Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

CASO JOHNSON RETURN Y EL LADO OSCURO

A los sinvergüenzas y ladrones hay que pegarle flor de patá en la raja y meterlos preso por frescos. Acá no bastan las renuncias.

Por El Necio
Investigador Privado
elnecio@chile.com

Febrero de 2013

Avanza febrero y se nos vienen de vuelta todos aquellos sabrosos entretelones que dejamos a la espera de las vacaciones. Las propias, y las de los otros, pero como no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, llegará el momento de Pereira y el SII en la palestra.

Remojemos la memoria con algunos galletones informativos:

Drama 1: La empresa Johnson, le debe al SII 119 millones de dólares en Impuestos no pagados, multas, intereses y etcéteras.

Y es un drama porque, ningún colega microempresario ignora las penas del infierno que se le vienen encima si uno se olvida de papi fisco y su cuotita. Lo sabemos todos los mortales y pagamos o declaramos para pagar cuando tengamos lukas. Ahora, si no lo tienes claro, te contratas a un contador que te diga que hacer.

Bueno, Johnson hizo eso poh, contrató a la Price Waterhouse, (siempre me llamó la atención el nombrecito de la compañía esa, onda, casa del water. Es como el baño de Carlitos.)… y ¿Quién era el ciudadano Kane de la Price para Johnson?, sip, Pereira.

Acá levantamos la primera ceja: ¿Será un "procedimiento contable generalmente aceptado" (frase típica de auditores), esto de acumular deudas con el SII para obligar a una negociación que rebaje la deuda? Compañías de prestigio, como la Price, recomendarán a sus clientes la fórmula "no pagues weón que te tengo la papa" ¿Habrán encontrado la piedra filosofal de cagarte al Estado los muchachos auditores?

Drama 2: El SII condona "un poquito" de deuda y negocia para que se paguen sólo 8 palitos verdes, en lugar de los 119 primitivos. Pereira se ha defendido con que no tiene na que er con ese tema, y que esas cosas las ve un departamento autónomo del SII que se entitula: Grandes Contribuyentes, sin embargo, la regenta de ese departamento, Mirtha Barra, declara que "Pereira la llamó a reunión y le dijo por las claras, que el tema Johnson estaba cortado en 8 palos verdes y que lo mantuviera informado".

Acá me detengo un cachito. Resulta que la Mirtha no es na la "número uno" acá poh, (parece que esa es la Martha, pero la vacunaron igual), porque llega al servicio y a ese cargo con la leche cortadita. Llega, le dan el abrazo de bienvenida, los globos, las cornetas y enseguida le dicen: tu primera peguita es Johnson, ta listo, estos son los acuerdos, ciérralos y si puedes terminarlo rapidito mejor. Ella con diligencia se mete en el cuento y lo termina en tiempo record.

Tres cositas para que no queden dudas de ningún tipo:

1.- la DGC (actualízate poh pollo, Dirección de Grandes Contribuyentes), es autónoma en cuanto la condonación para la empresa no supere el 66% de la deuda. Por cualquier monto, es decir, si la condonación es por un monto de 200 lukas, pero supera el 66% de la deuda, EL QUE CORTA ES EL DIRECTOR NACIONAL DEL SII. La DGC es autónoma sólo si el perdonazo no supera el 66% de la deuda y en el caso de Johnson es del 98%.

2.- la DGC es un ente "operativo". Es decir, no participa de las decisiones primitivas ni de los acuerdos, simplemente ejecuta los pasos del manual con los marcos que se han definido por la dirección. Para asegurarse de ello, el subdirector Mario Vila participa de todas las reuniones de la DGC, así como Ivan Beltrand, que es enviado por el director y presentado como "el encargado del caso Johnson".

3.- la Mirtha duró menos que un peo en un canasto en ese departamento, porque hizo la pega de Johnson y la fueron. Así de fuerte. Entró a la DGC el 16 de agosto de 2011 y la PLR le llegó pegada en el corcho de la última botella de champagne destapada en la celebración del cierre del proceso Johnson el 9 de mayo de 2012.

