Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
Marzo de 2016


JOSÉ MIGUEL INSULZA

HOMBRE DE ESTADO. La vida política de José Miguel Insulza

Se trata de un libro testimonial. Los autores llevan a cabo una extensa entrevista a las andaduras políticas del ex hombre de la DC, MAPU y más tarde socialista.

CRITICA LITERARIA EN VERTICE2000
En razón de la amistad, los autores evitan las preguntas difíciles, de aquellas que pueden indisponer al aludido. Desde ese punto de vista, el trato almibarado amaina lo que pudo haber sido un libro aún más enjundioso aún.

El formato de diálogo le queda bien a quien dirigiera durante una década la principal organización de las Américas, la OEA, lo que derivó en un orgullo para el país, pues Chile sacó con ello patente de país garante de libertario y democrático.

Aunque Insulza repasa su infancia, juventud y comienzos en la arena político, el capítulo cardinal se lo lleva su paso por el mundo de las relaciones internacionales, donde sacó patente de Hombre de Estado, aún sin llegar a la presidencia de la República.

Insulza tuvo el privilegio de ser ministro del Interior y –luego-, tuvo destacada participación en la política internacional, una simbiosis ideal para comprender el complejo escenario en que se maneja el mundo en la época actual.

Claro, pues una de las principales tendencias que podemos establecer es que la línea divisoria entre la política internacional y la política interna tiende a diluirse cada vez más, lo que no significa que vaya a desaparecer totalmente. Al menos, no resulta predecible considerar que los Estados puedan renunciar a la capacidad del uso de la fuerza legítima dentro de un determinado territorio.

Pero es posible comprobar que el sistema internacional y sus principales actores seguirán creciendo en influencia, de manera que se generará un marco cada vez más regulado de la gestión internacional, en donde los distintos protagonistas tendrán una autonomía relativa, y en el que las autoridades, jefes de Gobierno, presidentes y otros, deberán considerar cada vez más un ámbito regulatorio externo para tomar sus decisiones, incluyendo aquellas que tradicionalmente se han considerado como parte de la política interna.


LA FORJA DE UN CARGO

“Hombre de Estado…” aborda en el capítulo final las tratativas que llevaron a Insulza a posicionarse como secretario general de la OEA, donde tuvo que sortear un stock de zancadillas y los votos en contra de -¡era que no!- de Perú y Bolivia.

Fue el año 2003 en que el presidente Ricardo Lagos comienza a explorar muy seriamente la posibilidad de que un chileno (Insulza) pudiese presidir la Organización de Estados Americanos. Hasta ese momento, tan sólo Juan Somavía tenía el privilegio de haber dirigido un organismo internacional, la OIT. En honor a la estricta verdad, Insulza no se convirtió en el primer chileno en presidir la OEA. Recordemos que Carlos Dávila había sido elegido secretario general de la OEA, al término del período de Alberto Lleras Camargo, el año 1948.

Un hecho fortuito precipita los acontecimientos que llevan a Insulza a tan alto cargo. En abril de 2004 se elige a Miguel Angel Rodríguez como jerarca de la OEA, pero éste renuncia en septiembre de ese mismo año. El tibio entusiasmo de Chile, ahora se convierte en deseo fervoroso.

“Hombre de Estado…” es un libro que incita, conmueve y deja abierta la polémica.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook