Piramides de Egipto
Bookmark and Share

RECOMENDACIÓN LITERARIA

Por El Necio
Investigador Privado

 

Ups... Ahora se supone que debo caerles bien, demostrar que soy, además de simpático, guapo e inteligente, (virtudes a las que me voy acostumbrando después de la operación, que incluyó hasta el alargamiento de cierto elemento viril), acertado en mis comentarios y entretenido. Ta linda la wea, será por el billete que me doy esta "pajita" adicional...

 

EL CÓDIGO DA VINCI

Ya!, en materia: Dan Brown, famoso en el último tiempo por dos libritos que rompieron el saco, (a saber: "El código da Vinci" y "Angeles y Demonios"), nos ha devuelto el exquisito ejercicio mental de la "adivinanza culta". Si, porque no cualquiera es capaz de "achuntarle" a sus misterios. El compadre toma como base un poder sólido para atacarlo por todos lados (la iglesia católica y su gente), y logra con sus andamios construir una tremenda maquinaria que te deja pensando. Lo excelente, el tipo se documenta a tal nivel, y teje su intriga de tal modo, que las conclusiones del protagonista (el historiador de arte, Robert Langdon), pueden ser confirmadas por el lector en paralelo, paso a paso y con información vía Internet. Es seductor el tipo.

Para que vayan cachando, un botón de muestra:

El tipo incluye a Leonardo da Vinci en una hermandad secreta, conocedora de la "verdadera historia de Cristo". Esta "verdadera historia" sostiene que Cristo le abría partido más que el pan a María Magdalena, en la última Cena, (que además era penúltima cena no más, porque al menos se la habría "comido" en otra ocasión). Así, pone por testigo a los cuadros de da Vinci (no los calzones, las pinturas).

Sostiene que María Magdalena era uno de los apóstoles, y que siempre estuvo a su lado en todas partes, disfrazada de San Juan. Si bajan de la red la foto del cuadrito (la última cena), y lo miran con detenimiento, encuentran asidero entretenido para seguir ligado a la lectura con mayor afán. (Porque en él, San Juan o es mina o es pero del verbo sumamente fleto, por estampa digo yo. Todos los que aparecen barbones, pelucones, desgarbados, guatones y él (o ella) depilado pero hasta las orejas).

Así, este muchachito nos lleva de la mano, analizando jeroglíficos, pinturas, arquitectura, y descubriéndonos habilidades de investigación que no sabíamos que tuviéramos. Las minas lo adoran, porque les da el "poder", les entrega la "espada de Arturo", porque las introduce (¡mal pensados!) en la religión. Les da un lugar que les ha sido vedado desde antes que llegara el "califa" de Cristo por estos lados.

Osea, no bastó con que la iglesia tildara de "maraca" a la única mina que estuvo siempre cerca de Cristo para que la gente la sacara de sus oraciones. Brown devuelve a esta dama (que gracias a Dios no era santa, decía Cristo), al lugar que merece. En este librito, los malos son el Opus Dei (cuéntate una nueva), que quedan muy mal parados, con antecedentes un poco difíciles de desmentir.

El análisis de las obras pictóricas del compadre es genial, está claro que su enfoque ayuda más a la trama de su historia que a la "verdad" histórica, pero aprovecha la disputa eterna de los críticos de arte para sus fines. Brown es hijo de un profesor de matemáticas de una Universidad, y de una restauradora de pinturas, o sea, le soplan una que otra cosita los viejos. Te deja marcando ocupado con el número fi por ejemplo (no es el famoso pi de 3.1416), y te tiene con el metrito una semana midiendo hasta el que te conté para verificar la teoría.

 

ANGELES Y DEMONIOS

En su segundo invento, cambian de partida los malos, ahora es el turno de los ILLUMINATI, casta de científicos y librepensadores unidos en hermandad para el "aprecue" general que produjo el período de la inquisición. Enojados con el vaticano los illuminati pretenden hacerlos puré con un inventito basado en la "antimateria".

Todas las teorías, análisis de obras y un cuanto hay que aparece en el librito son ciertas, igual que en su anterior obra. (Había visto algo parecido con Benítez, que parte de una realidad y empieza a crear y no te das cuenta a partir de cuando te empezó a engrupir).

El foco de atención sigue puesto en la iglesia católica y sus errores (y horrores), y sigue planteando acertijos que puedes descubrir y confirmar por tu cuenta. Interesante resultan sus clases de teología, en que postula que la iglesia católica se ha nutrido de todas las "adoraciones" anteriores para fortalecer sus filas. Así, discutiendo con sus incrédulos alumnos la posibilidad de que la iglesia católica sea "adoradora del sol" (cacha el rollito poh), les plantea la pregunta: ¿qué celebramos en Navidad?, a coro los alumnos contestan que el nacimiento de Cristo. Entonces saca su "AS" de la manga y te deja turulato, -No señores, la Biblia establece claramente que Cristo nació en MARZO - y luego hace una relación con el equinoccio de alguna parte, que es primo hermano de la luna, y justo el 25 de diciembre sale el sol. Osea, en Navidad celebramos al sol. (justamente, dejas el libro al lado y te pones a buscar datos en Internet para confirmar lo que el wea está diciendo y ... ¡cágate, tiene razón!).

Acá el supremo del arte protagonista es Bernini, se supone el artista de los illuminati , que habría escondido una serie de códigos dentro de sus obras. Además, creador de la técnica del AMBIGRAMA, (que es leer lo mismo si das vuelta el texto, utilizando letras tipo góticas. Por ejemplo, Illuminati se lee igual si giras en 180 grados el libro, no aquí poh wea, en el libro... voy a tratar de pegar un ejemplo pa que lo cachen).

Ahora en vacaciones, se dan una vuelta por San Diego, entrando por alameda, vereda poniente y como en el décimo kiosco de libros, los compran a 3 luquitas cada uno. (Obvio que pirata poh cauros, los originales están en 14 lucas). Recomendación: dense la paja de sacar el librito del celofán y revisar el correlativo de las páginas, que no les vaya a pasar lo del wea que se lo regaló a la suegra y de la página 67 saltaba a la 420, para volver luego de 50 páginas (que incluían el final) a la 170.

No solo se van a entretener, van a aprender un kilo y podrán dejar con los tremendos ojales a la rucia potona que los tiene mongólicos en la playita. Le piden autorización para confirmar el número fi en la pechuga izquierda y en una de esas, entre palíndromo y palíndromo la invitan a una "última cena" y la hacen como Cristo. (cuidado con los clavos).