Piramides de Egipto
Bookmark and Share



DESESPERADAMENTE BUSCANDO A "ROMINA"

Por El Necio
Investigador Privado

Octubre 2007

 

Se nos viene una "venta de garage" importante, en lo que a utensilios de cirugía estética mayor se refiere. Veremos desfilar un "todo a luka" de pechugas de silicona de todos los tamaños; levanta glúteos y octavas costillas; elementos laparoscópicos de última tecnología con sus correspondientes "shupadores" "atómicoindustriales" de grasas no deseadas; pa'qué te cuento la chorizada de jeringas y agujas botox.

Los cirujanos estetas buscarán conseguir un puestito en la feria de su sector, para pasar el tiempo de las "vacas flacas", porque por estos días, la que la lleva claramente, es la "Romina".

Mis queridos amigos de la franqueza "de la tercera columna", se ensayan todo el día frente al espejo, con las expresiones faciales y corporales, además de los insultos más hirientes para la Romi... "Gorda mal hecha, hedionda..." y un sin fin de frases que consigan el enojo instantáneo de la Virgencita de los supramilagros. Su objetivo: que de la noche a la mañana, el sortilegio del enojo Rominil, los convierta de un weón desabrido, sobreactuado y más fome que pegarle a la hermana, a un portento de mina rica e inteligente, que tiene todas sus cositas bien puestas.

Incluso, algunos de nuestros aguerridos Carabineros de Chile, con un inconfesable deseo interno de convertirse en "amazonas de la justicia", están en la tarea de ubicar a la díscola brujita.

Está clarito que no hay disposición anímica para portarse mal a lo Lalo, y con ello conseguir el deseado enojo. Están con el deseo del cambio abrupto de sexo desde hace rato, pero traicionar al "metagénero" es imposible.

En el rebuscado supuesto de que amaneciéramos con nuestras presitas más preciadas "shuteando" por el otro equipo, las principales ocupaciones del "exmachoahoramina", serían: comprobar si duele mucho vivir con tan poca neurona; encontrar dónde shushas queda, hacer un mapa caminero y publicar la ubicación exacta del puto "punto G"; cachar qué se siente tener más de un orgasmo sin la siesta entre uno y otro; entender por fin la importancia fundamental de que combine la cagá de cartera con los zapatos; saber la diferencia entre los dolores: del parto, depilarse con cera los rincones más sensibles, del ciclo menstrual y otros con respecto a prestar "el chiquitín", porque aunque los primeros no tienen problemas en resistirlos más de una vez, el segundo no lo sueltan nikagandito, porque "duele"; y claro, como dice un colega, determinar la distancia máxima a la que se puede llegar, lanzando una pelota de ping pong con "la que te conté".

Ahora, las "damasconapéndiceadicional", tendrían clarito lo que es: orinar de pié conversando con el que está al lado; Porqué es importante pasar de los 18 centímetros; que es estrategia el que no podemos hacer dos cosas a la vez; correr detrás de la pelotita; ver como otros corren detrás de la pelotita; echar un polvo en vez de hacer el amor; esperar a que la mina esté "lista"; jugar al pool con los amigos; y un etcétera amplio que me reservo por pudor...

No se qué onda con las teleseries. Lejos están los días en que todo el argumento era saber de quién cresta era la guagua de la madre ciega o coja, y estando en una zona donde todavía están esperando saber quién se cagó a la madrastra, cuesta creer el temita del cambio de sexo biónico del canal católico.

El único fin de la televisión de hoy es entretener. Entretener a una manga básica que se alegra de que la Bolocco se haya cagado al Menem con el italiano. Eso le pasa por viejo, por verde, por mafioso y por argentino, no necesariamente en ese orden. La manga básica que espera que la modelo tal se tire al futbolista tal, porque las vidas profesionales de ambos son cortitas y hay que aprovechar al máximo las lukitas hartas que les reportan. La manga básica que espera que alguien le pegue por fin al Egas, pa bajarle el moño y con ello vengar a las minas que sufrieron el flagelo del "duro de tragar" chilensis.

Pensándola... yo de mina... hmmmm... me suicido a los dos minutos. No es vida ser mina. No con mi grado de comodidad. Dios es claramente varón, se cagó a las minas de un viaje... de pensar en todo lo que hacen en un día me canso. Esa cantidad de responsabilidades... que si te echai un polvo tienes que andar sacando cuentas... que el cuidado y la incomodidad para "esos días"... Un copete de más en una fiesta puede provocar el embarazo... ¿Tai más weón? ¡Noooooooo!... Ahora, si a todas esas tareas o quehaceres le sumamos el tener que conquistar a un weón del todo básico, para que sirva por último de compañía, ¡Saaaaaaa!... ¡Nikagandito!... buscar verse bonita a pesar de lo que uno es y con la vara que imponen los medios... sabiendo a priori que tienes las patas flakas, el poto gordo y pocas pechugas... ¡Naaaaaaa!... Ser mina es lejos lo más estresante del universo...

Un abrazo con mi admiración para todas las minas del globo... no puedo creer que a pesar de esa carga diaria puedan sonreír y pasarla chancho igual...



Compartir en Facebook