Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

HAY OLOR A CAGÁ GRANDOTA EN EL AMBIENTE

En términos de presión, no hay. Los cabros pueden marchar todos los días y no pasará nada. Es más, si no hubiera encapuchados la noticia sería: "hoy marcharon cien mil" y filo.

Por El Necio
Investigador Privado
elnecio@chile.com

Noviembre de 2011

Leyendo la última encuesta Adimark uno podría con legitimidad, pensar que todo sigue igual. Que no hay grandes cambios respecto al mes anterior y que tendremos un mes más de lo mismo. Sin embargo, la gallada sigue crispándose. Cada uno para su santo por el momento, pero cuando toda la bronca se organice en un puro grito y se apunte para la Moneda, quedará la mansa cagaita. Se los doy firmado y con un rato largo de anticipación.

La legitimidad en Chile no es conocida. Siempre, durante toda la historia republicana del país, se nos han impuesto, desde la Constitución Política del Estado para adelante. Si pues, las tres o cuatro constituciones políticas que hemos conocido, han sido producto de Dictaduras o Gobiernos de Fuerza. No electos democráticamente. Onda en "tomas".

Si ustedes dicen: ah, pero los de ahora son elegidos "democráticamente" poh, ganaron en las urnas. Y les concedo el punto. Pero si le hubieran preguntado al pueblo en primarias si querían a Piñera o Frei como candidatos, la respuesta ya la saben poh. No pasa ná. Estúbese a ambos con harta vaselina... Y está claro que era harto más vomitivo Frei que Piñera en ese momento, porque al menos con Piñera había la esperanza de que "aprovecharía la oportunidad histórica de la derecha" y haría un gran gobierno. Pero tu cachai poh...

Y es complejo entrar en la psiquis de los electores, porque si analizas a los mejor evaluados hoy del gobierno: Golborne, Allamand y Schmidt, llegan al 78% de aprobación. No por sus aciertos claramente:

Golborne ha sido trágico para la Minería en Chile. No malo, ¡TRÁGICO!: Vendió las empresas relacionadas de Codelco; aprobó y movió las minas de carbón del Sur; dejó lista la compra de la mina mula con el crédito chino, osea... trágico pa Chilito, sin embargo la gente lo quiere porque lloró con los mineros y tocó guitarra con las familias. Osea, el "niñita Golborne", ahora en Obras Públicas para que se luzca, tiene un apoyo popular que no responde a su actividad, si no a su "sensibilidad".

Allamand es todo un caso porque era resistido hasta que se murió Camiroaga. (Junto a él, un cuñado del Ministro), y sus apariciones comentando los avances del "rescate", le valieron el apoyo de hoy, por "humano". Gestión como las wéas porque se murieron todos y todavía no se consigue una versión real de qué pasó. Encima, se le muere en el aeropuerto uno de los rescatistas que es alcanzado por una hélice. Es decir, ya no puede ser peor la gestión y el tipo tiene un 78% de aprobación. No profundizo de puro paleteado, pero el punto está hecho.

Finalmente Schmidt es defensora acérrima del "postnatal gobierno", que es muy distinto del aprobado. Para aprobar el actual, hubo huelgas de hambre, pataleos, negociaciones, incluso aprobado en el Senado, la Ministra y el Gobierno recurren al tribunal constitucional para dejarlo nulo, cosa que logran y vuelta a las negociaciones. La oposición gana el gallito y el postnatal ve la luz... Claramente NO gracias a la Ministra Schmidt ni al gobierno, pero ella se lleva el reconocimiento popular.

La legitimidad entonces, toma ribetes extraños entre nuestra gente. Uno se pregunta con regularidad: "sánguche de qué es ésta weá?", porque no se entiende.

Es común el dicho: "con el diario de hoy, se envuelve el pescado de mañana", y se refiere a que la gente olvida rápido... sin embargo, mi opinión es que la gente ya no pesca, por tanto no necesita olvidar. La gente de nuestra generación tiene clarito que los weones que ganan son siempre los mismos. No importa el pataleo ni por cuánto rato, nos ganan por cansancio porque nosotros dependemos del sueldo y no podemos eternizar las posturas beligerantes. Ellos se las arreglaron durante las dictaduras (todas, no solo la del Pinocho), para ir arrinconándonos. Para que los pataleos fueran siempre por un rato.

La última pérdida fue la del derecho a huelga. Antes, el empresario no podía reemplazar a los funcionarios en huelga, entonces tenía que reunirse con los trabajadores para llegar a un acuerdo porque cada día de huelga significaba pérdidas para su bolsillo. Hoy puede reemplazar a los huelguistas, entonces los deja meter bulla en la puerta por todo el rato que quieran, porque no pierde ni uno el rato que dura. Nada, ni en imagen, porque la gente se chorea rapidito con el ruido que meten y la manito que ponen para la olla común.

Por eso es que dejan marchar a los estudiantes todo lo que quieran, y se las arreglan para que el resto de la ciudad se moleste con las marchas. Por eso dejan hacer a los encapuchados, para gasear a gusto y mojar más. Porque eso afecta a todo el mundo alrededor de la marcha y la gente culpa a los manifestantes, restándoles apoyo.

En términos de presión, no hay. Los cabros pueden marchar todos los días y no pasará nada. Es más, si no hubiera encapuchados la noticia sería: "hoy marcharon cien mil" y filo.

Tenemos instalada la desidia. Los políticos no harán nada. De ningún lado, porque sería suicidio. En el momento en que termine el binominal cagan todos de un pape y la gente empieza a elegir caudillos. La gente con pega decente no hará nada tampoco, no quiere que su actual comodidad se trastoque. No quieren hacer olitas, porque si está la cagá, pero hasta acá ellos se barajan bien. Tons, dejémoslo como está no más... pero está el resto, que sigue creciendo. El estallido social mundial reclama lo mismo. Participación es el lema y no los dejarán así no más, porque significa "entregar"... y nadie entrega si puede afirmar pues.

Así las cosas, está hediondito el ambiente. Huele a reivindicación social en mala. Onda los 100 mil cabros encapuchados y dejando la escoba para que los tomen en cuenta. "Nos tomen en cuenta" finalmente, porque de algún modo, lo que los cabros piden es lo que quisiéramos para nosotros, nuestros hijos y los nietos que vengan. Un país que comparta los avances con la gente del país... no es tanto pedir...

Un besote para todas... un abrazo para ellos, y veremos qué nos depara el destino...



Compartir en Facebook