Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Enero de 2013


LULI Y CARLA OCHOA LEEN A HEGEL Y KANT

- Con quimio y radioterapia partio al puerto a ver los fuegos.
- El drama de renovar la agenda anual.
- Así que Lady Di no era tan santa pero llego virgen a la boda.



Haremos una columna veraniega, limpia y con harto para leer.

A veces cuando conversamos, da la impresión de que alguien te dio a leer esta columna antes de ser publicada. El otro día entregaste argumentos como respuesta a ciertas observaciones que te hice, pero que iban a salir el fin de semana; a menos que hayas leído un sitio regional en el que adelanto crónicas dominicales. Entonces me di cuenta de algo que estaba en mis cálculos, que te ibas a convencer de que no eras tú la aludida, pero lo eres, en un 10 por ciento. El otro diez es una conocida tuya y el 80 por ciento restante MG.

Una vez Rene Naranjo, allá por 1989 me preguntó: 67¿Cuándo te quedaste?
Quiso decir cuando dejé de evolucionar de ser realmente creativo. Fue duro asumir que a los 42 años había ya propinado los grandes impactos o los factores sorpresa que me hicieron conocido.

La foto de Lady Di en el regazo en un varón en Suiza con un botellón de whisky no significa que la princesa no llegara virgen al matrimonio; pues fue examinada por un ginecólogo como lo ordena la casa real. Fue una noche de juerga, asexuada quizás con un toque de tetitas, unos calugazos y chao. Cero importancia. Nada de Vale Roth con la Kel ni con futbolistas.

Me hablan de millonarios chinos, de mujeres que se hacen implantes por cien mil dólares y me pregunto, ¿Es o no es una sociedad comunista? Porque si una dueña de casa tiene lucas para someterse a cirugías de embellecimiento, quiere decir que la casta de privilegiados es inmensa. Sin ir más lejos hace un par de meses leí que un hombre acusó ante la justicia de haberle dado una hija fea. Al investigar el tema, la madre confesó que ella fue fea pero que se hizo arreglos por doscientos mil dólares que la dejaron en condiciones de cautivar al chino; pero la descendencia mantuvo la marca registrada y el papá quedo disconforme luego de sospechar que hubo un patas negras de por medio.

Millaray Vieira, hija de Gervasio, siente un problema de imagen paterna por eso tiene de pareja a un veterano como Eduardo Díaz. Mi mujer también tuvo un rollo con su padre y por eso dice que se enamoró de mí.

Esta semana la pasare en Algarrobo luego de un examen medico en casa de mi hija, nieto y primera esposa que arrendaron en Algarrobo. Ojala no me tope con Pato Aylwin, el año pasado casi ocurrió pero mi mujer me advirtió que estaba en un almacén saludando gente y comprando yogurt.

Apenas pude comencé a llevar a Isi a este balneario que fue el mío en la infancia. Pensé que iba a poder hacerlo una vez, y vamos para la tercera. ¿Llegaré a verla de 15 años?

Una de las celebraciones más simpáticas para llamarla de algún modo, la realizó para el Año nuevo reciente el empresario magallánico, Pedro Sánchez Barría. Aquejado de un cáncer, el dia 31 desde la Clínica Las Condes partió a las seis de la tarde rumbo a Viña del Mar. En la madrugada previa le hicieron una quimio, luego al mediodía una radioterapia, a las cinco le pusieron inyecciones revitalizadoras y lo sentaron en un coche. ¿Cómo lo hiciste para llegar al puerto?, le pregunté.
"Nos fuimos por caminos interiores, por algo soy el jefe de los cacharreros y se me todas las rutas del país".
Pedrito le había suplicado a su familia que le dejara solo en esta aventura, para sentir quizás por última vez sensaciones nuevas. Pedro ya salió hace diez años de una de estas así que, la fe lo acompaña de todos modos.

Un veterano medita mientras traspasa los teléfonos y direcciones de la agenda 2012 a la del 2013: ¿Cuántos años más me quedan para hacer esta tarea?
El tiempo corre, más bien dicho galopa, en la medida que nos acercamos a edades maduras y son varias las cosas que de un año a otro, uno deja de hacer.

