Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 

EL ARTE DEL MORDISCO

 

El mordisqueo es uno de los placeres externos más llamativos y fundamentales según el Ananga Ranga.

Los expertos dicen que los dientes deberían aplicarse en los mismos sitios que se aplican las uñas, exceptuando los más sensibles como los ojos, el labio superior o la lengua. El mordisco debe ser sostenido hasta que el que lo está recibiendo ya no resista y empiece a expresar un poco de dolor, pues la idea no es lastimar a la pareja.

En el caso de los hombres, los dientes más llamativos y de mejor calidad son aquellos de color rosado. Esto es porque aunque en Occidente el canon sea tener los dientes blancos, estos son más débiles y propensos a las caries que los de tonalidad rosa. Además, los dientes deben ser limpios y brillantes, fuertes, puntiagudos y cortos.

La dentadura ideal debe ser regular, y no debe haber ninguna separación entre cada diente.

Al igual que con las uñas, existen siete Dashanas o formas de aplicar los dientes en la pareja a la hora del momento erótico, las cuales conforman el Mandalaka o círculo de los principales mordiscos. Todos estos mordiscos son hechos por el hombre, pero recordemos que en India el papel de la mujer y el del hombre están mucho más separados, sin embargo no habría razón para que en Occidente, con nuestra ideología, sea la mujer la que muerda al hombre.

El primero se llama Gudhaka-dashana o mordisco secreto y es aquel que se hace en la parte interna del labio inferior, sin dejar huella o marca exterior que la gente pueda ver.

El Uchun-dashana corresponde al acto de morder cualquier parte de los labios o de las mejillas de una mujer.

Por otra parte, el Pravalamani-dashana o morder coral consiste en esa maravillosa unión entre los dientes del hombre con los labios de la mujer, que aviva el deseo hasta convertirlo en una llama ardiente. Se logra a través de largos años de experiencia.

Otro tipo de mordisco es el Bindu-dashana o de punto, o de gota, y se da cuando queda una marca hecha por los dientes incisivos (colmillos) del hombre en el labio inferior de la mujer o en el punto medio de la frente, junto al cabello. Es en este punto, donde las mujeres hindúes llevan la Tilla o gota en la frente.

El Bindu-mala o hilera de puntos, de gotas, o rosario es similar al anterior, pero se diferencia en que se aplican todos los dientes delanteros, de modo que la marca es una línea regualar de señales.

El Khandabhrak es el conjunto de marcas dejadas por los dientes del marido en la frente y en la mejilla, el cuello y el pecho de la esposa. Si esta marca se graba en el cuerpo de la mujer -es decir si se tatúa- la belleza de la mujer se considera aumentada.

Por último existe el Kolacharcha que es el nombre con el que se conocen las profundas y duraderas señales de los dientes que el marido imprime, al calor de la pasión y con el dolor de una larga y próxima separación, en el cuerpo de su mujer. Así, cuando él esté ausente, ella mirará las marcas y extrañará a su compañero con el corazón anhelante y el deseo encendido.

Fuente: http://www.solonosotras.com/

Compartir en Facebook