Piramides de Egipto
Bookmark and Share



INTERPRETACIONES

Por El Necio
Investigador Privado

Septiembre 2007

 

Hay por ahí una parábola que dice: "Todos los seres con capacidad de amar, aman. Con aquellos que no pueden hacerlo, Dios debería cambiar sus corazones. De no poder hacerlo, debiera al menos torcer sus tobillos, así podríamos reconocerlos por su cojera". Alguien interpretó aquello y se mandó una declaración que asumimos los de la memoria colectiva, y sentamos de una a los cojos... la declaración fue: "No hay cojo que sea bueno".

La conclusión que me complica es que no importa cómo digamos lo que decimos. Nuestro mensaje siempre va a depender de los receptores. No sólo del buen estado de los canales de entrada del receptor, tal como sus ojos, oídos, tacto, sino que también del estado de su alma, de su cráneo, de su sensibilidad, de su entorno, (porque también depende del momento en que recibe nuestro mensaje).

No puedo pasar de largo con las noticias. La madre natura trata de decirnos algo desde hace mucho rato, y no somos capaces de traducir sus simples mensajes, sus claros mensajes.

Si no han visto noticias, les cuento: Europa está con temperaturas entre los 40 y los 50 grados. Van varios muertos entre los sofocados y los quemados, porque con esas temperaturas, los incendios se multiplican y son imposibles de contener. Al otro lado, la tormenta tropical más picante se convierte en huracán de categoría 5 al ratito, y claro, también cobra vidas como pasaje.

Curiosamente me toca estar en invierno, en una zona que se supone inclemente. Por el frío, la nieve, el hielo, las muy bajas temperaturas y el viento. Pues completamos una semana a pleno sol. No hace calor, porque los cerros están nevados todavía y el viento nos trae el recuerdo de esa nieve. El invierno por acá ha sido generoso conmigo, se llevó la nieve y el frío excesivo para Santiago y me ha permitido ver las caídas de agua de los cerros, las noches estrelladas y una variedad de verde que me invita a pintar.

Entonces me pongo paranoico. Esto no debiera estar pasando. No es normal. No es lo esperado. No es lo que se supone sea.

Desde mi metro cuadrado es cómodo. De pensar como todos, que el resto se arregle como pueda porque a mi no me afecta. Les prometo que le hago empeño a perder el resto de humanidad que me va quedando, pero la conciencia social se me va en collera.

Natura nos dice hace rato que lo estamos haciendo mal. Y ya saben, "lo que natura non da, salamanca non presta", de modo que una vez que lleguemos al punto del "no retorno", nos llegará al perno, irremediablemente.

Ese punto del "no retorno" que les menciono, es el momento en que se hace imposible volver. No importa lo que hagas, no hay caso. Llegando a ese punto solo queda seguir hasta donde sea que llegues. Como ejemplo: las minas del auto, (Thelma y Louise), que podrían haberse detenido antes de hacer mierda el camión. Lo otro podrían explicarlo como defensa de un intento de violación. Llegaron al punto de no retorno y siguieron y así les fue.

No todos los riesgos que uno corre le ayudan a cruzar ríos. Algunos ni siquiera son por decisión personal. Sin embargo, sus efectos nos llegan a todos por parejito.

Con un granito cada uno quizás podamos reducir los efectos catastróficos que se nos vienen. En vez de fumar adentro y usar antitabaco, fumen afuera. Llévenle flores a la vieja tupido y parejo y eviten los ambientales. Lleven la botellita cuando haga sed y eviten las desechables. Caminen todo lo que puedan y si llevan a la que te conté de la mano, les prometo que no se dan cuenta de lo andado. El planeta nos pasa la cuenta y si no se dieron cuenta, les comunico que estamos sumamente encalillados.

Un abrazo ecológico para todos...



Compartir en Facebook