Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
OCTUBRE 2012


Robert Schnakenberg

"VIDAS SECRETAS DE GRANDES ESCRITORES"

Nos presenta una algarada de clásicos de la literatura mundial y sus sueños, manías y fobias. Demasiado entretenido…

La actividad literaria está cuajada de maníacos, fóbicos y personajes que han padecido las más insólitas de las desviaciones.

Ya el legendario Aristóteles comentó que "ningún espíritu superior se halla libre de cierta mezcla de locura".

Es normal encontrar que Jorge Luis Borges escribiera de pie, al igual que su amigo Bioy Casares, ya que ambos sufrían de lumbago.

También podemos etiquetar como manía normal que Tolstoi escribiera en traje de mujik (vestimenta típica del campesino ruso) y Rousseau lo hiciera en traje de corte.

Pero no es normal que Lord Byron sintiera un pánico enfermizo por la gordura y midiera su cintura todas las mañanas; o que Balzac no pudiera escribir de noche por su miedo crónico a la oscuridad.

"Vidas secretas…" es el libro ideal para un fin de semana, para comentar con los amigos y para regalar con casi cualquier motivo. Nos pasea por los miedos, aprensiones, manías y chifladuras de los grandes escritores. Creo que es un texto que estábamos esperando desde hacía mucho.

Ilustrado a manera de historieta, hay que saborear cada personaje, ya que uno queda un tanto acezado luego de enterarse que los colosos de la literatura no podían llevar vidas normales.

Hay otros que fueron cruzados por la tragedia, como Edgar Allan Poe, educado prácticamente en un cementerio (¡SIC!) y que no descansó ni muerto. Un tren que descarriló hizo trizas la lápida de su tumba.

Constataremos que Honorato de Balzac era contrahecho, casi enano (medía un metro y sesenta) y comía como un cerdo. Lo hacía directamente del cuchillo y al masticar se le caían trozos de comida.

Otro rara avis de la literatura universal fue el viejo Walt Whitman. Homosexual declarado, su amor platónico fue siempre Abraham Lincoln. Con dos hermanos con graves trastornos mentales, Whitman también llegó a este mundo con manías: era un fanático defensor de la masturbación.

"Vidas secretas…" nos refiere que el cojo lord Byron era odiado por su madre, y a la hora de hacer el amor disparaba de "chincol a jote" y se convertía en una máquina imparable. Fue el Casanova de su época y se dice que en Venecia se acostó con 250 mujeres… y uno que otro adolescente en un período no superior a un año.

James Joyce ("Ulises") era un maniático ideal para una película. Decir que tenía fantasías eróticas ardientes sería quedarse corto. En una de sus numerosas cartas a Nora (su esposa) le dijo una vez: "Las dos partes de tu cuerpo que hacen cochinadas son las que más me gustan".

El atormentado Franz Kafka no podía faltar en esta antología. Para el autor de "La Metamorfosis" todas las mujeres con las que se acostaba eran o absolutamente puras… o unas putas redomadas, y no quería saber nada de ellas después de haber quedado físicamente satisfecho.

"Vidas secretas…" nos presenta una algarada de clásicos de la literatura mundial y sus sueños, manías y fobias.

Demasiado entretenido…




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook