Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 

EVALUACION DE PROFESORES

Por El Necio
Investigador Privado
elnecio@chile.com

2005

El Ministro de Educación, señor Bitar, subió indignado al podium del colegio recién inaugurado para iniciar su discurso. La directora, insistentemente trataba de llamar su atención para impedir lo que había instuido, venía:

Es el colmo -decía Bitar- millones y millones de pesos invertidos en Educación y en capacitación de profesores...

Señor Ministro, pst.... -interrumpía la Directora-

¿Para qué?... Cómo es posible que en un colegio que sabe vendrán las máximas autoridades del País no se preocupe de los detalles más mínimos?, puede alguien explicarme cómo pueden escribir "Baño" con V corta?

-Sube la Directora- Señor Ministro, esa es la sala del quinto año (V año).

* * *

El esquema de organización de la Educación en Chile es: Nivel central - Regional - Provincial - Supervisores - Colegios. Desde abajo hacia arriba, la conclusión es la misma "la gente del xxx (reemplace por el escalafón siguiente), no tiene idea de educación". Si uno le pregunta a los "profes" ellos insisten en que el Ministro no es profesor, por tanto todo lo que de ahí viene "vale callampa".

Soy de profesión informático; por carácter y temperamento independiente; y por "cosas de uno" sapo, de modo que ando por la vida "cachando el mote" de dónde poner "la puntita" con un sistema que resuelva algo y que por supuesto, aumente las (en este tiempo) alicaídas arcas personales.

Así llegué al Ministerio de Educación, hace unos años, cuando era Ministro el ejemplo más acertado de "mujer huevona" de Chile, la Marianita, a presentar un proyectito de "sapeo de alumnos por Internet", con los colegios publicando notas, asistencia y tareas en un sitio web. Si, fui el primero, cuento corto, me copiaron la idea, no sólo el Ministerio, sino que apareció hasta Tironi con una idea idéntica. No gané ni uno, me salió competencia por todos lados y ahí quedó tirado mi quincuagésimo intento de hacerme millonario sin hacer nada.

Picado, sigo en educación, pero de la forma más tangencial que puede haber. Caí en "Evaluación de profesores" por ayudar a bajar unas cajas con papeles de mi camioneta, embobado con una dama hermosa y cabezona que pretendo comerme cualquier día de estos...

La "evaluación" está en manos de un comité tripartito (Ministerio - U. de Chile - U. Católica). "Los profes" tienen 6 meses para elaborar un acabado instrumento de medición, denominado "portafolio", en el que separados en 6 productos (para los voluntarios y 5 para los llevados a la mala al matadero), se contiene el "profesómetro" más inteligente de todos los tiempos. (Como experto en sistemas, reconozco en este instrumento la más compleja unión de elementos de medición que haya visto nunca, capaz de medir eficazmente, con la misma "reglita", a un profe de Chuchunco y uno de Las Condes).

Felicidades para el departamento de psicología de la católica, por la creación de este "monstruito hocicón". (Era que no, con los medios mates, los medios sueldos y las medias instalaciones, lo único que puede salir es un excelente producto).

En el portafolio, los "profes" deben reconocer a su grupo curso (esto significa, cachar a los críos que tienen todo el año), planificar clases, grabarse en vídeo, evaluar a los nenes y a sí mismos. Todo esto son cosas que hacen todos los años, sólo que ésta clase se la van a hacer a otros profes, que contrariamente a lo que ocurre con los nenes, saben perfectamente los contenidos de lo que se les va a "enseñar".

Tienen 4 clasificaciones como "nota" o calificación (insuficiente, básico, suficiente y destacado), los destacados serán "maestros de maestros" y aumentará el billetito, los suficientes van a capacitación para llegar a maestros de maestros. Los dos que quedan a clases, para ser evaluados al año siguiente con carácter de obligatorio, si les va mal nuevamente, les sacan a los niños (vayan cachando, recién aquí los críos salvan de un profe que vale hongo), y les ponen tutor (un maestro de maestros), es decir, siguen haciendo clases pero ahora con paco al lado. (ojalá el paco no salga coimero ni buena onda para que los críos no sigan pagando el costo por el mister chips al peo).

