Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

VENGAN A CHILE ENFERMOS DEL MUNDO

Por El Necio
Investigador Privado

Junio 2005

 

Voy a tratar de abordar dos molestias al mismo tiempo y con la misma pasión...

Harto complejo cuando estas dos molestias van en sentido opuesto, pero en fin, no será la primera vez que intento un peo más arriba del poto... ˇUps!, se me olvida que hay pupilas vírgenes que de cuando en cuando leen estas páginas, así que el parche antes de la herida, o inmediatamente después, perdón, perdón, perdón por el improperio.

Al señor Senador se le imputan "actos" de hace 40 años. Como se le condena solo por cuatro, que se producen en tres años, puedo asumir, calculadora en mano y con algo de buena onda con él, que el caballero "atendía" a un crío por año. Osea, 40 críos.

A ver, saquemos algunas cuentas... Condenado a 5 años, que son 60 meses, firmando cada 15 días un librito de gente que pasa piola por la vida, tres firmas por crío. Ah, claro, y un billetito por nuca que cuando hay de sobra ni se nota.

Visto así es un mensaje directo a los pedófilos del mundo, "ˇVengan a Chile enfermos del mundo, está la papa y sale baratito (si te pillan)!".

Lejos, pero lejos el camote más grande que se ha tenido que mamar este pueblecito quedado, inmutable, impenetrable (me refiero a los adultos, está probado que con los niños es llegar y llevar).

Vergüenza es lo menos que siento. Rabia, impotencia, no tenerlo al alcance para comentarle a punta de patadas en los genitales lo que pienso. Seguro que me voy preso por unos 10 años por agresión a un senador de la república.

"Está mal pelado el chancho" dicen los que cachan hace tiempo las "reglas" del buen vivir en este país de circo.

Por otro lado, (y ojo que no quiero decir con esto que el enfermo anterior es inocente), nuestra justicia ha validado el "testimonio" de una persona como "prueba" en un juicio. Solo con el decir, sin probar nada, sin fotitos ni medios que atestiguen.

No puedo dejar de recordar una talla que le pasara a un amigo en su auto: Le hizo dedo un muchacho de unos 23 años, rubiecito de ojos claros. Mi amigo paleteado y como se estila en los barrios altos, subió al pendejo al auto (arriba, en los cerros, todo el mundo hace dedo para subir o bajar), una vez arriba el pendejo le dice "o te pones con un billete o te pinto el medio mono", mi amigo obviamente detuvo el auto y lo mandó a freír monos, no se bajó, pasaba por ahí un tortuga ninja en moto, lo hizo parar, le contó el tema, el pendejo se había roto el pantalón y la polera, se rasguño el pecho, y acusó a mi amigo de intento de violación. Lo único que lo salvó al final, fue que la jueza reconoció al pendejo, que tenía otras causas por la misma denuncia en su tribunal.

Ambos extremos son malos. Creo que solo el testimonio de un crío basta para dar la alarma y protegerlo de lo que acusa. Pero cuidado, no sea que el remedio nos de en la cara cualquier día de estos. Tenemos pendejos de 13 años asaltando micreros por las razones que sean. Nada nos dice que los mismos no puedan "cambiar de giro" a un negocito mucho más conveniente en lo económico y harto menos arriesgado.

Fuerte hasta para mí. A darle una vuelta antes de emitir comentarios que tenemos del año que nos pidan, incluso de "esos niños".

Es tanto tiempo el que llevamos sin darles pelota, que no sería raro ver uno que otro con ese plan en el mate. Se cosecha lo que se siembra, y hemos sembrado tanto crío en la calle, defendiéndose de cucos extremos todos los días, vendiéndose para comer, o para irse adonde sea que quieran irse.

Hay Gemitas por ahí, esperando a muchos Novoas para darse el festín (otro que se libró piola), y las creamos nosotros. Pero no deje de parar las orejas cuando el río suena... de que trae piedras, las trae.

 

Compartir en Facebook