Piramides de Egipto
Bookmark and Share

CUANDO TU HIJO "SE PORTA MAL"

Por María Fernanda Ternicien
Educadora de Párvulos

 

Generalmente, frente a una conducta de nuestros hijos, considerada mala o inaceptable, reaccionamos con molestia, y aplicamos algún castigo que nos parezca adecuado a las circunstancias.

Pero frente a una conducta problema, lo primero que debemos hacer es averiguar que hay detrás de esta actitud del niño, ya que generalmente se esconde algo que para él es difícil de solucionar y su reacción ante esto es crear algún problema para llamar la atención de sus padres o los adultos que lo rodean.

Es, por sobretodo, primordial que la relación que tengan con sus padres sea muy abierta, que no tengan miedo de contarles sus temores, sus inseguridades o sus pequeños o grandes problemas. Reírse porque consideramos gracioso lo que para ellos es algo tremendo, o bien, retarlos porque no han sabido actuar como les hemos enseñado frente a una situación conflictiva, solo hará que nuestros niños tengan temor de contarnos sus cosas, y comiencen a mentirnos para evitar el mal rato o el castigo.

Obviamente, es difícil permanecer tranquilo frente a las conductas problemáticas, pero debemos aprender a mantener la calma y reaccionar racionalmente, pensando siempre en como ayudarlo en vez de en como castigarlo.

Una forma de poder ir detectando cuales podrían ser las causas de las actitudes negativas del niño, es ir anotando cuidadosamente cuando, como, donde y con quien se presentan estas conductas, esto nos puede dar, luego de un tiempo de observación, una idea mas acertada de que es lo que podría estar desencadenando esta conducta.

Por último, no debemos olvidar que muchas veces son los gestos y no las palabras, las que expresarán con mayor certeza lo que el niño siente frente a alguna situación. Recuerden que su vocabulario aún es escaso, y si están molestos o angustiados, su capacidad de expresión se verá aún mas afectada.



Compartir en Facebook