Para mi gusto, la Mirtha llegó de palo blanco al DGC. Es una mina de carrera pública, nada menos que 33 años en diversos cargos en el SII, pero nunca en esa área. Dedicada y eficiente en la ejecución, porque a partir de eso la cosa fluye como nunca. La mina se aboca a la pega y la saca efectivamente rapidito. Una hormiga pa la weá, pero ignorante en absoluto de qué es lo normal y lo que no, en un departamento que no alcanza a conocer en lo profundo. Es más, avanzada la pega, la mina instruye un par de sumarios internos por unos empleados del SII que, a su entender, atornillan pal otro lado en regiones, y le incautan su PC por orden de la dirección. Así de papa, se mete mucho en alguna parte y por orden de la dirección le quitan su PC, sin aviso y de la noche a la mañana, donde tiene toda la información de todo lo que está manejando hasta ese momento. Ella cae en un "¿Me estai weiando?" y obvio que le cae la teja de dónde se metió y le da la garrotera, licencia médica por bajón violento y PLR a la vuelta.

Drama 3.- En las reuniones de la DGC estuvieron: Subdirector, (Vila), encargado del caso (Beltrand), DGC (Mirtha), contribuyente (Johnson), COMPRADOR POSTERIOR (Cencosud), Y EL BANCO QUE FINANCIA LA COMPRA (Chile). Rara la wea…

¿Por qué lo encuentro raro?, porque lo "no raro" sería una reunión entre el acreedor y el deudor no más poh. Osea, la DGC y Johnson no más. Porque nadie lleva visitas o amigos a mirar mientras muestra sus miserias ante el inquisidor poh. A nadie le gusta el público cuando le toca "chuplicar".

Y acato se me abre el paraguas mental que me gasto y me cae la teja del "baño de Carlitos" (Price waterhouse):

Resulta que una de las razones por las que el SII practica el perdonazo a las grandes empresas, es la "Reorganización" de la misma. Y el cambio de dirección o dueño es una reorganización. Tons, si usted es dueño de una empresa cotota, póngase de acuerdo con otro dueño de Empresa Cotota y haga cagar una de las dos. No le pague reniuno al SII durante un par de años y esas lukas aprovéchelas en ahorro. Cuando caiga la teja dígale al servicio que en realidad la cagó, que se le fue de las manos, que nunca más y que la Empresa ahora la va a manejar sutanito y tendrá el control porque comprará la mayoría de acciones. Lleve al dueño de la otra empresa cotota pa que confirme que comprará y al banco que financia la compra pa que diga "sip, yo pongo las lukas"… y tate, se ahorra 111 palos verdes que pa algún negocito alcanza.

Drama 4.- Pereira es accionista de Ripley. Ya, ¿Y qué tiene que ver esa weá?, que Ripley es dueño de Johnson poh amermelao, y si una de las empresas de Ripley tiene que pagarle 119 millones de dólares al Estado, adivina qué pasa con las acciones de Pereira. Justamente poh, mal negocio.

Drama 5.- Pereira es acreedor de Cencosud… eeeeh, ya… ¿Y que? Cencosud es el que compra Johnson poh… ¡Ahhhh!... y comprar una empresa que tiene 111 millones de dólares menos de deuda es má baratito… mira kiridi, que wena.

Me estaba poniendo latero así que apliqué poder de síntesis para terminar luego.

Tons, vistos y considerando, ¿Tiene que renunciar Pereira? No pues. Hay que pegarle flor de patá en la raja y meterlo preso por fresco. Acá no bastan las renuncias. Acá se usó al Estado para beneficiar a dos grandes empresas del país, que no necesitan ayuda de ningún tipo. Les sobran los recursos y ya está bueno de los aprovechadores de mierda.

Y para abundar en el "no da lo mismo quién gobierna", una de las empresas de Piñera recibió un "apoyo al microempresario" por 19 palitos de la comisión de riesgo. Así no más poh. El pobre cabro necesita de un empujoncito del Estado.

He dicho.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook