Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 

KAMASUTRA
LAS MUJERES Y LA INDIFERENCIA

Las mujeres tienen su propia forma de demostrar amor, pero también tienen formas particulares para indicar que sienten indiferencia o que ya no se sienten apegadas a sus maridos.

Así, cuando la pasión por su compañero empieza a disminuir, lo primero que ella hace es dejar de mirar a su pareja en el entrecejo o directamente a los ojos.

Después, cada vez que el marido le pregunte algo o se dirija a ella para comentar algún tema, ella no mostrará deseos de entablar conversación ni de responder muchas preguntas.

Por otro lado, si el hombre se muestra alegre y vital, ella manifiesta tristeza y melancolía; si él se aleja o se va de viaje, se la verá contenta y satisfecha.

Cuando en el lecho nupcial, él busca con caricias apasionadas, el calor de su esposa, ella evita todo acercamiento y rechaza cualquier gesto de amor. Se acuesta calladamente a dormir como si estuviera sola en su cama.

Si el hombre la intenta besar o jugar con ella, aparta su rostro o incluso su cuerpo. Al principio lo hará delicadamente y después con marcada brusquedad, manifestando cierta repulsión.

Asimismo, la esposa que ya no siente deseos carnales, y que ha empezado a dejar de amar a su compañero, se mostrará totalmente arisca con los amigos de su pareja, y muy pronto demostrará aversión, por lo que se negará a invitarlos a su casa, o cuando no lo pueda evitar se retirará tranquilamente a sus habitaciones.

Por último, la mujer que ha dejado de amar a su compañero, evidenciará un rechazo notable y rotundo hacia la familia de su esposo, tanto que se negará a interactuar con ellos, por lo que se comportará muy fría y taciturna, y no hablará con nadie.

Todos estos signos muestran ineludiblemente que la mujer ya no tiene deseos conyugales, y que el amor que una vez sintió por su marido se ha extinguido.

Fuente: http://www.solonosotras.com/

Compartir en Facebook