Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Rodrigo Goncalves

"EL CHILENO NO SABE DECIR QUE NO"

Cineasta, hombre de TV y con años de residencia en el extranjero aborda acá distintas facetas de la idiosincrasia nacional; y del cómo ello repercute en nuestro modo de vida.

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Marzo de 2010

¿Puede la televisión abierta chilena lograr niveles tan insulsos y mediocres como los que ha logrado hasta ahora?
¿Hemos tocado fondo en cuanto a falta de contenidos?
¿Tiene sentido la existencia de un Consejo Nacional de Televisión, cuoteado políticamente y con sueldos irritantes para el chileno medio?
¿Solo cuenta para los medios -especialmente la TV- quienes asesinan, estafan, violan niños, se ven envueltos en un escándalo o dicen estupideces?

A una televisión ramplona hay que agregar cifras alarmantes, como que el chileno es uno de los pueblos más adictos a la pantalla chica. Se calcula que cada chileno permanece -en promedio- tres horas y media al día viendo TV.
Como si fuera poco, el 70 por ciento de los chilenos se forma opinión de lo que pasa en Chile y el mundo, a través de la TV.
Si lo dice la pantalla chica, no se discute, parece ser la falsa consigna.

De todo esto conversamos con Rodrigo Goncalves Bustamente.
Con estudios de pintura en la Escuela de bellas Artes de la Universidad de Chile y en el Konsthogskolan de Estocolmo, Suecia, además destacan en él sus estudios de Cine y apreciación cinematográfica en la Universidad de Chile Su pasión por la pantalla chica le hizo cursar dirección cinematográfica en el Instituto Norteamericano de Santiago de Chile, estudios que siguió en el Estocolmo.
Ha realizado más de 45 documentales en Chile, Suecia, Cuba, Bolivia. Mozambique, Zimbawe, y Malawi.
También ha dirigido más de 300 capítulos del programa cultural "Off the record", desde 1996 hasta el 2009 en UCV TV-ARTV y Canal 13 Cable de la Universidad Católica.

-Habiendo vivido en Suecia tantos años, ¿qué cualidad de ese país te gustaría que tuviese el chileno?
-Que cumpla lo que promete. Aquí en Chile es común decir: nos vemos; pero ocurre que no nos vemos. Decimos al tiro, y no es así.
Nos dicen: te llamo mañana, no te preocupes, pero ocurre que no nos llaman y empezamos a preocuparnos. En fin, uno nunca sabe verdaderamente lo que está pensando el chilenito. Esto no existe en Suecia. La gente allá marca la reunión, la entrega y la chequea. Lo que te quiero decir es que con los suecos te puedes relajar porque lo prometido se cumple.
Entonces, así todo camina sobre ruedas. Te puedes quedar tranquilo porque todo saldrá bien.
Otro aspecto negativo del chileno es no saber decir que no, y optan por postergar el decirlo. Cree que con ser buena onda, basta. Con eso lo único que logran es crear mayores expectativas y finalmente hacer perder el tiempo.


EVALUANDO...

-En virtud de tu experiencia en el extranjero -y en escala de uno a diez- ¿qué nota le pondrías a la televisión chilena y por qué?
-A la televisión abierta le pongo un dos. Pienso que la televisión tiene alguna responsabilidad en el desarrollo del ser humano. Por otro lado, a los productores les pondría como nota, un uno. Deberían matizar la parrilla programática y no quedarse mayormente con lo que les da mas rating. Y aquí abordo un tema que sirve para contestar la pregunta anterior: a los chilenos nos falta rigor, exigirse más, quererse más. Es decir, querer ser mejor y no dejarse manejar por lo más fácil. Es decir, no doblegarse ante la farándula o la morbosidad.
En la TV chilena falta mayor diversidad de programas y mayor experimentación. Es decir, intentar crear programas propios y no sólo copiar lo del extranjero.
El chileno no se permite experimentar, probar. Hay una inseguridad dominante en todo ámbito de cosas de este país, que lo hace totalmente fome, chato y sin personalidad.

