Piramides de Egipto
Bookmark and Share



¡TA MAL PELAO EL CHANCHO!

¡Protesto! Señor Juez...

Por El Necio
Investigador Privado

Agosto 2007

 

Resulta que con la búsqueda de la futura señora Necio, he desarrollado varias estrategias que me lleven por fin a su encuentro. Entre ellas, abrí una casilla postal para que las féminas interesadas en el "cargo", enviaran sus datos con carta de presentación manuscrita, y foto reciente tamaño pasaporte, pero en pelotas. No contestó nadie... no tiene ni arañas el casillero...

Me puse entonces como objetivo, conquistar a la narigona del capítulo anterior. Total, podría convencerla de que la weaita de que no bailo con extrañas por imposición materna era talla. Mala, pero talla.

Siempre que la vi, (o casi siempre), andaba acompañada de un tremendo weón, que para mi suerte, trabajó en esta misma tienda antes de que yo llegara, de modo que es conocido de mis niños de informática. De modo que el hilo conductor estaba nítido.

Reservamos dos mesas en el Cuervo Pub, para celebrar que no teníamos nada que celebrar, (porque un buen beodo siempre tiene excusa pa chupar por las tardes, la cosa no anda al lote), y no llegaron todos los que iban, de modo que nos sobraba una punta de mesa. Como a nadie le falta Dios, apareció mi compadre con otro amigo y les ofrecimos los asientos libres, cosa que aceptaron.

Gracias al "don de la palabra" que algunos dicen poseo, supe que se llamaba Claudia (punto en contra, ya tengo una historia con ese nombre que no resultó muy bien, aunque su resultado me tiene orgulloso y sacando pecho seguido. Mi hijo menor es producto de esa relación). Que estudió turismo y que como no hay mucho campo de desarrollo, se salva dando clases particulares de Inglés... mich, díjele, justo, justo cuando yo ardo en deseos de aprender tan necesario lenguaje... Me imaginaba el encuentro con ella y el culebreo para acortar trechos, más o menos en las siguientes condiciones...

Mira. A mi me encantaría que pudieras enseñarme. Claro que yo tengo un defecto físico importante... tengo una tremenda cabeza y las neuronas se desparraman por todo el espacio disponible, de modo que las vigentes, quedan a una distancia insalvable las unas de las otras. La única forma de aprender algo es acostado, porque todas las neuronas se van para atrás y se juntan en el patio, y de esa forma seguro que aprendo rápido.

Se supone que su nariz daría un respingo adicional con el datito, de modo que para ablandar, el siguiente comentario...

Eso para todo lo que no sea conjugación de verbos, porque eso del "to be" y el "to have" es complejo para cualquiera. Para ellos es absolutamente necesario batir un poco las neuronas vigentes con cierta cadencia, no puedo explicarte acá cómo, pero si me dejaras mostrarte...

Y hasta ahí llegué poh... tendría que ser la guaripola de las weonas para aceptar grupos tan baratos, pero no se me ocurre nada más poh.

Entonces me cayó la teja. He visto tipos que llegan, levantan una ceja, sonríen y a los dos minutos le están dando el tremendo beso a la mina más rica del lugar. Otros, que salen en la tele, tienen que andar arrancando... y nada de trayectoria ni ganarle a nadie.

Pasó por acá un tal Huerta... las minas estaban locas, ¡Está el Huerta! ... ¿Y quién shusha es el Huerta? Salió de uno de los bodrios televisivos. Pelotón me contaron. Ya… ¿Y?.. ¡Na poh!... ¿Pero es rico?, ¿Simpático?, ¿Inteligente?, ¿Cariñoso?... ¡No se poh!... ¡Es el Huerta!...

Tengo claro que con esta cara, el amor no es espontáneo. Ahora si le sumamos los años, el genio, los dientes, la eyaculación precoz y el ingreso insuficiente, se entiende que cuesta un poco más la weá. Pero corta el chacoteo poh. El Huerta con cueva dura una noche, porque tiene más pedidos de provincia de los que puede despachar su compañía de transportes y el nuestro es "proyectable". (de aquí a que aparezca otra Madre Teresa de Calcuta que nos de pelota, pasarán varios años).

Aparte de la conclusión final de que definitivamente está mal pelao el chancho, una pregunta me cabe: ¿what's reshushas happen's con las minas de hoy? En realidad no quieren compromisos o se hicieron a la idea de que todos los weones están idiotas con el videojuego o el computador y que ¿es estéril el esfuerzo de querer más? ¿Qué pasó con el sueño eterno de que alguien te espere en la casa para el abrazo y beso de bienvenida?, ¿Llegaron a la etapa de querer consoladores de carne y tamaño natural, obviamente desechables? ¿Tan revolucionaria está la revolución?

En fin, veremos cómo se va dando... tengo mi plan B... me bajó un interés repentino por el portugués, porque anda una brasileña que te la encargo...

Un abrazo mis nenas, y muchas gracias por la pelota dispensada con la encuesta. Decidí que es bueno partir escribiendo en serio, de modo que va la casa con vista al cerro nevado. Lo que salga es de ustedes...



Compartir en Facebook