Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

RECAÍDA

Por El Necio
Investigador Privado

Diciembre 2007

 

Shúngale!!! Ahí vamos otra vez...

Quedé tirado en la carretera con el impacto. Se me apareció mi futura esposa en el camino y estoy impresionado...

Se las describo para que vayan cachando el mote:

Es chiquita... aer... o sea, yo la encuentro chica, pero eso es lo mismo que decir que viene del norte por éstos lados. Todos los que llegan vienen del norte, porque pal sur hay puros pingüinos. Yo ando por el metro ochenta y nueve... ochenta y seis mejor dicho, porque ya nos vamos achicando, (espero no esté pasando lo mismo con las otras extremidades), de modo que la mayoría, desde mi punto de vista, es chico.

Mi mentor dice que "el tiempo está a favor de los pequeños... y de los buenos sueños...", de modo que la mezcla es una promesa.

Es de esas damas que juegan con el pelo. No hay cosa que me intimide más que una dama jugando con el pelo. Te presta atención cuando hablas, pero con todo el cuerpo. Te mira a los ojos o directo a la boca, (uno de mis puntos débiles es que una mujer me mire concentrada a la boca). Me ocurre seguido eso. Tengo la voz demasiado profunda y en los espacios ruidosos no se me escucha bien, de modo que las damas terminan leyéndome los labios para cachar lo que digo. Entre palabra y palabra, ella toma la cola de su pelo, le da un par de vueltas, lo levanta de la nuca y después lo deja caer... no te explico la cantidad de cosas que me pasan con eso...

Mujeres del mundo!!!! , si quieren a su macho recio bramando por más, empiecen a jugar con el pelo cuando estén conversando un traguito...

Tiene una risa a lo Julia Roberts en "pretty woman", cuando el "care ná" del Richard Gere le cierra el estuche del collar, en el momento en que ella lo va a tomar.

Está claro que para una risa de esas características hay que tener todos los dientes alineaditos, porque es a mandíbula batiente. Me encanta cuando se ríe, de modo que trato de ser lo más simpático que puedo, para mantenerla en ese estado. Tiene sus bemoles la weaita, porque tiene que ir seguido al baño para no mearse en el lugar, pero no importa. La obligaré a un control acabado de esfínter porque no dejaré de provocarla para que me regale de esa risa incontenible, explosiva, de grandes bocanadas de aire y de lágrimas en la expresión. Amo profundamente a una mujer que es capaz de reír. No se equivoquen ah, no es chabacana en la cuestión "risística". No hay estridencia. No es que la gente del local se de vuelta para cachar a la weona que se ríe tanto. Es una risa íntima. Una risa de dos, que no pasa de la mesa, (gueno, nunca de dos... normalmente de a cuatro o de a seis... pero estamos partiendo).

Está llenándose de amigos... viene saliendo de una relación que le dejó algún daño para curar y está en eso... como varios que conozco... casi todos en realidad. Es una weá obvia si pensamos en que los que se reúnen en un café o pub están claramente solteros, de otro modo, estarían con su pareja haciéndose nanay en otro lado.

Es complejo para los varones describir físicamente a una mujer. Somos demasiado básicos y no pasamos del: "tiene un culito que invita al mordisco y unas pechugas para dormirse agarrados hasta el otro día..."

Se parece a la española con que el Tom Cruise cagó a la "rucia", solo que la española es más fea. En realidad, me daría lo mismo que fuera como una botella de Fanta. Es el webeo con el pelo y su risa lo que me tiene pegado.

Como buena Leo es apasionada... de piel... abrasadora... pegote... uta... me encanta.

Anda como yo al principio del fin... definiendo entre fleto y monje pero nada de relaciones con el sexo opuesto, que nos pongan otra vez a soñar huevadas que se hacen mierda con el tiempo. Pero como ya vengo de vuelta sé que es pasajero. Dura hasta que aparece otra... que juega con el pelo... que ríe descaradamente... y que te dedica ambas cosas.

Ella todavía no se entera que estoy armando planes para el futuro. Ni siquiera sabe que antes de Enero estará en mi cama esperando por el desayuno que le preparo. No tiene idea que va a estar pensando en cómo será un hijo nuestro, mientras estudia para la prueba del viernes. (No se pasen rollos, ya no arrastra la bolsa del pan, pero me confesó que quiere estudiar, y claro, lo incluyo en el sueño).

Uta el weón romántico!!!...

Esperanza... ambiente navideño... luz... testimonio de estar vivo... con ganas... de vuelta... llámenlo como quieran: La vida está ahí y prefiero salir a buscarla a quedarme a mirar cómo la distancia y la ausencia no son capaces de matar recuerdos. Elijo cambiar sin reparos ni dramas de conciencia, un cuatro de diciembre por un cinco de agosto. Elijo a otros ojos sobre mis manos cuando me da por la guitarra y a otra voz acariciándome el tímpano derecho, que es el que se mantiene activo, y a otra figura encaramándose por mi cuerpo...

Arranca chiquilla que voy a buscarte... y no soy nada fácil...

Pidan un deseo... con los ojos bien cerrados... es navidad y ésta vez el viejo está cumpliéndolos todos... se los prometo.

Un abrazo muy, pero muy apretado... de esperanza... para todos y fundamentalmente y solo por ésta vez, para mi.

Compartir en Facebook