Al año siguiente a evaluación nuevamente, si vuelve a salir mal "oh captain my captain" sin vacilar marchamos para el hogar. La última "lucha" del colegio de profesores, quedó zanjada con la aceptación por parte del Ministerio de Educación, del pago de indemnizaciones de los profes mandados para la casa. Otra discusión será ¿Quién indemniza a los niños y familias de éstos, que estuvieron siendo enseñados por un mal profesor durante tres años, a sabiendas del Ministerio de Educación y de los colegios?.

Como estas cosas ocurren en Chilito no más, les cuento otra: El 80% de esta evaluación está basado en un documento que se le encargara como estudio al CPIP, que es algo así como el centro de investigación pedagógica, asesor del Ministerio. Ese documento se llamó "Marco para la Buena Enseñanza", y que se supone, es de conocimiento y práctica de todos (todos ah, es decir, todos), los profesores de la nación.

En una encuesta personal, que incluye una muestra humilde de 6 colegios, a la pregunta "leíste el marco para la buena enseñanza?", la primera pregunta de vuelta (si claro, todos esperábamos una "respuesta" de vuelta), fue "el qué compadrito?", repetida la pregunta inicial, las nuevas preguntas variaron: "¿Que wea es eso?", "¿Sanguche de qué compadrito?", "Y cuándo llegó eso?", "Yo cacho que tenis que preguntar en utp". Osea, los profes no tienen la más puta de las ideas chicas respecto al tema.

Si entre los tres personajes que van a leer este cuento hay algún profe, con los ojos un poquito más abiertos que lo habitual, les recomiendo un sitio web, donde encontrarán material para preparar su evaluación, incluido el "marco para la buena enseñanza" que sugiero leer detenidamente. www.docentemas.cl

Hay algunos consejos que me permito sugerir para evitar el "expreso al insuficiente":

1- Los alumnos, por weas que sean, NO TIENEN TECHO INTELECTUAL, evite los determinismo y los futuros inciertos, que a su juicio, son así de evidentes.

2- Las debilidades y las fortalezas de los alumnos, son idénticamente aprovechables en educación, refiérase a ellas con igual tono y nivel de importancia.

3. Sea honesto y prepare solito el portafolio. Se han descubierto copias idénticas (hasta en las manchas igualitas) que van derechito al Ministro, quien citará a los "profesionales" para mandárselos a guardar con ímpetu. Si es de los brillantes que optaron por ese método, vaya comprando el barril de vaselina y poniendo el potito en remojo.

4. Declare sus debilidades en su autoanálisis. De ese modo lo convierte en un acierto, igual le van a cachar las pifias de lejos y en dos minutos.

5. En el video, no se crea Clooney, no pose, no lo detenga, no lo edite y asegúrese de que contenga 40 minutos exáctos o menos. Las comadres que lo miran van con cronómetro, tocando el pitito lo cortan y concluyen. Si no alcanzó cagó, así de claro. No crea que su cagá de video es un best seller que va a ser visto por una comisión que terminará aplaudiéndolo. La mina revisa entre 10 y 12 videos diarios. Calcule la paciencia a la semana de ver puras weas y sin un puto desnudo.

6. Preséntese voluntariamente a ser evaluado (se parece al llamado que hicieron los milicos, el 12 de septiembre, pero es un deja vu, acá no va a desaparecer, vaya relajado). El resultado será confidencial y sólo usted se enterará, si es bueno usted se encargará de mostrarlo (como el chinito: "que lico no?"), si le va como el ajo, muere en la rueda y se va silbando y mirando pa'l cielo a ver cómo shusha se prepara para la otra.

7. Los productos del portafolio van interrelacionados entre sí. Si habló de la inmortalidad del cangrejo en el primero debe navegar con él hasta el último producto. Si detectó dos debilidades y dos fortalezas en el dos, exponga las cuatro en el cuatro con igual espacio e importancia.

En resúmen, lo único que se le pide en su evaluación, es que sea profe por un rato. Y si tiene 6 meses para lograrlo ¿No será tan difícil? ¿O no?

Compartir en Facebook