro de Economía. Aquí ya no falta liderazgo político, sino que está faltando hasta el sentido común.
-Eso muestra una manera de gobernar basada mas en el voluntarismo que en la reflexión. No se trata de que el gobierno Kirchner no tenga plan B. No tienen tampoco, Plan A. Lo van improvisando todo a medida que pasan los días.

-Ha dicho usted que la inflación oficial en Argentina es otra de las tantas mentiras del actual gobierno...
-Claro que lo he dicho. La inflación oficial en Argentina es 0, 8 por ciento, pero la real es de un 25 por ciento. Ahora lo que están haciendo es un nuevo índice que excluye determinados productos de la elaboración del número. Me parece una pelotudez. Y claro...si sacan los productos que aumentan, es obvio que la inflación va a disminuir, eso es obvio.
Otro problema serio que veo en la Argentina es el de la crisis energética. No se hizo nada por arreglarla; y Argentina sigue teniendo un problema grave con el tema de la energía.
Y otro problema crónico es el del ajuste de las tarifas. Como ellos apuestan a una economía subsidiada, que en el fondo es irreal, porque las tarifas están bajas a raíz de que les pagan subsidios a las empresas privadas...
Ahora van a aumentar la luz, el gas, los colectivos y otros servicios, y hay que ver como impacta eso en la inflación...y también en el humor de la gente. Y es que todo se ha detenido artificialmente, pero eso no puede ser eterno.

-Llama la atención la apatía política de la Argentina. Tomás Eloy Martínez ha dicho que han elegido una mujer porque podría colocar coto a la corrupción...
-Uno de los argumentos con los cuales Cristina Kirchner hizo campaña fue fue que ella iba a significar un cambio en el rumbo del gobierno y -se decía, aunque no tan expresamente- que los tipos más denunciados por corrupción iban a salir del Gabinete.
Uno de los casos más emblemáticos ha sido el del ministro de Planificación, Julio De Vido. Pero también hay otros, y en realidad la mayoría ha quedado. Yo no creo que el tema de la corrupción sea un asunto de sexo. Me parece que las mujeres pueden ser tan corruptas como los hombres. No creo que haya tan diferencia. A mí el año pasado me tocó hacer una nota que terminó sacando a la ministro de Economía;y la ministro de Economía era mujer. Yo fui quien hizo la nota del bolso en el baño de Micheli con dinero...que le costó el cargo. Uno difícilmente puede creer que el gobierno de Cristina Kirchner va a terminar con la corrupción, en circunstancias de que ella la avaló en el gobierno de su marido.

-A su juicio, ¿por qué Latinoamérica sigue siendo tierra fértil para el populismo? No olvidemos que el populismo nace acá, con los Perón, los Cárdenas, los Trujillo y hoy los Chávez...
-Creo que la culpable de todo eso es la pobreza. Evidentemente frente a situaciones de pobreza, de marginación y de aislamiento social ese tipo de propuestas funciona. Y es que ante la desesperación la gente prefiere agarrar el dinero y salir corriendo, a esperar una solución de mediano plazo. El problema es la urgencia de la situación social. La situación social siempre es urgente, siempre vivimos con un montón de gente marginada. En la Argentina un tercio de la población está por debajo de los niveles de pobreza. ¡Un tercio! Eso es mucha gente en una población de 40 millones de habitantes. Es decir, se trata de casi doce millones...Para colmo, gran parte de ellos son niños. Esto genera un ambiente favorable para el clientelismo. Yo creo que en tanto persista la llamada pobreza estructural, es decir, sin movimientos sociales ascendentes, eso va a existir. Es lógico que mientras la gente sea más pobre, sea menos educada, será mas manejable.

-Creo que superada la crisis del año 2001, Argentina ya puede soportar cualquier cosa...
-Uno siempre dice que no se puede estar peor, y al final la realidad demuestra que se puede. ¿Quién hubiera pensado hace unos años que en la Argentina los bancos le iban a robar a la gente? Y los bancos le robaron al público. Se quedaron con los depósitos. Claro, después devolvieron algo, pero lo devolvieron de manera irregular, le cobraron al Estado para devolverlo, tampoco pusieron la plata ellos. Pero era algo impensable. En ningún lugar del mundo sucede que los bancos se queden con el dinero de los ahorrantes...


ALGO DE HISTORIA

-Con la figura de Juan Domingo Perón pareciera que sucede algo a lo que en Chile pasó con Jorge Alessandri, Frei Montalva o Allende. Son figuras que desbordaron a sus partidos, obteniendo votos mucho más allá de sus fronteras partidistas.
-Hay quienes dicen eso y hay quienes dicen todo lo contrario. Hay quienes sostiene que si uno no es peronista en Argentina, no se puede ganar. Lo que hay en cada gobierno -y que siempre termina llevándolos a un error- es la idea de crear un movimiento. Yo no creo en los movimientos porque tienden a ser autoritarios y más bien absolutistas. O uno está con el movimiento o se le ve como enemigo. Yo prefiero el sistema de partidos, en que uno puede expresarse desde cualquier lugar y no necesariamente es mirado como traidor si no lo integra.

Compartir en Facebook