Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

SI ESTE NO ES EL ANTICRISTO YO SOY EL PAPA

Nunca hubo un puto comentario con respecto a los abusos que ya se multiplicaban por el mundo.

Por El Necio
Investigador Privado
elnecio@chile.com

Abril de 2010

Leo la carta que enviara Benedicto XVI a los irlandeses, con ocasión de las denuncias por abusos sexuales de los curitas. Se supone que es un "perdón por las molestias" y el obvio, "estamos trabajando para usted", pero no llega ni a eso...

Son años de denuncias contra los curas poh... tantos que ya en el año 62 había un instructivo del Vaticano con respecto al tema, que establecía que tanto los infractores (sacerdotes acusados de delitos sexuales), como sus víctimas, debían "observar el más estricto secreto" y "atenerse a un silencio eterno". (Va en cursiva y rojo porque es literal ah... y literal quiere decir que así sale en el documento).

Entonces, cuando éste compadre dice en su carta: "No tengo más remedio que compartir la desolación y la sensación de traición que habéis experimentado tantos de vosotros al saber de estos actos pecaminosos y criminales y de cómo se ocuparon de ellos las autoridades eclesiásticas en Irlanda", como dándose recién por enterado y con carita de asombro y pena por tanto culo ingenuo caído entre las sotanas implacables, lo mínimo que da es bronca poh. Y da bronca porque éste señor estuvo los últimos 30 años antes de ser Papa, a cargo de la Doctrina de la Fe, que viene a ser como el "Departamento de Asuntos Internos" de la Iglesia poh. Es más, en el 2001 envió un documento con su firma a todos los obispos del mundo, reafirmando los criterios de secreto y silencio que ahora les comento del 62, y amenazando con excomunión incluso, a los gritones... a los que se fueran de tarro.

La Doctrina de la Fe se mete incluso con el comer chicle en la iglesia. El vestir apropiado. Y nunca hubo un puto comentario de éste caballero con respecto a los abusos que ya se multiplicaban por el mundo. Nunca dijo nada que no fuera: ssshhhhhttttt... y despacito un: sana, sana potito de rana...

Pocos entendieron la protesta de la irlandesa peladita y hermosa en aquél tiempo, (Sinead O'Connor), cuando rompía en cámara una foto del Papa Juan Pablo II, por la nula respuesta de la iglesia a las tantas denuncias. Porque esa no era la Iglesia que ella amaba y era parte. Esa Iglesia contemplativa no era su santuario. No el lugar dónde uno recurre en sus períodos de mayor angustia a buscar y encontrar consuelo. Esa no es la Iglesia de ningún católico. Esa Iglesia que ampara atrocidades contra niños indefensos y confiados en que están en manos de los delegados de Dios y en la Casa de Dios, es de otros weones que no son amigos míos.

Una demostración empírica de figura y fondo en estética, o forma y fondo en gestión o discurso. La gallada se quedó en la forma y se entubó el fondo. Porque el fondo es atroz y es mejor hacerse el weón. ¡Como siempre!

¿Qué habrías hecho si después que tu hijo es abusado en una iglesia por un sacerdote, recurres a su máxima autoridad con la denuncia y de respuesta obtienes no solo silencio, amenaza de excomunión si hablas de ello?... ¡Qué habrías hecho?... ¿Rompes la foto?...

Hubo un tipo que fue al mismo programa en que la Sinead hizo el numerito, pero a la semana siguiente, y declaró que si él hubiera estado presente la abofetea. Como tantos que pensaron que la mina andaba drogada o algo. Nunca cacharon.

Algo le pasa al ser humano con la verdad cuando ella nos expone. Cuando deja en evidencia el barro. La tendencia es a negarla. A minimizarla, o de una, pedirle al que la dice que se calle, que haga otra weá.

Me pasa con ustedes. Yo acá expongo hechos y sobre ellos expongo mi opinión y dejo abierto el debate. Hechos... cosas que pasaron y que existe al menos un documento que lo prueba. Porque mi análisis lo baso en la lectura repetida de esos documentos, y no falta el que dice: ¿Y la cagá de éste otro?... ¿Y los egipcios weón? ¿Ah? Si poh... ¡Los Egipcios poh weón!... ¡Ahhhh!... ¡No te gusta ese ah!... ¡Hablemos de esos poh!... Esos se robaban las lukas en camiones... y la verdad no me interesa el culpable, me interesa la cosa social que está inserta en la acción. Poner a todos los que pueda en conocimiento y en alerta de "la cosa", porque el weón me da lo mismo.

Seguramente habrá más de un beato que me dirá: "son errores de los hombres y la iglesia la hacemos todos. Dios es más poderoso que un cura pedófilo"... y la weá... pero por favor, vayan al fondo, y en el fondo, debe haber en la Iglesia un mandamiento al menos, que diga: "Cura, no te follarás cabros chicos en las iglesias"... ¡Y no hay! No hay un puto documento del Vaticano que diga algo parecido. Que lo critique. Que lo exponga. ¡Nada! Pero si los hay con respecto a morir en la rueda con los que pillen en el acto, tanto a victimarios como a victimas.

Quizás poniéndose en el lugar del Bene y teniendo como él, un hermano acusado de lo mismo, es probable que buscará sentencias justas pero mínimas. Sacar a los tipos del sacerdocio y meterlos a una institución que los pudiera tratar, pero nunca lo que se ha hecho. Nunca hacer perro muerto con algo tan evidente y tan público.

El pasado del muchacho tampoco es tan admirable, no digamos que andar pateando culos judíos en los campos de concentración nazi, sea gran curriculum para ser Papa. O sea, ¿Si éste weón es Papa, qué te extraña de que Piñera sea Presidente entonces?... ¡Serán los tiempos poh! El HAARP, que en un disparo en la frecuencia justa nos mandó a la shusha el seso.

No arruguen tanto el ceño... ustedes también lo miran y no les da confianza... algo les recorre la espalda cuando lo ven... no saben lo que es, pero les pasa...

La descripción del Anticristo me cuadra con el Bene, y si soy excomulgado de la Iglesia por andar gritando, pues en buena hora. No quiero ser parte de los silencios. En casos como éste yo prefiero los gritos. Destemplados y claritos. Que no quede duda que no soy parte de eso nikagando, aún amando a Dios por sobre todas las cosas.

Gracias mi colibrí hermoso por la luz...

Un abrazo para todos.



Compartir en Facebook