Piramides de Egipto
Bookmark and Share



TAO

PENETRACIÓN POSTERIOR

 

Hay cuatro posiciones básicas en el Tao: El varón encima, la mujer encima, el hombre y la mujer en posición frontal pero reclinados de costado y la penetración posterior.

Esta penetración posterior que es la cuarta postura no debe confundirse con la penetración anal, en la que el hombre no penetra la puerta de jade (la vagina) sino que el ano, lo cual no se considera una práctica taoísta por exigir una higiene especial.

Esta posición se refiere a que el hombre introduce su martillo de jade (pene) en la puerta de jade (vagina), pero lo hace desde atrás, por lo que la mujer está de espaldas hacia su compañero.

Esta posición también tiene variantes como las demás posturas y produce tanto o más placer que las otras, depende del gusto de la pareja.

La primera de esas variantes es que tanto el hombre como la mujer se coloquen sobre el costado, pero la mujer debe darle la espalda a su compañero.

La segunda variante es que el hombre se coloque sobre la espalda de la mujer que yace boca a bajo y tiene sus piernas abiertas.

Otra posibilidad que ofrece esta postura es que la mujer se arrodille encima de la cama y el hombre se coloca tras ella, pero de pie en el suelo.

De igual forma, el hombre puede sentarse en un silla o en la cama, y la mujer por su parte, se sienta sobre su compañero dándole la espalda, permitiendo la penetración.

La última de las variantes más corrientes de esta postura es que la mujer de pie se apoye contra cualquier objeto fijo como un mueble o la pared, y el hombre se mantiene erguido y la penetra.

Esta postura tiene muchas más posibilidades que la pareja puede descubrir por sí misma si lo desea.

Es importante recordar que si por costumbre o facilidad, la mujer pueda alcanzar sólo el orgasmo provocado por estimulación del clítoris, será necesario que ella o su compañero estimulen el clítoris durante el coito posterior con la mano.

 

Fuente: http://www.solonosotras.com/

Compartir en Facebook