Piramides de Egipto
Bookmark and Share



OSCAR CACERES
COACH
ocaceres@oscarcaceres.com
UN ESPACIO PARA EL ALMA
Octubre de 2010


UN MILAGRO CON FUERTE DOSIS DE LIDERAZGO Y AMOR

Sin duda que la noticia de los mineros atrapados y recientemente rescatados ha acaparado la atención de un país entero y quizás, de gran parte del planeta.
Los medios de comunicación han insistido en referirse a este evento, de una manera un tanto injusta creo yo, como "un verdadero milagro". Al conversar con amigos que están relacionados con temas de seguridad en la minería, ellos concuerdan en que al inicio del proceso, existían muy pocas esperanzas de encontrarlos vivos, por las características del derrumbe. Es por ello que al conocerse la noticia de que estaban con vida, se habló de milagro.

Sin embargo, creo que es de absoluta justicia el declarar que durante la primera etapa del proceso de estos mineros, cuando aun no se sabia si estaban con vida, hubo gente, personas, que lideraron a este grupo humano permitiendo este milagro. Hubo personas que supieron mantener contenido a este grupo humano; personas que entregaron afecto y amor pero a la vez, impulsaron el autocuidado de estos hombres, bajo la férrea convicción de que saldrían de esta con vida.

Se trata de hombres que probablemente jamás han asistido a un curso de liderazgo ni menos ostentar certificados de programas de post grado en donde supuestamente estos temas son "de punta".

Fueron hombres que utilizando su sentido común, supieron surtir de entrega honesta a esos mineros que creyeron en estos lideres. Líderes que instalaron en la mente de estas personas la imagen no cuestionable de volver a abrazar a sus familiares; a eso se le llama Visión. Visión apasionante que tanto nos cuesta mantener en nuestra mentes como un ancla poderosa de actitud positiva frente al mundo. Cada minero fue capaz de sobrellevar esta odisea con esa férrea visión en su mente, con la poderosa idea de que ellos estaban preparados para vivir una experiencia de este tipo y que la sensación adelantada del abrazo con su amada, con sus hijos o simplemente con sus amigos, bien valía la pena de esperar.

Hubo organización; hubo excelencia en la coordinación de acciones, de esa que los neoCoaches se arrogan de ser expertos; pero lo mas importante, hubo afecto, gratitud y nobleza; hubo reconocimiento y comunicación; quizás y seguramente la jornada no estuvo exenta de conflictos pero, la cohesión supero cualquier escollo.

Mi gratitud mineros de Chile pues, nos han dado lecciones de liderazgo; de aquel liderazgo sencillo y libre de modelos complejos que solo alimentan nuestros egos.

¡Sin duda tendremos muchísimo que aprender de ustedes!



Compartir en Facebook