Piramides de Egipto
Bookmark and Share

CHITAS... EL SAN VALENTÍN

Por El Necio
Investigador Privado

Febrero 2006


Me pasó lo de aquél caballero del que hablaba el Tito Fernández, que se aprontó con todo para un futuro en Inglés. Hizo el curso en Inglés, cantaba canciones en Inglés, leía libros en Inglés, saludaba "morning" en Inglés, y hoy, por culpa de los votos de Fulano, va a tener que aprender a trabajar en Castellano.

Me aprontaba para una mocha de proporciones con mi Editor, porque le comuniqué que mi siguiente artículo versaría sobre el nunca bien ponderado Hermógenes Pérez de Arce, y no encontró nada mejor que copiar de las Últimas Noticias, un artículo que escribiera un gorila recalcitrante, sobre el mismo individuo. Obviamente me dejó con los crespos hechos.. no voy a escribir de lo mismo poh... Lo terrible es que el mío estaba mucho más entretenido, dicharachero, agudo y penetrante (como siempre pasa con el "mío").

Como la "pelota" es de él y yo estoy viejo para andar peleando por "tonteras" lo castigo privándolo de mi artículo, que finalmente le ofreceré a la Lady Halcón, por si lo quiere publicar en su cada vez más cercano, sitio web personal.

El tema es que estaba cortando clavitos de cuatro pulgadas con el traste y echando humito y espuma por la boca, cuando se me aparece el San Valentín y me manda a guardar un par de baldes de buena onda por el alma.

El día de San Valentín viene a hablarnos del amor de pareja... de los "enamorados". Nadie se pregunta por qué un Santo puede hablarnos del amor de "pareja" si nunca le vio el ojo a la papa, o al menos, no debió vérselo. Y si se lo hubiera visto por cualquier motivo, debió morir en la rueda.

En Italia y Gran Bretaña por ejemplo, la costumbre de las damas para ese día es levantarse tempranito para asomarse a la ventana. Se supone que el primer tipo que pase por la debajo de ella, será su marido, o se va a parecer mucho a él. Llevado a nuestra realidad, me imagino que los primeros tipos que se ven deambulando por las calles, son: El periodista al menudeo, (que reparte los diarios). Los choferes de locomoción colectiva y los que vuelven a la casa después de una noche de juerga o "trabajo". Osea, el panorama no es tan alentador. Les sugiero a nuestras damas, salir por las 9.30 a pararse a la esquina, y solo abran los ojitos cuando venga pasando un mercedes benz o un bmw. Con el resto hacerse la de las chacras con los ojos bien apretados. (horario de gerentes y ejecutivos que le llaman).

La historia tiene varias explicaciones para el mismo día... Por ejemplo se habla de "fertilidad" en fiestas donde los varones "aporrean" a las damas con listones hechos de piel de lobo, ellas juran de guata al sol que mientras más chicotazos reciban con la weaita, más fértiles quedarán.

Si los chicotazos fueran con otra cuestión de cuero les creo poh, tanto va el cántaro al agua que debiera romperse en algún momento. Pero en fin, "minas poh". En febrero se dice también que las aves eligen a su compañero (son re fieles las aves para que ustedes sepan). En Febrero debiera estar la primavera en su apogeo (sepa Moya en qué parte del mundo), y ustedes saben que las hormonas andan que te las encargo por esos días.

El Valentín que le da nombre al 14 de Febrero, habría muerto en esa fecha, por allá por el 269 AC. Y se trataría de un sacerdote que se habría opuesto a las órdenes del emperador de turno, (Claudius, Internet es buen ayuda memoria), que prohibía el matrimonio a los jóvenes, porque estaban en mejores condiciones para la guerra. Este compadrito los casaba a la mala. Fue apresado y encarcelado, tiempo en que aprovechó de curar de la ceguera a la hija de su carcelero y de mantener correspondencia con los jóvenes, que por supuesto lo adoraban. Por eso está también la costumbre de mandarse mensajitos en papel, sin poner el nombre, solo los puntitos reemplazando las letras, para que el receptor adivine quién lo envía. (obviamente no podías mandar el mensaje y terminarlo con "cariños Carlos" porque venía la gente del emperador y "sin vacilar marchamos". Antiguo pero no wea.).

Otra de las costumbres versa sobre poner en papelitos el nombre de varias damas, luego se puede: a) revestir en arcilla o greda y lanzar al agua. La primera que se libere de su trampa y flote será la elegida. Y b) echar en un cambucho y sacar una mirando p’al techo, igual que en las rifas. Sugiero la "a" porque en la "b" el romanticismo se va a la cresta.

Quiero declarar que para éste año, mis papelitos tendrán todos el mismo nombre, porque la dama está elegida hace rato, aunque ella por hacerse la interesante me esté dando largas...

Hagan como yo, si tienen mochas pendientes o situaciones por aclarar, mándenlas a buena parte, es tiempo de romances y de caritas tiernuchas. Para lo otro, siempre hay tiempo.

Un abrazo para todos.



Compartir en Facebook