Piramides de Egipto
Bookmark and Share



DE LAS PARTES DEL CUERPO Y OTRAS LAYAS...

Por El Necio
Investigador Privado

Julio 2007

 

Unos ojos enormes que me quedan frente a frente en la oficina, me evocan recuerdos de la niñez... no me acuerdo cuándo, pero fui niño alguna vez. La más hermosa de mis tías tenía esos ojos. Como la vida tiene sus encantos, los ojos se llaman igualito que ella. Me acordé de mis primos, cuya cruz a cargar era bastante más pesada que la de mis hermanos y la mía. Cargamos de apellido un Gordillo que pesa. Debe ser por eso que trato de no pasar de los 80 kilos, que para mi metro ochenta y nueve de altura, andan como avión.

El caso es que a mi tía se le ocurrió enamorarse de un transportista, cuyo encanto según propia declaración de la protagonista, eran las piernas. No tendría nada curioso, un amor como cualquier otro, pero para mis primos era más que significante... el apellido del "pierno" era Panza. De modo que los palillos más intensos que conozco llevan por apellidos, Panza Gordillo.

El caso es que los ojos estos, sienten algún grado de atracción por unos bigotes, que se pasean por lugares comunes de cuando en vez, (no puedo decir que se le cortan los elásticos de los calzones cuando la mira, porque me mata por echarla al agua), y claro, a él también se le notan algunos temblores cuando los faros verdosos se le posan. Pero están ahí, dejándose para más rato el uno al otro. Ya aprenderán que la vida hay que atraparla para que no pase de largo...

En esos mismos lugares, conocí a una nariz que me tiene absolutamente pegado. Me han pasado hartas cosas en uno de esos rincones comunes... el famoso y nunca bien ponderado pub "el cuervo"... Coyhaique tiene paisajes, clima, gente buena, y el cuervo.

Coyhaique es zona militar, de modo que los pub's normalmente acogen a varios pelados bacanes, que andan en lote (normalmente de a 4). Su principal deporte es pincharse a la mina de la mesa del lado, dejando a su acompañante tirado, solo y rumiando la bronca.

El paso para el baño en el cuervo, es un pasillo donde caben dos personas, pero de ladito, en la buena onda y con el poto pegado al muro para evitar roces carnales molestos. Porque obviamente, el baño de mujeres está pegado al de hombres.

Pues pasé al baño una de esas noches y cuando salía estaba una "patrulla" de éstos muchachos esperando entrar. Se me vino derechito al cuerpo el más grandote de ellos. Enorme el weón y como él no hizo ningún intento por hacerme el quite para pasar, yo tampoco poh. El choque fue monumental... El tipo retrocedió un paso indignado, me miró con ojos asesinos y me dijo: "que no sabís leer aweonao? No viste la polera?"... y claro, miro la polera que hacía esfuerzos sobretelas (que debe ser la palabra adecuada para lo sobrehumano en los géneros de poleras), para contener el pecho del pelado, y se lee clarito "fuerzas especiales"... "la mansa weá poh", le dije, "yo tengo una del hombre araña..." ...nos cagamos tanto de la risa que ahora nos saludamos donde nos vemos.

La nariz de la que hablaba, está rodeada por un rostro italo-argentino, De tez blanca, debe estar entrando en los 30. Un metro setenta o poquito menos. Pelo crespo alborotado y negro que pasa de los hombros, con una boca que cuando se ríe ilumina todo. Supongo que debe tener más cuerpo hacia abajo, pero les cuento cuando pueda dejar de mirar su rostro.

No la conozco. No se cómo se llama ni qué hace. Pero puedo reconocerla en cualquier parte. Es protagonista de uno de los capítulos más mamones de mi historia, pero qué diablos, no se puede llorar sobre la leche derramada.

Estábamos bailando con los ojos en una disco, (es mi amigui ya!... salimos juntos a bajar el stress sin pasarnos rollos y a buscar entre la gente, ella unos bigotes, yo una nariz). Los ojos por alguna razón que no recuerdo, me dejan un rato solo en la pista de baile. Me apoyo sobre una de las terrazas laterales para esperarla y murphie poh, ella, la nariz, bailando a 30 centímetros de donde estoy, con una amiga (no se pasen rollos, acá hay una manga de minas que baila entre ellas esperando al jote de turno o para no meterse con milicos, que hacen nata)... pues a mirarla de reojo y nada más... hasta que me fijo en un travolta, que viene retrocediendo la cosa más linda, sin cachar que detrás de él, está mi futura esposa... Cuando está demasiado cerca y mi niña corre peligro de ataque por la retaguardia y en despoblado, agarro al tipo del hombro para frenarlo y ella se da cuenta de que soy su chapulín. Me regala una sonrisa... me pongo colorado e inquieto... Al ratito me pregunta .. y tu no bailas??? ... y le contesto... "NO, MI MAMÁ ME DIJO QUE NO HABLARA CON EXTRAÑAS" ... y salí de la disco...

Siiiiiiiiii... si séeee... ¡entero weón!...

La cosa es que me está pasando lo del "tío Alberto" de Serrat. "Una piel dulce de 20 años con que olvidar los desengaños de 10 lustros de amor", está rondando por los alrededores. Me da un poquito de susto abrir la puerta... claro, la verdad es que la piel dulce tiene un poquito más de 20 años, que los desengaños para olvidar no son tantos y que los lustros son más también, pero ¿quién está contando?...

A modo de despedida, de agradecimiento, de ok, hasta acá llega el luto, y aunque no puedo creer que vas camino al olvido... un melón de la cosecha de otro...

"...Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo."

Volví a tocar guitarra... a cantar entre otros y para otras... es síntoma cierto de que las cosas están volviendo a su cauce normal, y estoy instalando el ojo de tigre... Ni monje ni fleto, soy un hombre íntegro, medianamente culto, y hasta me sorprendo inteligente de cuando en vez. Tengo ratitos de simpatía y tengo ganas de nanay... de modo que mujeres del mundo, cuidado... anda un soltero con ganas suelto...

Un abrazo para todos... el movimiento pélvico me lo reservo por si las moscas... quién sabe si en una de esas...



Compartir en Facebook