Piramides de Egipto
Bookmark and Share



LOS CAPULLOS QUE CURAN

La enfermedad es un desequilibrio emocional que se produce en el campo energético del ser vivo.

Las Flores de Bach son un conjunto de esencias naturales extraídas de flores silvestres que crecen en una región de Gales, en Gran Bretaña. Alrededor de 1930, el médico galés Edward Bach, bacteriólogo y homeópata, se dedicó a estudiar las propiedades medicinales de estas flores y con ellas organizó su propuesta terapéutica.

Encuadrada dentro de las llamadas "terapias alternativas", para el doctor Bach, un pionero en medicina holística, la enfermedad es un desequilibrio entre el espíritu, la mente y el cuerpo. Es decir, la enfermedad es un desequilibrio emocional que se produce en el campo energético del ser vivo. Si este desequilibrio permanece sin tratamiento, aparece la patología en el cuerpo físico.

Fundador de la medicina floral, Bach categorizó un número de 38 esencias naturales que organizó en 7 grupos, según las emociones que pueden tratar. Estas emociones, numeradas de 1 a 7 son las siguientes: los miedos, la incertidumbre, el desinterés en lo actual, la soledad, la susceptibilidad a la influencia de los demás, la desesperación, y el sufrimiento por los demás.

Las esencias florales tienen la capacidad de curar porque "son parte de la infinita energía universal, energía positiva extraída de los capullos de flores silvestres que ayudan a desandar un camino equivocado, fortaleciendo y estimulando las cualidades positivas que tiene el ser humano dentro de sí".


MEDICINA DE LA ENERGÍA

La energía según la ciencia moderna es considerada una medida de actividad, un índice de modelos dinámicos. Para entender los modelos de la medicina de la energía, es necesario concentrarnos en los conceptos de flujos, fluctuación, vibración, ritmo, sincronía, y resonancia que concuerdan con la visión moderna".

"Estas esencias son un extracto de la parte curativa viviente de la planta que no es física sino abstracta. Por eso no es mensurada, ni analizada como droga o un compuesto químico. A diferencia con la homeopatía (donde la tintura madre modifica la composición física y se expresa molecularmente) con los compuestos florales, esto no sucede.

Las Flores de Bach se utilizan para el tratamiento de numerosas patologías. Y, sus especialistas consideran que cuanto más precozmente se inicia un tratamiento, mejores beneficios se obtienen.

El diagnóstico para saber cuál es el preparado floral apropiado se realiza a partir de un cuestionario para observar el tipo de personalidad, y los rasgos caracterológicos de la persona. Este aspecto es importante porque "en primera instancia se tratan los síntomas más salientes hasta llegar al núcleo del problema". Según el doctor Bach, el tratamiento de enfermedades físicas tiene una correspondencia causal en la psiquis humana. Llegar a esa causa psíquica es lo que permite la cura.



Compartir en Facebook