Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Presidente de la Asociación de Bancos
Hernán Somerville

"HAY QUE FORTALECER LA BANCARIZACIÓN"

Orgulloso del comportamiento de la banca chilena y cauteloso a la hora de dar opiniones políticas, una de sus ideas consiste en que en el futuro muchas personas puedan mejorar su calidad de vida gracias a los esfuerzos que deberá hacer la banca.

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Septiembre de 2009

Absolutamente seguro y confiado en que la industria bancaria local va a continuar exhibiendo una "extraordinaria solidez y solvencia", se muestra el presidente de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), Hernán Somerville Senn. Con sus chaquetas clásicas y el infaltable pañuelo que lo ha hecho tan atípico y conocido, este abogado y ex presidente de la Confederación de la producción y del Comercio, espera que el 16 por ciento que aporta el sistema financiero al Producto Interno Bruto nacional, siga incrementándose con el transcurrir de los años.
En lo tocante al futuro, Somerville vislumbra al sector altamente competitivo y extendiendo sus servicios a amplios sectores de la población, incursionando en nuevos mercados y desarrollando productos que permitan ampliar la gama de alternativas de inversión, ahorro y consumo.
Admite que la integración de los mercados de capitales es un tema central en los países pequeños y emergentes, así como también, que es necesario fortalecer los sistemas de autorregulación de la industria.
En cuanto al rol en la sociedad de los bancos e instituciones financieras en los próximos años, Somerville, reconocido como experto negociador y director de varios conglomerados económicos, afirma que es "proveer el financiamiento y la oportunidad para que una gran mayoría de chilenos pueda satisfacer sus necesidades de inversión, ahorro y acceso a una amplia gama de bienes", haciendo un esfuerzo por aumentar el nivel de vida de los distintos sectores de la población.

-Para alcanzar estos objetivos, ¿cuáles son los obstáculos que se deben sortear en el camino?
-Uno de los principales objetivos de la industria es fortalecer el proceso de bancarización, donde lanzamos hace ya dos años, un plan dirigido a duplicar la base de clientes del sector.
El desarrollo de este proceso pasa también por otros avances, como la creación de un sistema consolidado de deudas que permitiría reducir el riesgo de sobreendeudamiento, ampliando la cantidad de personas que acceden al sistema formal de crédito y favoreciendo a todos los agentes del mercado crediticio.
Por otra parte, la iniciativa generaría más competencia en el mercado. Una mayor información permite una baja em la tasa de interés, como resultado del menor riesgo que representa. La menor tasa de interés involucra un menor costo financiero para las personas, y la posibilidad de que más ciudadanos de escasos recursos obtengan créditos.


PARA EL BRONCE

-Aún se recuerda su frase en la Enade cuando declaró que "los empresarios aman a Lagos"...
-Me refería a otros empresarios. Pero la verdad es que también había un gran consenso en estar conforme con la política económica del entonces presidente Lagos, como se reflejó ese año en la Enade.

-¿Habría sido mejor candidato Lagos que Frei Ruiz-Tagle?
-No me pronuncio acerca de eso, porque como presidente del gremio en eso debo ser muy cuidadoso. En la CPC marcamos un ritmo con Juan Claro en el sentido de independizar totalmente la actividad gremial de lo meramente político.
Los empresarios creen en el país. El curso del país está perfectamente definido. Tenemos un país con una economía muy sólida, con una institucionalidad estable y contamos con grandes perspectivas hacia el futuro, cosa que ya se está demostrando, por lo demás.

-¿Cuánto cree usted que han aportado los bancos chilenos a salir de esta económica?
-Yo he señalado que los bancos chilenos estamos muy orgullosos del gran activo que le hemos aportado al país, que es la estabilidad financiera. El origen de esta crisis mundial es un brutal desequilibrio en el sistema financiero de los países desarrollados. Ya diferencia de lo que pasó el año 1983 en Chile, en esta oportunidad, a Chile le hemos dado una solidez financiera sin precedentes, extraordinaria.
Hay dos grandes pilares. Una es la solidez fiscal y la otra es la solidez financiera, cosa que han recorrido las propias autoridades de gobierno cuando viajan al exterior. La solidez de la banca chilena es uno de los grandes puntales de la fortaleza del país. Estamos orgullosos de que a través de un manejo de riesgo muy adecuado, muy profesional, le hemos evitado a este país lo que está ocurriendo en otras partes. Es decir, que recursos públicos tienen que destinarse al salvataje financiero.


