Piramides de Egipto
Bookmark and Share



HABLANDO DE NERUDA

Por El Necio
Investigador Privado

Octubre 2007

 

Un lector me pide el texto del "Aquí estoy", de Neruda... No tengo cómo enviárselo porque estoy todavía a la cresta pa'l sur y mis libros no viajan conmigo, pero a modo de consuelo por mientras, hablemos un rato del vate.

A mi parecer, Neruda toma cuerpo cuando se empieza a involucrar con los procesos sociales de su tiempo, en forma directa. Antes de eso sería un "guatón copión", del tipo Isabel Allende con García Márquez. Neruda es un copión inteligente y múltiple, porque no extracta ideas de un solo autor, se preocupa de hacer "collages" de varios, para armar sus cuentos, y claro, le funciona. (lean a Tagore y encontrarán a Neruda y sus "20 poemas de amor...". Reitero que es mi impresión).

Creo que su "primer combo" es "walking around", "Sucede que me canso de ser hombre...", de "Residencia en la tierra". Se vive la guerra civil española; Matan a Lorca, (se van hartos en éste rato, también parte Miguel Hernández), y entre discurso y discurso con los 500, (asociación de intelectuales en la que participa, que más tarde intentará sacarlo de Chile, cuando el Pinocho y compañía se manda el numerito del golpe), se va codeando con los portentos de todos los tiempos.

Uno de esos portentos es Picasso. Pinturas como: "Guernica" (pueblo vasco devastado con el apoyo de hitler), y otro anterior "sueño y mentira de Franco", grafican las últimas líneas del poema en comento. Les doy los últimos versos y se bajan una foto del mural para la comparación in situ:

"... Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.
Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos, con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran lentas lágrimas sucias."

Como prueba del "chileno patiperro", el único compatriota testigo del andar de "Guernica", antes de su debut en público, fue Matta, que por esos días era "goma" de los mandados y aprendiz. Por eso tiene su "visión" del mural a lo Matta.

Picasso se hace íntimo de Neruda. Tienen varias anécdotas juntos. Entre las destacables, está la del regalo con elástico: Neruda en un "aprecue" de chilito, cruza la cordillera a caballo y con chapa, para burlar a la policía política. Se llamaba "Antonio Ruiz" y llevaba bajo el brazo su "Canto General", que por si las moscas, lo "encubrió" con un título y autor distintos, ("Risas y lágrimas", Benigno Espinoza). Le habría regalado ese ejemplar a Picasso y más tarde se lo habría pedido de vuelta, por ser el original y único. Se cuenta que Picasso le habría regalado en otra oportunidad a Neruda, un minotauro de oro chiquito y también se lo habría pedido de vuelta más tarde.

Curioso por decir lo menos. En el "Aquí estoy" solicitado, Neruda incluye al pintor en una frase como: "... un retrato pasado por las verijas de Vincent Huidobro", aludiendo mordazmente al cambio de nombre de Huidobro y a que Picasso lo habría retratado. Razón suficiente para que el pintor lo mandara a buena parte, pero no ocurrió.

Otra de las cosas interesantes era que se entretenían con los cazadores de autógrafos, y los agarraban pa'l fideo, firmando Neruda como Picasso y viceversa. Se contaban historias y chistes. Famoso el de Damocles... "llega una señora al médico y le dice: Doctor, estoy tan nerviosa, no se qué me pasa, parece que siempre colgara sobre mi la espada de Colón... y el médico contesta: ¿La espada de Colón?... ¿No será el huevo de Damocles?".

Hasta una foto circula en la que Picasso besa en la mejilla a Neruda. Es decir...eran amigotes.

Ta gueno. Mi grado de reconciliación con Neruda no ha llegado tan lejos como para tenerme mucho rato hablando de él. Digamos que estoy devolviéndole algo de respeto en la medida que releo sus cosas, pero me cuesta evitar el: "¿Y éste...de dónde lo habrá copiado?".

Un abrazo para todos, y una disculpa para Manuel, por no poder cumplir con su solicitud todavía.



Compartir en Facebook