Piramides de Egipto
Bookmark and Share



LA IMPORTANCIA DE SER TORO

Por El Necio
Investigador Privado

Agosto 2007

 

Tengo una imagen como un cuchillo clavada en la retina...

Esto de estar solo en los sures tiene sus bemoles. De cuando en vez, las niñas me sacan a dar una vuelta por los alrededores... me llevan pa lo oscurito. No en un afán de propinarme una paliza sexual en lo oscurito, sino porque simplemente me veo menos. Es decir, la oscuridad me cubre.

Es complejo lo de la "guertita" porque de partida, tienes que subirte a la Van por el lado de la calle. Sip, tal como lo leen. Por ser extensión de zona franca, llegan acá vehículos de segunda mano, paraditos, pero con la norma europea. Eso quiere decir que desde el volante para arriba, vienen en el lado opuesto. Nuestros mecánicos, que son a la chilena, les cambian el volante pal otro lado, y eso sería todo. La palanca de cambios te queda a la shusha para la derecha, los espejos no los puedes usar porque no están al lado que sirven, a menos que lleves un copiloto que te vaya contando lo que pasa, porque su panorámica es completa. El chofer, tiene hasta las calcomanías pegadas en su lado. Por tanto, no es raro que la puerta lateral de la Van no quede con vista a la vereda, sino que apunta para la calle. Te encargo la palanquita para abrir el estanque de la bencina, que queda al lado derecho del asiento del copiloto.

Otra curiosidad es que los Mitsubishi que para nosotros son Montero, para el resto del mundo son Pajero... todavía no entiendo porqué el cambio de nombre solo para nuestro país...

Pero bueno... a lo que nos convoca...

Andábamos por esos caminos de Dios, cuando vemos que en el potrero grandote, a la derecha de la carretera, las vacas corren en dirección a la alambrada... nunca vi una vaca corriendo, de modo que me impresioné. Por lo general, tienen un andar cadencioso y por ningún motivo se molestan en mover las cuatro patas al mismo tiempo, de modo que el comentario fue... mich, las vacas también corren...

Uno que ha visto el Discovery Channel, se manda de repente carriles interesantes. En mi caso, se me ocurrió alabar las capacidades de los perros pastores, que a un chiflido del amo, parten corriendo a arrear las vacas para el destino correspondiente. Nos pusimos a la tarea de ubicar entre tanta vaca corriendo, las patas de un perro pastor, pero naca.. no había perro de ningún porte por ningún lado.

Y tons??? ... Pensamos hasta en las vacas locas... una epidemia de la afamada enfermedad, con epicentro en el campo por donde pasábamos, pero eso si que era mucha tele poh...

Y de repentito... cachamos que al otro lado de la carretera, asomado a la alambrada, y mirando como para la carnicería, estaba el señor toro...

Y nada de aspavientos, nada de tenidas Armani ni Gucci, ni aires de toro de exposición con tremendos músculos, ni champion de los más picantes ni ná...mucho menos toro finalista de reality alguno, toro cascarriento de barrio como el mejor del centro no más. Y la manga de damas mirándolo del otro lado... nada de miradas furtivas ni de reojo... sin comentarios bajitos entre ellas de "uta que está rico el weón"... ni nada de eso... En resumen, de parte del toro un "aquí te las traigo Peter" y de parte de las damas un "póngale a gusto no más, estamos para servirle"...

Las vacas corrían hechas una saeta a encontrarse con el galán, por razones varias, (supongo, porque no he sido nunca ninguna de las dos weás). Imagino que las capacidades aeróbicas de la vaca son un antecedente valioso a considerar por el toro, (a menos que el toro domine las técnicas tántricas, porque ahí lo aeróbico vale hongo). Si consideramos que la "postura" preferida en el campo amatorio del señor toro sería el "pollitos pastando", tampoco se puede entender tanto gacelismo en el andar de las damas, ya que no se necesita tal desgaste energético y mucho menos la elocuencia aeróbica que les describo.

Por otro lado, me cuentan que el caballero arrasa con las féminas de a una en fondo. Les corre guaraca parejito y parece que ninguna queda con reclamos, porque vuelven a la cita cada vez que el compadre estira el cogote.

De modo que estoy escribiéndole al Señor de los Informáticos, para que considere en mi próxima reencarnación, mi intención de ser toro.

No me quejo. A pesar de que Aries es del mismo tamaño que un toro, lleva cuernos y es más asopao, no me ha ido mal. Pero debe ser interesante tener tal cantidad de damas para elegir, todas dispuestas a la matanza de la gallina en despoblado y sin asco. Nada de invitar a cenar a nadie, comprar regalitos para la candidata y su madre, perfumarse, vestirse bien, tragarse una que otra película de cine arte, para que no digan que uno es cuadrado porque ve solo las "duro de matar" más el número. Nada. Solo cerrar el ojo a la elegida, esperar a que levante la cola y tan tan... y si quedai con ganas le cierras el ojo a otra y dale... nada de celos ni de andar a las escondidas...

Uta... es un relajo ser toro...

Un abrazo animal para todas... y les comunico que hace rato estoy con el cogote estirao en mi lado de la alambrada. La mala cuea... a mi me tenían que tocar todas las vacas pitis...



Compartir en Facebook