Piramides de Egipto
Bookmark and Share

DESDE COYHAIQUE CON AMOR

Por El Necio
Investigador Privado

Enero 2007

 

Me vine a dar una vuelta para los sures. Un nuevo proyecto informático financiaba viaje y estadía para verificar unos problemitas de datos. Se suponía que en 5 días estábamos listos para volver y hacernos famosos con un sistemita chapulín, que dejara a todo el mundo contento y avanzando. Pero qué diablos. Las cosas nunca son lo que uno espera. Son lo que son.

Un drama el avión. Sufro de pánico a los avioncitos, de modo que me tomé un Valium 328 para dormirme el vuelo, pero como Murphie es cosa viva, no me hizo efecto alguno. Supongo que el Dios de los informáticos amaneció bueno para el webeo ese día, porque me tocó justo el asiento con ventana al ala derecha.

Los nuevos aviones de Lan (airbus), son una maravilla. Ni chicos ni grandes, pero de envergadura confiable. Son de tecnología avanzada en cuestión de alas. No se si será la misma cosa en los otros… el caso es que como nunca tuve semejante vista antes, fue todo nuevo.

Cuando despega, pasa de los 30 kilómetros por hora con que carretea hasta la punta de la pista, a los 80 … y te da luces de que el cuento empieza…pero sin escalas pasa de los 80, a los 300. En ese momento, se desarman las alas… (supongo que a la de la izquierda le pasa lo mismo que de la que fui testigo), y no se si todos, pero yo pensé altiro en un defecto. Se eleva rapidito y se estaciona arriba, a una altura que permite la intervención divina en el rearmado de las alas. Después de 1 hora y algo, aterriza en Puerto Montt, con un nuevo desarme de alas, pero pal otro lado. Eso me pasa por viajar en turista, porque supongo que si uno viaja en primera clase, al avión no se le andan desarmando las alas en pleno vuelo. Después de un rato y de que encontraran al despistado que tenía que bajarse y estaba durmiendo a pata suelta, nuevo despegue, desarme, desarme y aterrizaje, estábamos en Balmaceda.

Yo me acuerdo de las fotos de Balmaceda héroe, y era medio pelado. Éste Balmaceda es pelado entero. En Balmaceda vive el aeropuerto y nadie… pero nadie más. Lo primero que te revisa la azafata cuando te vas bajando del avión, es el tirante del medio. Los que alguna vez le pusieron los tirantes al volantín, me van a entender. Corre un viento que te lo encargo, y si no está bien hecho el tirante del medio, te pones a dar vueltas como loco. El avión demora 45 minutos entre Puerto Montt y Balmaceda, y desde ahí a Coyhaique son otros 45 minutos.

Coyhaique viene con sorpresas varias. Para que la impresión sea violenta de un viaje los coyhaiquinos tomaron la cordillera entre todos y la cambiaron de lado. Acá la cordillera queda pa la costa. Es lejos…pero lejos, lo más hermoso que he visto en la vida. El camino carretero para llegar a Puerto Aysén está lleno de chile. Ves de todo. Cerros de todos los colores, todos los tonos de verde, unas caídas de agua entre cerros que son soñadas. Nieves eternas, rios, canales… ufffffff.. se te llenan de belleza los ojos, y te emociona.

Acá solo se llega por avión. No tenemos paso directo. Puedes venirte en barcaza (22 horas desde Puerto Montt), o en bus, por Argentina (como 23 horas). La gente deja los autos abiertos, con las llaves puestas. Los negocios no tienen rejas, las casas tampoco. Casi no hay robos. Es soñado.

Me dijeron que trajera ropa de abrigo, que claro traje, pero no ha visto la luz. Me dicen que la guarde para el invierno, que la voy a necesitar. Hasta acá, el calor es harto, pero distinto. No sofoca. Ando con jeans y camisa arremangada todo el día.. y la noche. Acá el sol es un carretero reventado, se entra entre las 10 y las 10.30 de la noche.

El hotel es a toda raja… Dos pisos no más, porque no hay construcciones en altura, máximo 3 o 4 pisos. Como están acostumbrados al frío y no cachan la sensación térmica del pasajero, te chantan calefacción por si las moscas en la habitación a todo evento. Caen los patos asados, pero tienes calefacción en la habitación.

Dejamos los bultitos y partimos pa la pega. Un "Ripley" de pueblo como el mejor del centro de santiago, con el detallito de que las distintas áreas están separadas por una calle. Tiene 3 locales enormes y con varios dramas de sistema.

De no ser por los detallitos, no me iría nunca de acá…

Los detallitos son:

Veo una imagen invernal, el agua está congelada, con unos 40 centímetros de nieve en bulto. No sería extraño, el detallito es que es una caída de agua. Una suerte de salto de laja, pero congelado en la caída, desde arriba hasta abajo, y la distancia entre el arriba y el abajo deben ser unos 40 metros… Fuerte.

Un zancudo que me espera en la habitación para darme la bienvenida, debe tener unos 5 centímetros de cuerpo fácil, y unas patas flacas y largas que lo deben separar del muro donde se posa por unos 7 centímetros. El detallito es que soy alérgico.

Llevo como 20 días por éstos lados, de los cuales ha temblado por lo menos los últimos 12. Todo el día y a cada rato. Lo curioso es que por acá no tiembla. Me cuentan que no han tenido temblores al menos en 40 años, salvo el del Hudson del 91 que dejó la escoba, porque también le lleva volcán la cuestión. Suponen que la actividad se relaciona con lo mismo, de modo que cada vez que tiembla, la gallada mira para el cerro para cachar si sale humito y apretar cueva. No veo para donde sería el aprete, ya que solo se puede salir en avión, porque después de un temblor fuerte con erupción incluida, no me subo ni cagando a un barco.

Hay una que otra fallita geológica. Hay cerros partidos al medio, o recorridos de arriba hasta abajo por una zanja. De modo que creo lo que me cuenten. Lo bueno de tanta grieta es que no se acumula energía en demasía. Tiene hartos huecos (y vos), para escapar.

La gallada está mezclada. Hay cualquier cantidad de argentinos. La frontera está cerquita, de modo que no quedan alacalufes. El weón más feo de acá me pega 400 patadas en el horto, de modo que ni hablar de romances. Están que me llevan al museo para exhibición.

En el único cine, están pasando Rocky IV, de modo que tampoco habrá cine.

Tiene dos pubs. Uno para los grandes (léase viejos) y otro para lolos. En el de viejos, al que también vamos los jóvenes, (saaaa), va casi toda la empresa, de modo que no puedes andar tirando las manos, porque te cachan. El pueblo es chiquito y todo el mundo se entera de todo. Si le pones un beso a una dama, cagaste, mejor te casas altiro porque nadie más te pesca. Y que un desguañangador de calzones como yo, esté limitado solo a un ejemplar femenino es inaguantable... (vos poh).

Me quedaré un rato más por acá. Era parte del plan. Agarrar coraje de alguna parte y salir a patiperrear para donde la vida quisiera llevarme. Dejo cosas lindas en Santiago. Un montón de promesas y un recuerdo que ya no me sigue. Anda un tipo de Puerto Natales con los mismos dramas del que me convoca en Coyhaique, pololeándome para cuando termine con éste. Veremos. No tengo prisas, pero tampoco quiero pausas.

Un abrazo grande y apretado para ustedes. Son necesarios así cuando uno está lejos.



Compartir en Facebook