Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
DICIEMBRE de 2011


Ricardo Lagos y Otros

EL CHILE QUE VIENE

Ricardo Lagos y los desafíos pendientes, "Se ha cerrado un ciclo en la política chilena", expresó el ex presidente al lanzar su libro 'El Chile que viene'

En la presentación del libro, el ex dirigente estudiantil -aún en boga- Giorgio Jackson fue claro, preciso y tajante: "No estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dice el libro. Fueron veinte años de gobierno de la Concertación, y uno tiene derecho a ciertas suspicacias".

Tan sólo 24 horas antes de la presentación del texto, Ricardo Lagos había hecho contundentes declaraciones a un vespertino de la capital: "No se ve un interés fuerte en cambiar el binominal". (La Segunda, lunes 5 diciembre.2011).

Los espolonazos no iban dirigidos esta vez a toda la clase política, sino específicamente a la Concertación. Con ello, Lagos despejaba el camino y daba al tacho con el permanente subterfugio esgrimido por la Oposición de hoy en el sentido que "la Derecha se opone a cambiar el binominal".

Hoy la gran mayoría de los políticos cuidan su feudo y ya un cambio al sistema tan vilipendiado parece muy lejano.

Ponerse de acuerdo en perpetuar sus cargos les es tan fácil como acordar un aumento en la dieta parlamentaria o impedir legislar en torno al máximo de años a que se puede aspirar como congresal. Ahí no hay diferencias y tanto desde el PC hasta la UDI existe un consenso absoluto.

"El Chile que se viene. Ideas, miradas, perspectivas y sueños para el 2030" tiene como editores a Ricardo Lagos y al joven economista Oscar Landerretche. Es un libro desafiante y con un atributo supletorio: el ex presidente no coincide con todos quienes allí escribe, a pesar de ser del mismo reservorio político. Esto, lejos de ser una contradicción, debe ser visto como un handicap que nos induzca a pensar en las complejidades de los temas que se deben abordar en el siglo 21.

Fueron 24 jóvenes profesionales y líderes sociales los que aunaron sus esfuerzos y resolvieron escribir en torno a los desafíos que debe asumir el país de aquí al año 2030. El libro incluye trabajos y papers de los economistas Andrea Repetto y Dante Contreras, del sociólogo Miguel Crispi y del ingeniero comercial Pablo Bello, entre otros.

En la presentación, Ricardo Lagos subrayó el protagonismo de la clase media en estos nuevos desafíos del Chile que se nos viene. "Esta clase media tiene claro que no es homogénea, pues se entiende a sí misma como heterogénea. Hoy aceptamos que hay diversas maneras de ver lo que es el núcleo familiar, así como también aceptamos la diversidad étnica que compone nuestra sociedad.

Pero lo más importante es que esta clase media emergente acepta la diversidad como parte de la riqueza de Chile, de su identidad como nación; no la considera extraña, no se siente amenazada por sector social alguno, se siente partícipe del país como un todo". En esto hay coincidencia absoluta -espero- por parte de la clase política.

Y es que merced a un esfuerzo inclaudicable y una constancia ejemplar, esta clase fue ganando espacio hasta convertirse en abrumadoramente mayoritaria. Y si antes intuía sus derechos, ahora es capaz de exigirlos por la fuerza, hastiada de ser postergada en aras de acabar con una pobreza irritante.

El costo de proscribir esa pobreza dura se pagó a costa de posponer los legítimos derechos de una clase media agobiada como para seguir esperando su momento.Y es que esta clase media siente y resiente que debe esforzarse demasiado por mantenerse en pié. En ella podemos encontrar las razones del por qué hay tantas marchas ciudadanas.

La sensación que tiene la mayoría es de estar permanentemente pedaleando sin saber si avanza, queda en estado de estagnación o retrocede.

Simplemente no tiene la posibilidad de parar, porque si deja de hacerlo, se desbarata todo lo alcanzado.

Esta clase media olvidada por muchos años, es la que toma distancia y no confía en los políticos. Pero no se crea que se trata de una clase escéptica de todo tipo de organización. Al contrario. Para la clase media los bomberos y las organizaciones ambientales son las que le generan mayor confianza.

Esta clase media ya no necesita que la escuchen sino que la conozcan y la entiendan. El 91 por ciento de ella considera que tiene una situación económica regular o buena. Un 32 % cree que está un poco mejor que el resto de los chilenos, mientras que el 56% siente que está igual que la mayoría. Un 88% cree que es importante que tanto el hombre como la mujer trabajen para surgir económicamente. El 93% piensa que debería haber más trabajos de medio tiempo para las mujeres.

Es apropiado decir que "El Chile que se viene" es un libro que está dirigido a la clase media pensante del país, a intentar develar sus ilusiones, interpretar sus sueños y sintonizar con sus expectativas. Vale la pena leerlo, releerlo y discutirlo.




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

Compartir en Facebook