A los cincuenta, ya complica subir el Everest; a los sesenta, ponerse bajo los tres palos para jugar al fútbol, a los setenta al basket a menos que se posea un físico privilegiado como el investigador y escritor, eterno seductor, Nicolo Gligo. A los ochenta estamos pendientes de la diabetes y las contraindicaciones del viagra; diez años después, de pedir perdón por todos los pecados y rogar por un deceso durante el sueño.

Ya cumplir ochenta es la yapa pura, hay que estar feliz de poder caminar y amanecer sin que duela algo.
En la medida en que transcurren los años, asimismo se achica la lista de sobrevivientes, de compañeros de curso, de correrías y de peleas. Comienzan a figurar los hijos de… y, en algunos casos, los nietos y muchas viudas.

Pero, para algunos capítulos, nunca es tarde. Yo mismo me casé hace dos meses por tercera vez; conozco viudas que suplicaban por arrojarse a la tumba para que las sepultaran con sus conyugues y al año estaban felizmente reincidiendo. Al mismo tiempo que no son pocos los viudos que en años octogenarios deciden unir sus vidas nuevamente y hacer lo peor, no envejecer junto a su pareja, pero en cambio se encuentran con una mujer (o viceversa) armada por un enjambre de achaques y dolencias peores que los suyos.

Hace unos años en una boutique, una de mis ex esposas encuentra a una señora eligiendo vestuario, Cantaba feliz de la vida, tan feliz que le pregunta el motivo de tanta dicha. La dama le responde:

"Acabo de enviudar". Ante la mirada incrédula explica: "Mire mijita, mientras vivió mi marido lo pasaba en celos, pendiente de sus infidelidades y humillaciones De las horas de llegada y ausencias sospechosas. Si nos hubiésemos separado, los hijos nos habrían apabullado a reproches e igual le estaría siguiendo la pista sentimental para puro sufrir. El hombre muerto es sinónimo de fin de los problemas. Lloré lo justo y luego aprecié la liberación".
Y la señora siguió trinando.

Si el estado de ánimo es positivo, es probable que reincorporemos a la agenda, algunos nombres tachados en su momento por rabietas o rencores no perdonados; o puede ser que uno se diga: "Hace tanto tiempo que no lo veo, ¿Para qué ponerlo?"

Cuando me vine a Magallanes, saqué a casi la mitad de los nombres de la agenda 2008. El muy pelma, jamás imagino que con sus nuevas actividades, iba a requerir nuevamente algunos de esos celulares.

También veo con espanto que muchos colegas han jubilado, entonces predominan las residencias, no los lugares de trabajo, es decir las direcciones de parcelas de agrado, para los que lo hicieron bien, y otras más tristes, como pensiones y casas de la tercera edad, para quienes impusieron mal o simplemente jamás imaginaron llegar a la tercera o cuarta edad.

Finalmente aludimos a aquellas personas que morbosamente decoran la agenda con fotos de las llamadas de antes. Sin querer, se infringen un dolor innecesario porque en la imagen queda plasmada más que en ninguna otra parte, el paso del tiempo.

Una directora de medio periodístico que fue preciosa hasta los cincuenta años, cayó en la adicción estética, al extremo que perdió las líneas auténticas de su rostro y su cuerpo a punta de bisturí y silicona. Un día le comentó al contador que se deprimía en su oficina plagada de fotos de todos los tiempos: El hombre rústico pero nada de leso, le recomienda. "Mira estas todo el día mirando esas fotos de hace cuarenta años; luces preciosa en medio del jet set, con los vestidos todos bien ajustados e inevitablemente comparas y por eso te deprime; descuélgalas y verás como se te levanta el ánimo".
Santo remedio, las fotos fueron reemplazadas por cuadros modernos.
Cuando nos veamos tentados de colocar fotos antiguas en la agenda, espejo de nuestra juventud, pensémoslo bien antes de caer en una mala onda que nos acompañará hasta que nos pongan entre las manos la del 2014.

