Piramides de Egipto
Bookmark and Share



LLEGÓ LA NIEVE… Y LOS PAROS… Y LAS HUELGAS

Por El Necio
Investigador Privado

Junio 2007

 

Soy de esos tipos cuya única experiencia con la nieve, siempre comenzó con la nieve tirada en el suelo. Por tanto, ver el inicio de todo, el ver caer copo a copo es subyugante.

La nieve es como las minas. Al inicio es todo perfecto. Se llena todo de silencio, (que es la música de fondo). El andar lento de los copos es hipnótico. Te pegas con cada uno hasta que aterriza sobre otro, con una gracia de bailarina. Te llena todo, los ojos, el alma, el cuerpo, todo. Existes solo para observarla en todos sus movimientos, como con ellas cuando están en el período de conquista. Luego y con el paso de la vida cotidiana, se empiezan a convertir. Solo algunos rincones mantienen el blanco y el volumen amorfo pero precioso. El resto, con el pasar de vehículos y peatones va perdiendo el color y la gracia. Es más, si no andas con cuidado vas a los tropezones y no es raro terminar en el suelo. Varias veces.

La nieve al tercer día, me recuerda aquella vez en que le puse demasiado detergente a la lavadora y quedó la mansa cagá con la espuma. Todo emerge desde la espuma por pedazos. Otra cosa para contar a mis nietos.

Ver todo lo que alcanza a ver la vista, vestido de blanco es potente. Y curiosamente, tiene el poder de dejar los autos en la casa. De modo que solo transitan los que deben hacerlo, como colectivos y micros. El resto prefiere caminar. Sobretodo porque los autos andan por su cuenta, jugando a los topes y al chapoteo en la nieve, sin responder mucho a los desesperados manotazos al volante de sus conductores. Me tocó ver un auto bajando por una calle de medio lado. Resbalándose. Los conductores de acá son espectaculares. Aprendieron a manejarse y a manejar, sin pánico, donde nadie puede.

Un par de esos compadres debieran llegar a Santiago. Que me entero están de paro. Es mucho ah. los choferes del Transantiago llamando a la solidaridad de la ciudadanía para conseguir sus metas… saaaaaaa…

Señora, para variar camine hasta su casa porque no vamos a salir, ayúdenos a que nuestros jefes nos suban de 430 a 480 lukas por mes, porque estamos estresados. Nos importa un rábano que usted no llegue a las 200 lukas mensuales, no es culpa nuestra, si salió atrasada levántese más temprano pues… y si no le paramos es porque o no es paradero la weá o porque vamos chatos. Espere la otra, total son apenas 40 minutos más.

Me da tanta bronca la weaita que prefiero no entrar en el tema, porque voy a dejar a todos enterrados en la mierda.

Menos mal que ahora cobrarán por pasajero transportado, le devolverán el respeto a la gente de una plumada. Pasamos del "no me interesa llevarte porque me pagan igual", al "suba señora, pase para atrasito por favor para que quepan más"…algo es algo…

Un abrazo para todos, desde éste sur mágico…



Compartir en Facebook