EL ALMUERZO NO ES GRATIS

-¿A qué costo? Se lo pregunto porque un grupo de parlamentarios ha solicitado a la Fiscalía Nacional Económica investigar una probable colusión entre los bancos para no bajar las tasas de interés...
-¡A ningún costo! No ha habido ningún piso de apoyo fiscal al sistema financiero. ¡Ningún piso! Esos son cargos absolutamente infundados.
Aún más: se ha señalado que en la Asociación de Bancos nosotros estaríamos generando este tipo de colusión, lo que es absurdo... ¡y lo digo categóricamente! Nosotros cumplimos totalmente con las leyes.
Además tenemos principios éticos muy claros.

-Pero la Confederación de Sindicatos Bancarios ha dicho que algunos funcionarios son obligados a poner restricciones para obstaculizar la entrega de los créditos como, por ejemplo, el pagos de seguros...
-¡Eso es un infundio! Me gustaría que precisaran y se hicieran cargo de lo que dicen. ¡En este país es muy fácil hacer cargos al voleo, pero después ocurre que nadie fundamenta esos cargos. Nosotros estamos muy tranquilos, y espero que la Fiscalía inicie una investigación para probar que estos son cargos absolutamente falsos.


¿LEY DEL EMBUDO?

-Hay diferencias inexplicables en los porcentajes a la hora en que uno quiere pedir un crédito y quiere poner un dinero a depósito. Por ejemplo, si yo deposito diez millones de pesos -a doce meses- en promedio el banco me da 134 mil pesos en intereses.
Si yo pido esos mismos diez millones de pesos, a un año, me cobran más de un millón de pesos en intereses, sin mencionar seguros y comisiones.
¿No es una diferencia grosera?

-Mire, es que son cosas totalmente distintas, aquí y en todas las partes del mundo. Esto no solamente sucede en chile sino en todas las partes del planeta. Lo que pasa es que también hay gastos de administración, hay provisiones, riesgo en los créditos, etcétera. Es un tema muy técnico, pero lo importante es que todas las tasas de interés del Banco Central han bajado drásticamente en los últimos doce meses. ¡Drásticamente!

-Según cifras de la Superintendencia de Bancos , por una línea de crédito se ha llegado a cobrar más de un 40 por ciento anual y -en el caso de algunas tarjetas de crédito se llega a cobrar hasta un 50 por ciento anual...
-Mire, hay distintos tipos de tasas. Por ejemplo, para créditos comerciales, tasas que eran del 13, 14 ó 19 por ciento a comienzos de año, hoy en día están a niveles de 4, 5 ó 6 por ciento. Hablo de tasas promedio, por supuesto.
En términos de consumo, habían tasas de 35 ó 36 por ciento, ahora están a niveles de 25 por ciento. Y también hay tarjetas de crédito de 3, 6, 9, 12 y hasta 24 por ciento por ciento, sin intereses y sin comisiones.

-¿Pasa algo similar con las tasas hipotecarias?
-Claro que sí. Las tasas hipotecarias. Basta con ver los diarios por estos días, en que tenemos tasas del 4,25 por ciento, que eran tasas del año 2006 ó 2007.
Así es como han bajado las tasas.

-¿Cómo se explica que en un año de crisis -entre enero y junio- el nivel de utilidades de la banca haya sido de más de mil cien millones de dólares?
Esto equivale a más de 600 mil millones de pesos.

-Quiero decirle que en el mismo período hemos hecho provisiones por créditos dudosos de 1.500 millones de dólares. Aquí hay que preguntarse por lo que pasa cuando el sistema financiero no tiene utilidades.
Cuando el sistema financiero no tiene utilidades entra en dificultades. Cuando entra en dificultades los depositantes -usted, yo y miles de personas- toman algunos resguardos y cuidados. Y luego, tiene que intervenir el Estado, lo que ocurrió en Chile el año 1983 y está ocurriendo en muchas partes.

-Pero no puede negar usted que hay diferencias entre un negocio y un negociado.
-Déjeme decirle que la rentabilidad este año ha sido un 20 por ciento más baja que el año pasado, especialmente por los créditos de mayor riesgo. Solamente en el sector salmonero tenemos unas gigantescas provisiones. Pregúntese usted, ¿qué hubiese pasado si la banca no hubiera tenido utilidades? En ese caso, hubiese tenido que intervenir el Estado, probablemente con un salvataje similar al que hizo el año 1983, y que está ocurriendo hoy en Estados Unidos y en Europa. ¡Eso es lo que se hace difícil comunicar! Las utilidades de los bancos constituyen un colchón frente a las dificultades. Y gracias a ese colchón no ha habido necesidad de pedir recursos públicos y gracias a ese colchón es que hay una absoluta confianza de los depositantes, fondos de pensiones y personas del sistema financiero.
Este debe ser uno de los pocos sistemas financieros del mundo que goza de tanta estabilidad.

Compartir en Facebook