Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
NOVIEMBRE 2012


Fernando Villegas

"VILLEGAS Y EL APOKALIPSIS"

Villegas nos pasea por los más diversos temas. Asoman la ira, el tiempo, la decepción y hasta se da maña para hacer un scanner del atribulado hombre chilensis de estos tiempos, harto rezongón y con déficit de emprendimiento.

Jorge Abasolo conversa con el autor de "Apokalipsis", el reciente libro de Fernando Villegas.


En un país de carácter grisáceo como Chile, los análisis optimistas suelen ser abordados por el público como relatos de ciencia ficción.

Fernando Villegas (el chascón de la tele) es cachazudo, conoce al chileno en sus entrañas y hasta sus tuétanos; y detecta como sabueso ansioso el tono del ánimo chilensis. Por algo es sociólogo y captura al instante las "fallas tectónicas del alma nacional", siempre oscilante entre lo transitorio y el comienzo vitalicio de alguna cosa.

A despecho de sus años -ni muchos ni pocos- a Villegas le encantan los desafíos; y ha sabido salir airoso de esos lances en que dan ganas de no arriesgar. Una vez escribió un libro acerca de la felicidad… y vendió como pan caliente. ¿Villegas escribiendo de la felicidad?, se preguntarán ustedes…

Y bueno, también se han visto vampiros con anemia y a Chile jugando bien al fútbol.

Ni Nietzche ni Spinoza pasaron por la existencia muy felices que digamos, pero escribieron acerca de ella con entusiasmo propio de pago de primera cuota.

El opus reciente de Villegas se llama "Apokalipsis". Notas desde el fin de los tiempos", bajo el auspicio de Editorial Random House Mondadori. Se trata de un libraco de 311 páginas que se leen con entusiasmo de día de pago. Pero les recomiendo ir de a poco… no se engolosinen.

En la primera parte nos habla del mentado "acabo de mundo", profecía que se repite de cuando en vez y que -desacreditada y desmentida- aún es tema recurrente y de venta segura. En estricto rigor, no me trago ese bocado de que el mundo en la actualidad está peor que antes. Lo que pasa es que ahora estamos mejor informados.

Claro. Una época que incita cada ciertos años a formularnos la pregunta en el sentido de "cuanto tiempo le queda al planeta", encuentra en Chile tierra fértil para intensificar las ganas de que todo se vaya al cuerno. Entonces, se enciende el fatalismo chilensis, que goza con los magros vaticinios y las predicciones tenebrosas. Ello marcha a parejas con el pesimismo ancestral del hombre de nuestra tierra, ya que hallar un chileno jovial y alegre por el mero hecho de existir, es tan difícil como encontrar asiento en el Transantiago.

Priorizamos la molicie exasperante, pero que sabe hacerle una hábil finta al riesgo innovador.

Villegas nos pasea por los más diversos temas. Asoman la ira, el tiempo, la decepción y hasta se da maña para hacer un scanner del atribulado hombre chilensis de estos tiempos, harto rezongón y con déficit de emprendimiento.

Es cierto. El chileno deposita con facilidad su futuro al golpe de suerte inesperado, al pariente moribundo que dejará suculenta herencia o a la Diosa fortuna. Quejicoso por antonomasia, cuando la suerte llama a la puerta, el chileno suele molestarse por el ruido, de lo que se desprende que no se compromete mucho con su circunstancia.

Gracias a Editorial Random House Mondadori por patrocinar este tipo de libros, destinados a sacudirnos la mollera y despercudirnos de la previsible conducta nacional.

Y gracias a Verónica Vergara por hacérmelo llegar. Pechocha ella…




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook