Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 

Crítica Literaria

Edgardo Boeninger
CHILE RUMBO AL FUTURO

Un ensayo lúcido, escrito por un brillante pensador y a la altura de los desafíos pendientes de un país con "ganas de ganar".

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Abril de 2010

El autor se pasea sobre los más acuciantes temas de la agenda político/económica del futuro del país. Reconociendo los logros, pone énfasis en las tareas pendientes para pasar -al fin- a la categoría de país desarrollado.

En lenguaje claro, carente de circunloquios, el autor advierte que el concepto de "flexibilidad laboral", por ejemplo, está proscrito del vocabulario político social, debido a la forma unilateral que tiene la CUT y los partidos políticos afines a ella para ver los problemas de la gente.

Lamentablemente, Chile no ha podido profundizar en el concepto de "flexiseguridad", piedra angular de las relaciones laborales en Dinamarca y otros países escandinavos de indiscutido desarrollo.
El autor lamenta que en nuestro país se haya desterrado del diálogo social y de las iniciativas gubernamentales un concepto bastante relevante, por capricho de una Central de Trabajadores manejada mañosamente.


NUEVO TERMINO

Boeninger sostiene que la difícil relación entre lo político y lo técnico se vería favorecida si se diera con más frecuencia entre los chilenos la figura que en los Estados Unidos se conoce con el nombre de technopols, es decir, tecnócratas que asumen roles políticos o políticos con importante formación técnica, que reúnen en una misma persona ambas facetas de una acción pública eficaz, potenciándolas mutuamente.

Ya en 1950 Winston Churchill hablaba de este tema señalando que "no se puede curar un cáncer por una mayoría de votos", en franca alusión a que la clase política muchas veces queda corta para abordar temas de índole técnica.

Se plantea el autor un acertijo que debiera ser tratado más frecuentemente por los políticos, ahogados -las más de las veces- en la cotidianeidad estrecha y de corto plazo. La pregunta es: ¿se podrá expresar a cabalidad en el Chile futuro la diversidad cultural que nos caracteriza y avanzar en cuanto a valores hacia un marco normativo tolerante?

Asegura Boeninger que solo una legislación valórica de corte liberal puede lograr este resultado, ya que permite que cada sector, familia o persona actúe según sus propias convicciones y no fuerza a nadie a actuar en contradicción con su propio sentir.

Esto se logró en Chile en el caso del divorcio. En consecuencia, ¿por qué no tratar del mismo modo temas como la eutanasia, la píldora del día después, el aborto y otros tantos?

Compartir en Facebook