Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

LOS OTELLOS DE NUESTRO SIGLO

CELOS E INSEGURIDAD… INGREDIENTES PARA LA CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA.

¿Hasta que la muerte los separe?
¿Amor o sentimiento de posesión?

Por Paulina Beckmann Fuentes
artemisa.decronos2008@gmail.com

Noviembre de 2008

Los celos… Muerte, agonía, impedimento, lagrimas, soledad, inseguridad, ahogo, golpes, gritos, incomprensión. Tantas palabras que se vienen a nuestra mente cuando nos preguntamos qué son los celos… Cierra los ojos y mira que palabras se vienen a tu cabeza cuando piensas en celos… Mas de alguna imagen de lo que has vivido en tu vida… Más de alguna pelea y más de algún episodio que te ahogue…

Nuestro primer amor viene con un fuerte sentimiento de posesión…
Empezamos a incursionar en el amor, empezamos a dramatizar inevitables Y recurrentes episodios de pertenencia… por ende en los nefastos celos. La llegada del primer enamoramiento nos hace sentir ganas de pertenecer y perdernos con ese ser que nos cautivo, también nos alejamos del mundo, entramos en ese otro submundo donde existen solo dos. No nos damos cuenta cuando vamos teniendo alineamientos constantes, estamos tan embobados que no nos damos cuenta de que escuchamos "no me gusta que uses esa ropa", "no me gusta que salgas sola", "no me gusta esta amiga o este amigo tuyo", "no me gusta que llegues tarde" ¿Cómo? El amor define eso… o lo define ese ser humano que empieza a hacer suya la vida de otros y nosotros mismos al no ver como nuestra vida se está acotando a lo que dice este otro ser humano.

¿Será este el más fuerte e imponente sentimiento? que al no poder desprendernos de él y al sentir que nos equivocamos, que no tenemos la fuerza, la voluntad, las palabras nos quedamos marcando un ritmo que nunca quisimos tener, nos vamos olvidando de quienes fuimos y llegamos hasta perder nuestra identidad. Tanto así que nuestras abuelas y nuestras madres firmaban "de Perico Pérez", me daba una rabia escuchar los cuentos de libertad y de emancipación de mi madre, luego verla firmar un cheque "de Beckmann", era divertidísimo la cantidad de explicaciones que podía dar justificando la firma si yo le decía ¿Desde cuando eres de mi papá? ¿Cómo que de él? Era parte de la idea y de la esencia de las mujeres del siglo pasado.

Al llegar los hijos tenemos el deber de continuar, es verdad que a veces se hace muy complicado hacer cambios y así ¿Es este el primer amor el que deja esas marcas en cada uno de nosotros? ¿Podemos ser tan egoístas? ¿Se puede llegar a sentir tanta inseguridad como para investigar, vigilar, supervisar, acotar a otro ser humano? Está claro que la mayoría de las parejas hoy en día terminan separadas, está claro que cuando uno se separa se siente agobiado, se siente desconcertado, perdido… no tenemos "esa", nuestra identidad, identidad que un día transamos. Y pasarán muchos años para reencontrarse y volver a ser los de antes. Obvio que los que priorizaron su vida, los que en forma inteligente buscaron su norte debieron pasar muchas noches en vela antes de encontrarse con sí mismos, antes de empezar a ser pareja nuevamente. Tuvieron que sentirse solos, sentir que todo era injusto, sentir que no sabían dónde estaban y de a poco hacerse amigos de ellos mismos reencontrándose con gustos, con lo que hacían antes, con lo que leían, con lo que les gustaba comer, con lo que les gustaba, con lo que les emocionaba antes de enamorarnos, casarnos, tener hijos y perdernos en una vida diferente. Un tremendo cambio sucede en nuestras vidas cuando atinamos y volvemos a ser los mismos esos que construimos con nuestras experiencias no esos seres en los que nos transformamos, que son ni más ni menos que "adaptaciones de sobrevivencia" (sonó bonito, pero es grave).

Tuve durante muchos años un pololo celoso… lo ame sin lugar a dudas pero los recuerdos que tengo a pesar de ser muy felices, me van transportando a situaciones que nunca más quise vivir y de la que he sido espectadora en muchas relaciones que he conocido, de las que he escuchado y las que me han contado… Como niña que era, recuerdo que el embobamiento por este príncipe azul, lindo, el más lindo del mundo, inteligente que había llegado a mi vida era tal que no era capaz de enterarme de lo que estaba pasando en mi vida… El no poder usar la ropa de moda, los escotes, los bikinis, las faltas cortas me creo un sentimiento que hasta hoy llevo de herencia como un switch que se acciona cuando escucho alguna frase parecida y arranco despavorida y dejo a este nuevo príncipe marcando ocupado y pensando ¿Qué le habrá pasado a esta loca?.

¿Cómo un ser humano puede tener un ego tan grande que quiere hacer suyo otros universos que no le corresponden? , definitivamente es un estado, no normal en un ser humano así sea muy poco, no es normal querer gobernar la vida de otro ser humano, no es normal poner límites a una pareja, no es normal poner cara larga porque salió con los amigos, no es normal hacer presión para que vuelva luego y este a nuestro lado, no hay normalidad en ninguna de estas reacciones ni en muchas más aceptadas y arraigadas en los matrimonios buenos, malos o medianos.
Así las personas que dejamos que esto suceda, marcamos un precedente y el día que necesitamos recuperar la libertad, generamos un caos espantoso en nuestras parejas y el trastorno de esta persona a la que habíamos obedecido llega a los más espantosos enfrentamientos y ya llevamos en nuestra cuenta de país 70 mujeres muertas por sus parejas este año y no estamos hablando de la violencia de parejas o la violencia intrafamiliar. ¿Cómo una persona puede querer dominar la vida de otras?
¿Cómo una linda niña o un lindo niño lleno de fuerza puede a lo largo de una vida transformarse en victimario o en víctima?
¿Cómo podemos llevar la cuenta de las mujeres muertas por los que las amaban, con los que tenían hijos?

