Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
CRITICA LITERARIA
Septiembre de 2017


ORLANDO SáENZ

¿CUENTOS O RECUERDOS?

Orlando Sáenz , en sus páginas trajina sus tiempos de infancia, de joven estudiante secundario, y -de alguna manera- nos retrata a todos los que un día fuimos "dueños del mundo y del futuro".

CRITICA LITERARIA EN VERTICE2000
¿Recuerdan ustedes a Orlando Sáenz? En los tiempos de la Unidad Popular fue tenaz opositor de ese gobierno. A la sazón era presidente de la SOFOFA y su rostro atrabiliario lo hacía aparecer con seriedad de Notario.

De eso han pasado muchos años. El hecho es que ahora don Orlando ha decidido lanzar un libro que me dejó descolocado, por lo bien escrito y con narraciones extractadas de la más irreverente realidad.

El libro se lee de un zuácate, porque tiene menos hojas que un otoño en Calama... y nos deja con sabor a poco. (152 páginas).

Lleva por título "¿Cuentos o recuerdos"? Y en sus páginas trajina sus tiempos de infancia, de joven estudiante secundario, y -de alguna manera- nos retrata a todos los que un día fuimos "dueños del mundo y del futuro".

Puede variar la calidad del colegio, puede ser fiscal o particular, pero los estereotipos juveniles parecen inmutables. Entonces, asoma el patero del curso, el matón, el chupacirios, el gigoló, el advenedizo y hasta el mateo.

Si hemos de atenernos al enunciado de André Gide, en el sentido que "la patria es la infancia", el libro de Sáenz cumple a cabalidad con el propósito cardinal: emociona y nos induce a poner la reversa en nuestra memoria.

El cuento "La Fiesta de Ferrilo" es simplemente magistral. Y nos hace pensar lo prejuiciados que fuimos en esa edad, donde todo entraba por la vista y no había tiempo ni ganas para la reflexión, aunque fuese tan liviana como el hidrógeno. Eran los tiempos en que se buscaba la catarata de emociones, y el ejercicio de pensar se lo dejábamos a los "ratones de biblioteca".

Me asombró la prosa sutil, donde la descripción de los estadios (entornos) es tan certera como su retrato de los personajes. Prosa ajena a los recovecos y ese estilo farragoso. En palabras simples, aunque muy bien imbricadas, Orlando Sáenz nos sabe conducir por los meandros de una escritura donde se suceden episodios pedestres, pero narrados de forma que captura rápidamente al lector.

Ahí radica su talento. No siendo escritor profesional, se nos revela como un eximio cuentista, como narrador de la naturaleza humana, donde se mixturan penas, dolores, alegrías, pesares y toda esa argamasa de la cual se nutre este caprichoso ascensor llamado existencia.

En el cuento "Zapato de Cenicienta", el autor destila emotividad y reflexión nostálgica. Valentina es una chica provinciana que sufre una decepción amorosa a cargo de un joven aventurero con algo de "cuico" y mucho de irresponsable.

Apuntada con el dedo y zaherida hasta la saciedad, en un pueblo donde hay más rumores que árboles; un lugar tan inhóspito en que hasta las ovejas se aburren, opta por el éxodo.

Parte a Santiago, con más aspiraciones que la clase media, resuelta a ganarle al mundo y a torcerle la nariz al destino. Las vicisitudes por las que atraviesa oscilan entre el desgarro, la esperanza y la humillación. En todo caso, el final del relato es tan sorpresivo como fructuoso.

Este libro debiera ser lectura obligada en enseñanza media, pues todos los relatos suceden en un entorno largo y angosto llamado Chile.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook