Piramides de Egipto
Bookmark and Share



EL EGO ES COSA VIVA

Por El Necio
Investigador Privado

Julio 2007

 

Con la Ana Carolina gritando de fondo, le doy vueltas a una invitación que me llegara para reunir las locuras escritas hasta acá, más otros tantos que habría que parir rapidito para hacer bulto y publicar el primer recuento del Necio, en un librito.

Para qué andamos con cosas, no me creo para nada el cuento del "escritor". Con cueva me trago el de "analista de sistemas" con reparos. De modo que cuando lo conversamos, no me podía sacar la sonrisita nerviosa del "¿me estará agarrando pal webéo?".

El tema es que entre mis poquitos lectores, está un medio pollo de una editorial, que habría impreso algunos de mis escritos para mostrárselos al jefe. Él los habría encontrado entretenidos, de lectura fácil y amena, y le habría dicho que le llevara al menos, de 80 a 100 artículos, para leerlos todos juntos y cachar si vale la pena tirarse con la edición. Es decir, no es que me hayan "descubierto" y esté con méritos suficientes, es un "aer... echémosle un miro al necio..."

La primera vez, le contesté que no estaba para test de capacidad en lo literario. Que escribía por entretención, de mis cosas, cuando se me paraba el unto y que no tenía pretensiones con mi humilde aporte a lo cotidiano. Que contaba con la paciencia del dueño y editor de Vértice y que con eso estaba contento y pagado. Realizado en lo que dice relación con mis sensaciones puestas al servicio del resto, para lo que el resto estime conveniente.

Ha pasado tiempo de eso, y ahora vuelve a la carga mi compadre con un cambio. El jefe quiere entrevistarse conmigo para darle seriedad a la oferta de publicar... y claro, "teno shusto..."

Los ojos de los que les hablé antes, me prestaron un libro similar, con la recopilación de los artículos que una dama escribe en una columna de una revista, "31 años, soltera" o algo así... el alzheimer me tiene con la memoria cortita de modo que no me acuerdo exactamente del título. Después de leerlo y resumiendo, me veo posibilidades en la comparación.

Consultada la almohada, las hojas de té, el tarot, las líneas de la mano y cuanta weá esotérica se me ocurrió, la conclusión es que lo deje para más rato. En pocas palabras, no me atrevo. De modo que se me ocurrió que faltaba una rama para escudriñar. Faltaba preguntarles a ustedes... según mi editor son varios... según yo, mis padres, alguno de mis hermanos y uno que otro amigo. Pero los que sean, son suficientes para tener una apreciación del otro lado de la calle.

Les rogaría un comentario en el libro de visitas con su postura. Sin puteadas ni halagos, simplemente con un "dale" si así lo creen, o un "espera un rato" si es lo contrario. Les prometo que si el libro ve la luz algún día, se los mando autografiado y con una foto en pelotas de cuerpo entero, (o al menos con todo lo del cuerpo que quepa en la foto)…, a modo de agradecimiento por la paleteada.

En una de esas aprovecho el sur, me arriendo una casa con una buhardilla con vista a alguno de los cerros nevados de acá, y me pongo a escribir... cómo saben si aparece de entre mis dedos algo más que un conejo y una paloma.

Para los que no la cachan aún, usen el emule y bájense a la Ana Carolina... ojalá con Seu Jorge... mi favorita es "prá rua me levar"... quiero a esa mina en mi cama... toca el pandero como diosa, la guitarra que es un deleite, el bajo a todo ritmo y para terminar de cagarla, canta como sirena. Merezco una mina así... el que esté cerca que me la traiga... ¡pero ya!

Un abrazo para todos



Compartir en Facebook