Piramides de Egipto
Bookmark and Share

LA MISTERIOSA LLAMA DE LA REINA LOANA

Por El Necio
Investigador Privado

Octubre 2006


 

Así se llama lo nuevo de Umberto Eco, que ha llegado a mis manitas ansiosas, por el enganche que me produjera "El péndulo de Foucault", del mismo autor. En dos palabras: "utas que es bueno el weón…".

El protagonista, un muchacho de unos sesenta años, sufre un accidente al estilo de Eco: nunca se supo. Pudo ser un porrazo en la escalera, o que un avión le cayó encima. El caso es que pierde su memoria emotiva, conservando intactas las otras dos, (la física y la del conocimiento), de modo que puede lavarse los dientes, puede conducir un auto, puede recitar a benedetti, pero no se acuerda de su mujer, de sus padres, de sus amigos y ni siquiera de si mismo.

La trama del libro es, por supuesto, la búsqueda de lo perdido.

Yambo, (Giambattista Bodoni), tiene un buen pasar. Es propietario de una librería de antigüedades y sus negocios andan muy bien. Su bagaje literario es increíble. Se lo ha leído todo. Tiene una señora, de profesión psicóloga, (que para efectos de la trama del libro no podía ser de otro modo), viejoncita pero guenona... muy culta, y de un humor exquisito, (por razones que me reservo, pienso en seguir el ejemplo de Eco), que lo acompaña a todas, pero que le exige, a lo minas poh, que avance solito en su recuperación.

La librería la atiende una dama que está para morderla, y una de las preocupaciones del muchacho éste es, si pasaba algo con ella o no. El ego es cosa viva.

El tema es que Yambo se va derechito a la casona donde naciera, para recorrer los rincones que lo vieron crecer y buscar entre las rendijas, algo que le permita llegar a la puntita de la hebra, y con ella, recuperar sus amores y sus odios. Imagínense, 60 años de sensaciones y emociones a recuperar, tirando de un cordelito de recuerdos. Como weón tirando cable por la carretera.

La "misteriosa llama" la define como aquello que nos toca de modo distinto, y en esa diversidad, nos marca para siempre. Como el arañón que te deja un lobo pequeño cuando huye de tus brazos. O la llegada de una vieja amistad que gana terreno rapidito.

Tiene frases para el bronce a cada rato, algunas más fuertes que otras, que Eco las convierte en cotidianas, sin carga, como por ejemplo: "Lo bueno del Alzheimer, es que se conoce gente nueva todos los días…", que no es necesario explicar.

La magia, consiste en que cada avance de Yambo nos incluye, y vamos recuperando con él, las cosas que dejamos olvidadas en algún desván por ahí. Los más "teclas" reconocerán afiches, propagandas, revistas, etc.. yo cual muchacho impúber, tengo pocas cosas comunes en la cuestión gráfica, literaria y musical con él, y sin embargo, también tengo mis tesoros de vuelta, anotaditos, para buscar a mis amigos perdidos, para releer mis cuentos antiguos. En fin, encontrarme con lo que alguna vez fui y que dejé tirado para ser lo que soy.

Eso de que "todo tiempo pasado fue mejor" son huevadas. Uno va tomando opciones en la vida, apoyado en sus vivencias y en sus motivaciones del momento. Siempre uno opta por lo "mejor" y casi siempre la elección es buena. No se trata de abandonar todo y volver atrás, se trata de recuperar aquello que no fue una opción dejar, sino, un olvido, un descuido.

No lo busquen en librerías porque Eco es caro, hasta que nuestras autoridades nos permitan leer dentro de la ley, les seguiré recomendando recorrer San Diego, entrando por la Alameda hacia el sur, y buscarse un pirateo por unas 6 luquitas. Recorran el correlativo de las páginas y fíjense que las copias sean legibles, obviamente, sacando el libro de su envoltura.

Bienvenida primavera, bienvenido sol, bienvenidas ganas de hacer y de amar.. Tengo unas ganas de amar que te las encargo…

Un abrazo para todos…



Compartir en Facebook