¿Qué es lo mejor y peor de nuestra TV abierta?
-Lo mejor es que tiene cobertura nacional. Y lo peor es que por esa cobertura todos los chilenos están expuestos a consumir la misma mierda.

-Acerca del tema del people meter, ¿qué utilidad efectiva representa para nuestra TV?
-La única utilidad que representa es para quienes manejan todo lo relacionado con la torta publicitaria. Inventaron aquello y así manipulan el sistema de mercado, haciendo que las grandes empresas tengan presupuestos enormes dedicados a la publicidad, alma mater del sistema desregulado de mercado que nos rige. Es más, lo negativo que prima, el rating, limita la creación y la experimentación. La televisión nuestra de cada día se limita a repetir recetas ya probadas. De esta manera no arriesga el rating.

-¿Crees que en Chile la TV se farreó la posibilidad de ser un instrumento cultural?
-Hasta hoy, sí. Tengo esperanzas en la televisión por cable, de menor costo pero de mayor diversidad programática. Los canales vía satélite nos acercan otras culturas, lo que nos permite comparar y así apreciar mejor nuestra diversidad.
Creo que no sólo la TV no cumple las expectativas, sino también la educación. Esto es tarea pendiente.

-¿Es utópico pensar que un programa como el de ustedes -Off the record en Canal 13-Cable- pueda llegar a la TV abierta del mismo canal?
-Absolutamente utópico. La TV abierta busca rating garantizado en el minuto. El programa nuestro es un aporte a largo plazo, y eso no es resorte de este país. Aquí todo debe ser inmediato, de lo contrario no sirve. La única posibilidad de ver el programa en señal abierta, es después de las 24 horas. La única posibilidad sería si existiera una franja cultural en horario prime.


VACIOS EN UNA TAREA

-Todo medio de comunicación debe FORMAR E INFORMAR. ¿No crees que en Chile nuestra TV se ha quedado solamente en lo segundo?
-Creo que le falta también lo segundo. Son simples lectores de noticias trágicas, pero sin análisis. Son meros presentadores de noticias que no son noticias. Un choque, un incendio del boliche de doña Juanita, la caída de un árbol, esas no son noticias. La televisión nuestra se limita a leer las noticias de los periódicos, lo que es absurdo.
Para formar tendríamos que tener trabajando en la TV a verdaderos profesionales; y no a los jóvenes mal pagados.
Verdaderamente en Chile no hay periodismo reflexivo, de investigación. Tampoco hay periodismo crítico.

-Benedetto Croce define la cultura como la manera de insertar lo particular en lo universal. ¿Te satisface el concepto?
-Sí, pero no todo llega a ser universal.

-¿En qué tramo se encuentra el proyecto de un documental de cine con el poeta Armando Uribe? ¿Qué se busca con ello?
-El film está terminado. Lo vamos a estrenar durante la tercera semana de marzo, en el cine Alameda. También, ese mismo día será lanzado el libro de las pinturas y los soliloquios de Armando Uribe en el film. Contaremos con la presencia de Armando, claro. Estás invitado…
-Gracias…
-Y bueno…con esto lo que se busca es perpetuar en el cine a grandes personajes de la cultura chilena…esa tremenda calidad intelectual, cultural, profesional, ese marcado compromiso con la humanidad, con su arte, son parte de las razones por las cuales me interesa, a través del cine, legar para las futuras generaciones.


CINE

-Arte e industria; arte y espectáculo; calidad y comercialización. Es la fórmula que todos se esfuerzan en descubrir en el séptimo arte. ¿Cuál sería la ideal?
-Estoy convencido que el mundo que estamos viviendo nos exige desarrollar y atacar los nichos. Esto puede ser elitista, pero la realidad de los artistas en esta sociedad no les permite pensar su arte en forma masiva.
Existen, desde luego, espectáculos masivos que reúnen esas condiciones. Por ejemplo, "La muñeca gigante". Yo estoy por el arte, pero siempre teniendo presente que hoy el arte es producto de poco consumo.

Compartir en Facebook