Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
DICIEMBRE 2012


Jorge Lanata

"26 PERSONAS PARA SALVAR AL MUNDO"

Es un libro ameno, al alcance del ciudadano de a pie y algo más que necesario para ir a parejas con el complejo mundo en que nos desenvolvemos.

Es bastante complejo, más bien dicho difícil ser optimista respecto al futuro del planeta. En los azacanados tiempos que corren es más fácil optar por lo contrario.

Y por eso abundan los apóstatas de todo cuño.

Pero, ¿Es esta la peor época en la vida del ser humano desde la prehistoria?

¿No será que ahora estamos mejor informados?

Son demasiadas las veces en que se ha pronosticado el fin del mundo; y este sigue girando inexorablemente. A veces dando tumbos, otras tantas trastabillando, pero continúa…

Me arriesgo a decir que el mundo ha pasado por etapas más difíciles y las ha sabido sortear. Por ejemplo, ¿Cuál es la diferencia de los tiempos actuales y los del siglo XVII, XVIII y XIX?

Es que antaño había menos conciencia de lo que significaba arrasar con parte del planeta. No existía una comunidad internacional ni menos una ética mínima que permitiera un rescoldo de esperanza para impedir que un conflicto fuese seguido por otro y en una latitud no tan lejana. La apetencia territorial de potencias como España o Inglaterra, no tenía bridas.

Hoy contamos con armas más poderosas y -de haber una nueva guerra- lo más probable es que esta no será cara a cara. Paralelo a ello, también es cierto que la llamada "conciencia mundial" ha dejado de ser una frase propia de una monserga floripondiosa o de cumbres sofisticadas.

Esa conciencia ha permitido que los derechos humanos -a lo menos- sean denunciados y/o morigerados.

El libro de Lanata se inicia con una entrevista a Zygmunt Bauman, el filósofo y sociólogo polaco considerado hoy como un teórico de la posmodernidad "caliente", en oposición a las teorías débiles o "frías" de autores como Vattimo o Lipovetsky.

Bauman asegura que "la tecnología en las décadas recientes se han desarrollado tanto, que hoy los humanos nos encontramos por vez primera en nuestra historia con la capacidad de destruir nuestro propio mundo".

Mario Vargas Llosa señala no saber si el mundo se salvará o no. "Lo más probable es que eso dependa de la casualidad, del azar, porque yo creo que si el mundo se destruye, lo más factible es que sea por accidente".

"26 personas para salvar al mundo" incluye una entrevista a Lucy Hawking, hija de Stephen, autor de varias teorías acerca del Big Bang y uno de los divulgadores científicos más importantes del siglo XX. Lucy señala que no deja de sorprenderse con las preguntas que formulan los niños en torno al origen del universo.

El agudo Lanata conversa también con el arquitecto Nicholas Negroponte, quien sostiene que el mundo adulto sigue siendo incrédulo frente a la visión de los niños. "No creen que los chicos puedan aprender por sí solos. Piensan que hay que enseñarles todo, lo que es un gran error".

Abel Albino, médico de estatura mundial -que se especializara en Chile- advierte que para hacer un gran país, una sociedad "en forma" es pertinente preservar el cerebro del recién nacido dentro del año de vida. Lo segundo -tanto o más importante- recae en la educación y la cultura. "El cerebro del bebé es el órgano que más rápidamente crece. Pesa 35 gramos al nacer. Cuando el chico camina ya tiene el 80 por ciento del peso del cerebro del adulto".

En torno a estos temas gira el último parto literario de Jorge Lanata, "26 personas para salvar al mundo", de editorial Sudamericana".

Es cierto. La historia nos demuestra que ha habido momentos peores que el actual.

Durante el siglo XIV Europa perdió, según la zona, casi un tercio y la mitad de su población a manos de la peste negra. Hacia 1830 el cólera liquidó a miles de europeos, entre ellos al filósofo Hegel. Y antes de ello, en el siglo XVI, las pestes y enfermedades traídas por los conquistadores mataron -se calcula- al 90 por ciento de la población indígena de América.

Es cierto que el mundo marcha sobre un camino cuajado de incertezas, pero no es menos cierto que jamás las potencias habían alcanzado un grado de fluidez comunicacional para salvaguardar la población de la tierra. Un buen augurio en este sentido lo constituyó la Guerra Fría, donde Unión Soviética y estados Unidos tuvieron suficiente cantidad de bombas atómicas como para destruir 24 veces el planeta. ¿Lo salutífero? Jamás las emplearon.

Esto no obsta que en el abstruso escenario mundial de hoy, hayan surgido problemas impredecibles hace tan solo 20 años.

En este aspecto cobra vigencia el concepto de Habermas, en el sentido que debemos completar la modernidad"

"26 personas para salvar al mundo" es un libro ameno, al alcance del ciudadano de a pie y algo más que necesario para ir a parejas con el complejo mundo en que nos desenvolvemos.




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook