Piramides de Egipto
Bookmark and Share



OSCAR CACERES
COACH
ocaceres@oscarcaceres.com
UN ESPACIO PARA EL ALMA
Febrero de 2010


PENSAMIENTO POSITIVO Y ACTITUD FRENTE A LA VIDA

Muchísima gente me ha preguntado a lo largo de estos años, que significa tener Pensamiento Positivo y como se logra. Cómo se sale de esos estados negativos que muchas veces nos agobian y nos instalan en verdaderos círculos viciosos de los cuales es muy difícil salir.

Para poder dar algunas luces respecto de los intrincados caminos del pensamiento, creo que es importante intentar ponernos de acuerdo en algunas definiciones básicas.

Todos los procesos mentales ocurren en un espacio de nuestro cuerpo físico que denominamos el cerebro. Esta máquina maravillosa es el "hardware" de nuestros procesos mentales y ahí ocurren nuestros pensamientos y, podemos sugerir que el conjunto de pensamientos que tenemos en nuestra vida, va configurando nuestra mente.

Existen investigaciones que indican que los seres humanos tenemos alrededor de 60.000 pensamientos en un día. Lo sorprendente de esto es que la mayor parte de esos 60.000 pensamientos, son los mismos que tuvimos ayer. Lo otro interesante es que por lo general, cerca de un 70% de los pensamientos que se repiten, nos generan emociones negativas por lo tanto, son pensamientos negativos.

Pero, ¿Cómo se construyen los pensamientos? ¿Cómo nos podemos dar cuenta de que estamos pensando y por lo tanto tomar control sobre esto?

Se han dado cuenta amigos lectores que cuando pensamos, ocurren al menos dos cosas:

1- Nos hablamos. Efectivamente, cuando estamos pensando nos estamos hablando; es como si una voz interna se instalara en nuestra conciencia y la tenemos permanentemente ahí, hablándonos desde que estamos conscientes en nuestros despertar en la mañana, hasta que nos quedamos rendidos y dormidos en la noche.

2- Por otra parte, al hablarnos, vamos generando imágenes en nuestra mente que se suceden a propósito de lo que nos vamos diciendo; recuerdos, memorias e imágenes creadas que muchas veces nos generan toda clase de sensaciones y emociones en nuestro mundo interno.

Si asumimos que al pensar nos hablamos, debemos concordar con la idea de que el lenguaje está presente en estas verdaderas conversaciones internas; y dependerá de la calidad de ese lenguaje presente en estas verdaderas pláticas, las calidad de nuestros pensamientos y nuestra calidad de vida finalmente.

Cada día son más las corrientes de pensamiento que nos sugieren que el lenguaje crea nuestras realidades y por supuesto, en nuestras conversaciones internas creamos nuestras propias percepciones que van configurando nuestro mundo y determinando la forma en que finalmente a cada uno le va en la vida.


DIALOGOS INTERNOS

He aquí una distinción interesante que nos puede ayudar muchísimo a reconocer nuestros procesos internos: los diálogos internos; conversaciones internas que tenemos permanentemente en nuestra vida consciente y que, van determinando nuestra forma de ver el mundo y la manera en que nos sentimos.

He aquí que comienzan nuestras opciones; que nos hablamos, que nos decimos y como, al hacernos conscientes de esto, lo podemos alterar. Piense durante algunos segundos en las siguientes preguntas:

¿Que se dice al despertar?,
¿Reniega por tener que vivir un día mas o… agradece?;
¿Que se dice cuando se mira al espejo?…
¿Que se habla respecto de su cuerpo, de su suerte, de cómo le va en la vida?

Yo creo que es aquí donde comienza el verdadero sentido de la libertad. Uno opta por vivir una vida de negativismo y pesadumbre o, una vida extraordinaria. Hace algunos días asistí a una especie de curso en donde una inspirada instructora nos sugería algunas frases para utilizarlas al inicio del día en nuestro despertar. Quizás algunas de ellas le sirvan:

- Gracias por un día mas de vida
- Me espera un día extraordinario
- Estoy invitado en este mundo y he venido a disfrutar

Sin embargo, los pensamientos negativos acuden a nuestra experiencia como si tuviesen vida propia. Diálogos internos descontrolados que nos sacan de nuestro foco y nos impulsan a experimentar emociones negativas con consecuencias insospechadas para nuestra vida. ¿Cómo tomar control sobre esos pensamientos negativos?

El acto de tomar control sobre esos pensamientos radica fundamentalmente en la capacidad de "hablarle a sus pensamientos"; y no hay mejor forma de hacerlo que a través de preguntas.

Cada vez que tenga esos pensamientos hágase la siguiente pregunta:

¿De qué me sirve pensar lo que estoy pensando?

Cuando sus pensamientos sean de temor frente a alguna decisión que deba tomar, la siguiente pregunta suele ser muy útil:

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Finalmente frente a situaciones de confusión y caos, la siguiente pregunta en tú dialogo interno suele ser muy útil:

¿Qué es lo importante o relevante en esta situación?


LO IMPORTANTE

Pareciera ser que lo relevante de los pensamientos finalmente tiene que ver en cómo esos pensamientos se hacen repetitivos y van configurando nuestra mente, generando verdaderas programaciones mentales que se manifiestan en creencias, paradigmas e incluso desequilibrios y enfermedades que solo deterioran nuestra calidad de vida.

Por otro lado, todo pensamiento desencadena una respuesta que los seres humanos llamamos emociones. La emociones determinan, por llamarlo de alguna forma, el grado de "vibración" en la que estamos, y eso gatilla una serie de fenómenos que están asociados con lo que hoy conocemos como Ley de Atracción.

El tema de la Ley de Atracción, merece una reflexión aparte pues nos conecta con lo mas poderoso de nuestra existencia; la relación que tenemos con el universo, con nuestros sueños y frustraciones, con la prosperidad o la carencia, etc.

Por ahora nos quedaremos con estas reflexiones respecto del mundo de los pensamientos y como estos afectan nuestro "Ser en el Mundo".



Compartir en Facebook