Hoy cuando paso por la vida conociendo muchas pero muchas personas y me voy dando cuenta que tienen un factor común una soledad impuesta por ellos mismos, una soledad que los defiende de las devastadoras peleas de matrimonios, se inventan e internan dentro de un ciber mundo, viven una soltería, viven en engaños, viven un desahogo que los hace abstraerse de realidades en las que no son felices.
¿Qué hace a las personas optar por una vida totalmente opuesta a la que soñaron?
¿Que hace a los matrimonios tener miedo al cambio y vivir una vida que no es verdadera? Hay tantos matrimonios con unos tratos espantosos, cuál de los dos ronca más fuerte, y escuchamos muertos de la risa ¿Quién manda?
¿Calzoncillo o calzón?
Nos morimos de la risa cuando uno da una mirada y el otro salta como resorte, bromas tras bromas, cuando una mira el reloj y dice me van a matar y no puede disfrutar de ese momento en el que quieren continuar. ¡Me van a matar! ¡Se va a enojar!, ¿No está la palabra sometimiento, resignación, detrás de todo esto?
No sería más amor que él o ella supiera donde estas y cuando llegues te pregunte como lo pasaste o te haga el comentario -lo debes haber pasado muy bien para no estar acá conmigo-. Me parece que dentro de una relación entre personas maduras y civilizadas deberían estar presentes siempre sensaciones de seguridad, donde si estamos, no nos cuestionemos con culpas lo que opinará la otra persona, mientras haya amor debe haber confianza y respeto.

La palabra amor no es ni puede ser antónimo, ni sinónimo, ni complemento de la palabra celos… la palabra amor debe tener ingredientes importantes, tan importantes como solidaridad, respeto, confianza, libertad. La palabra amor debe ser tan leal, tan fuerte que no importa donde, como, ni con quien este ese otro ser porque lo más importante saber que se aman… pueden incluso caminar por caminos diferentes con respeto y dignidad por quien aman y por quienes son.

¿Dónde se inician? ¿Cómo los dejamos entrar? ¿Viene escondido tras la palabra amor? ¿Viene incorporado en la inmadurez? Tal vez es su medio de transporte y nos intoxica con sus dudas y con su imaginación sin límites, nos descontrola y nos hace tener actitudes o someternos a estas de forma incoherente.

Lo más importante, me parece… es identificarlo… ¿Será un virus? Aunque no lo creo ya que estos atacan y mueren luego, estos celos se apoderan de la vida de las personas de las formas más interesantes. Hay seres que dicen fuertemente y golpeando la mesa yo no soy celoso, esos sentimientos no está en mi vida. Pero si empezamos a analizar síntomas tenemos que tener la total convicción de que celos es antónimo de respeto. Del respeto que se merece desde el primer hasta el último ser viviente de nuestra humanidad.

Por ahí he leído que dicen que es una emoción normal del ser humano. ¿Normal?

Cuando empezamos a tener una relación, malamente sentimos que comenzamos a pertenecer a alguien (esta es la parte difícil de entender) ya que nunca pertenecemos a nadie, no importa el estado civil que tengamos, el estar juntos es por querer estarlo, la única persona que puede cobrar pertenencia de nuestras personas son nuestras madres. Entonces ¿Nos estaremos vinculando mal?

¿Cómo un ser humano puede tener un ego tan grande que quiere gobernar su universo y otros también, aunque estos no le corresponden? Desde el minuto uno en que nosotros permitimos ser controlados, nos establece límites, nos ponen horarios y reglas "estamos firmando un vale de pertenencia". Cuando nosotros dejamos que otros seres humanos entren en nuestro metro cuadrado con preguntas sistemáticas que después se van haciendo rutina, "en ese momento nosotros estamos mal".
¿No seremos nosotros los que permitimos que pasen estas cosas que después no nos gustan y las que posteriormente no podemos controlar?

Desde que damos vuelta la espalda con el más fuerte de los desprecios para hacerle ver a nuestra pareja una molestia por algo que no nos gustó que hiciera, desde que intentamos controlar otra vida, desde que dejamos que invadan nuestros gustos, nuestros pensamientos, nuestras decisiones estamos firmando una sentencia que dice "imposibilitada de discernir" y desde ahí en adelante dejamos que nos lleven por donde a veces ni queremos ir.
¿Qué será eso que nos hace no poder decir NO, cuando lo debemos hacer?
¿Decir no me gustan así las cosas, cuando si lo tenemos que decir?

¿Serán chips que se activan después de los 40? Hace mucho que analizo él porque la gente está cada vez más con ella misma, porque nuestra sociedad tiende a tener muchos ellos y ellas viviendo solos y no queriendo volver a embarcarse en otra aventura en otra relación o en nada que cuarte su libertad…
¿Una relación necesariamente limita la libertad de los individuos que la componen?

Compartir en Facebook