La primera vez que pisó suelo magallánico lo hizo en el mismo avión que traía al presidente Carlos Ibáñez del Campo (en broma le preguntan si en su primer o segundo mandato).
Víctor Hugo tenía apenas cinco años. Después el cable a tierra con la región fue a través de su abuelo José González y su madre. El tata fue un destacado fotógrafo, que además filmó escenas de la vida cotidiana de Magallanes en los años veinte y treinta. "Registró hasta un militar cabalgando en un caballo de madera", recuerda Víctor Hugo.

Fotógrafo aficionado, trabajó en el vespertino "La Segunda" cubriendo los últimos 300 metros de la llegada de las carreras del Hipódromo Chile en Santiago, Luego vino el once y partió al exilio nada menos que a Albania, donde trabaja en una radio en Tirana. Algo muy atípico, como que es un periodista que jamás ha bebido alcohol, que salía de farra con sus amigos apegado a la gaseosa y que vive parte del año en Chile y la otra en Paris. Esto último en convenio con su esposa francesa, Dominique Monteau, encargada de la iconografía de la revista.

Periodista de Radio Francia Internacional, decide en septiembre del año 2000 editar la versión chilena de Le Monde Diplomatique, revista mensual francesa dirigida por Ignacio Ramonet de 300 mil ejemplares de tirada y que nace de una raíz del diario francés Le Monde, pero la tendencia de la revista es mas de izquierda.

- Fue un riesgo y claro que perdimos harto dinero, pero el desafío valió la pena.
Muy amigo de sus amigos, Víctor Hugo no perdona que hablen mal de ellos, como Luis Sepúlveda, de quien ignora hasta su mitomanía.

- Quise traer a parte de mi familia a conocer Torres del Paine y Punta Arenas y celebrar el paso al 2013 en esta región lo cual pondrá muy feliz a mi madre -dijo.

La historia de Marta González Marnich, chilena croata, es casi como la de Nelson Rockefeller: mientras el norteamericano hizo su fortuna a partir del primer dime (diez centavos de dólar) ganado por lustrar zapatos, la madre del periodista lo hizo vendiendo discos single de 45 RPM en el negocio de su marido. Luego Marta fue ganándose espacio hasta que el local fue puros cassette que a fines de los sesenta invadieron el mercado. De ahí a instalar la primera tienda La Feria del Disco (ahora se llama Feriamix), en calle Ahumada, fue cosa de pocos años. Hoy en día es una gran cadena, y tiene un local en el Espacio Urbano que Víctor Hugo asume, no haber visitado jamás pero lo hará el lunes, sin falta.

- Le Monde Diplomatique cumple una función distinta a la de otros medios pues reúne artículos de la edición francesa sumados a los de la redacción chilena, el contenido es de análisis. La parte francesa es traducida en Argentina y si en un comienzo el aporte de artículos de Buenos Aires fue importante, ahora solo se limita a la traducción -señala. La iconografía de Dominique se basa en pinturas de artistas chilenos que acompañan la temática de los artículos.

Su publicación además creó la editorial "Aun creemos en los sueños", que tiene ya una línea de cien libros en su mayoría a 2.950 pesos.

El primer día en nuestra ciudad, lo llevó a almorzar al restaurante La Luna, propiedad de un amigo suyo, Mario Navarro, dueño del primer punto de encuentro intelectual disidente en los años ochenta, "El Café del Cerro".
Propietario de una colección de cinco mil pingüinos de todos los tamaños y materiales, ignora de dónde y cuando nació esta afición.

Hoy, a los 62 años, el periodista con nombre de gran escritor, recorre por fin la tierra de la que tanto le habló su madre, la gran emprendedora magallánica.

Entonces a Jorge Vadivia le ha dado por cantar.

La encuesta CEP nada nuevo solo que no informan si quienes contestan van a votar.

Viva la Luli al poder, es mejor que la Ochoa, ha leído más a Hegel.



Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook