Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
JUNIO 2013


SILVANA DI MONTE

"YO, EL PROFESOR DE MI NIETO"

Silvana Di Monte es la autora de un verdadero manual para quienes desean colaborar en la educación de los nietos.
Un libro imperdible para los abuelos. Es un tratado ameno y con consejos prácticos.

Puede ser un defecto latinoamericano, un acto de abulia o un no saber qué hacer ante la llegada de una nueva etapa en nuestras vidas.

El hecho es que llegada la tercera edad muchas personas se dejan abatir y empiezan a llevar una vida puramente vegetativa.

Craso error.

En la actualidad y con los cambios de condiciones y expectativas de vida, es muy probable llegar a superar la barrera de los 80 años. En consecuencia, la jubilación ya no es el cese natural de una actividad remunerada. Constituye una etapa de transición de un tipo de existencia a otro. Entonces, se trata de una excelente oportunidad para reorganizarnos, motivando talentos y habilidades que se han desarrollado o que nunca pudieron manifestarse.

¿Y por qué no ayudar a la educación de los nietos?

No se trata de sustituir el rol de los padres.

Se trata de complementar -desde la experiencia- el rol de esos padres que -muchas veces, por razones de trabajo- no disponen del tiempo necesario para entregar lo mejor de sí a sus hijos para emprender esta caminata exigente y de permanente aprendizaje llamada existencia.

En este aspecto, "Yo, el profesor de mi nieto", de la profesora y psicopedagoga Silvana Di Monte es una incitación seria y documentada para que los abuelos se incorporen a la tarea de educar a sus nietos.

Por ejemplo, no se puede desconocer que la tecnología es hoy por hoy una herramienta indispensable en los azacanados tiempos que se viven.

En esta época, prácticamente la radio ha dejado de existir. Han sido sustituidos por los mp3, mp4, Ipod y sería absurdo negar que el computador se ha incorporado en nuestras casas como un artilugio tecnológico que no se puede desechar.

Existen cursos en muchos espacios, para niños, adolescentes, adultos y tercera edad.

La autora nos indica que una vez que la persona descubre el fascinante mundo de Internet, Facebook, Twitter, el e-mail o el simple chateo, se convierte muchas veces en adicto. Luego, se puede pasar el día conectado con el mundo entero, conociendo gente de diversas latitudes, buscando amigos y parientes que ha dejado de ver.

Entrevistas en Vertice2000Silvana Di Monte señala en su libro que los abuelos apoyan, transmiten experiencia y crean sentido de familia.

Señala Silvana Di Monte en este libro que "para nuestro nieto es un mundo lleno de magia y encanto. Encuentra juegos, explora mundos nuevos y puede adquirir nuevos conocimientos. En todas las escuelas hay computadores y en las casas más humildes hoy encontramos conexión a Internet".

Cierto. Entonces, podemos emplear el computador con nuestros nietos. Existen en el mercado videojuegos instructivos que traen juegos educativos, donde el niño puede desarrollar su imaginación en grado superlativo.

El lugar de los abuelos resulta vital en la vida de los niños, ya que son una fuente de amor, historia, relatos y anécdotas de la infancia de sus padres.

Además, los abuelos tienen la posibilidad de dar afecto de una manera muy diferente a la de los papás.

Pero, ¿Cuáles son las expectativas que tienen los papás acerca de sus propios padres? ¿Qué necesitan los padres?, ¿Qué necesitan los abuelos y qué necesitan los niños de estas relaciones humanas tan estrechas?

Desde luego, cada uno debe mantener su función, respetando el lugar y rol de los demás. Es importante desmontar la primitiva idea de los abuelos de nuestra infancia que se quedaban en su casa para preparar la merienda de sus nietos y recibirlos.

Los abuelos de hoy en día están mucho más ocupados y son más jóvenes y dinámicos. Sin embargo, esto no les impide convertirse en un auténtico refugio para sus nietos. Los abuelos actuales suelen ser más flexibles al no tener que hacerse cargo de sus nietos. Y sin contradecir a las mamás y papás de los chicos, los abuelos pueden mantener una excelente relación con ellos en donde prime el amor incondicional.

Para toda familia la llegada de un nuevo miembro genera un proceso de adaptación. Madre, padre, abuelos, tíos y padrinos estrenan una nueva función.

Esta adaptación no se produce de un día para otro, y es por ello que se recomienda generar un espacio para que los abuelos y nietos se conozcan bien.

En la compleja sociedad actual, los padres (papá y mamá) trabajan y pasan la mayor parte del día fuera del hogar. Luego, los abuelos pueden hacerse responsables de sus nietos. Cuando ambos padres trabajan y el niño llega a su casa, muchas veces no hay nadie que lo espere con una sonrisa o con un beso o gesto cariñoso. Ya no existen esas personas que se quedaban a vivir con la familia, con quienes terminaban creando estrechos vínculos afectivos. En esta cruda realidad, los chicos advierten el desamparo, se sienten solos y hasta abandonados por sus padres.

Sabido es que los abuelos pueden jugar un rol fundamental en la educación de sus nietos. Ellos representan la imagen de "unidad familiar". Esto permite que el niño se sienta seguro y en armonía emocional. Y así, los abuelos van siendo un modelo de vida y asoman como los auténticos emisores de valores que los nietos pueden asimilar fácilmente.

En pocas palabras, los abuelos son responsables de transmitir las tradiciones y valores propios de cada familia.

Párrafo escogido:
-"Es muy bello ver abuelos que participan de las actividades de los nietos y comparten los momentos más significativos de sus vidas; saber del primer día de clase, sus logros, sus fracasos, su graduación y luego su titulación profesional. Son abuelos entusiastas que participan y colaboran en cada etapa de decrecimiento de sus nietos".




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook