Piramides de Egipto
Bookmark and Share

DISTRIBUYENDO BIEN NUESTRO TIEMPO

Por María Fernanda Ternicien
Educadora de Párvulos

 

Dentro de la familia, existen diferentes personalidades, lo que es normal y lógico. Cada uno tiene además, diferentes actividades y responsabilidades, y cada uno distribuye su tiempo según le parezca necesario.

El tiempo es escaso, eso es algo con lo que tenemos que aprender a vivir pues no tiene solución, pero lo que si podemos hacer es organizarnos de manera tal que nos quede siempre un buen rato disponible para nuestros niños, ellos lo necesitan... y nosotros también.

Si le damos mas importancia a cosas intrascendentes, como por ejemplo la limpieza y el orden de la casa, y esto lo sumamos al tiempo que empleamos en nuestros trabajos, definitivamente no nos quedará nada para regalonear, conversar o hacer cosas con nuestros hijos... no hay que olvidar que ellos crecerán mas rápido de lo que imaginamos y pronto estaremos lamentando no habernos dado un tiempito mayor para haberlos disfrutado en su etapa mas linda, esa época en la cual somos lo mas importante en sus vidas y en la cual nos entregan su amor sin límites.

Los papás tienden también a olvidarse de esto, llegan a casa cansados, malhumorados, soñando con llegar a su sillón regalón y desmoronarse frente al televisor sin que nadie los moleste. Se olvidan que sus hijos también han estado soñando, soñando con el momento que su papá llegue a casa para abrazarlo, y contarle del nuevo amigo que hicieron en el colegio, o del diente que por fin se cayó, del nuevo juego que el vecino le prestó, o en fin, todas esas pequeñas cositas que para ellos son su mundo y obviamente lo quieren compartir con quienes mas quieren.

El tiempo pasa volando, lo digo por experiencia, por eso es tan importante que lo reorganicemos y le demos cabida a la familia, cada día, no solo los fines de semana. También los niños deben aprender a distribuir bien su tiempo, hay padres que suelen decirle a sus hijos que su único deber es estudiar, lo cual no es, ni de lejos, cierto. Los niños deben tener tiempo para jugar, para hacer ejercicio, practicar algún deporte o simplemente andar en bicicleta, tener algún pasatiempo que muchas veces son además muy instructivos. Si les ayudamos a organizarse bien, tendrán tiempo para estudiar y además podrán hacer todas estas cosas entretenidas con las cuales, aunque no lo parezca, también están aprendiendo muchas cosas... están aprendiendo a vivir.



Compartir en Facebook