Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Febrero de 2013


EL BESO CON LENGUA DE IRONS A BINOCHE

- Teatro Municipal de Santiago, ¿Donde encontrar auspiciadores?
- El ala rota de la literatura homosexual chilena



La cosa de Mackenna finalmente sirvió para que lo marcaran como a un animal para el resto de la vida por culpa de una vieja que se quiso pasar de viva. Capaz que ponga de cebo a la hija en un par de años mas en un prostíbulo de calle Lira.
Los cantos racistas esconden lo que piensa la mayoría de los chilenos y los cantan los peruanos en Ilo, los bolivianos en Cochabamba pero no son tan huevones de hacerlo en la calle durante entrenamientos militares.

Vino el Embajador y el premier de la India y pusieron la primera piedra de un monumento para ellos en Punta Arenas. Pese a lo encopetado de la concurrencia, la visita lo hizo calzando zapatillas. Hare Krishna, Hare, Hare.

Terminé Dubrovnik de Ostornol y me costó un mundo; el autor cae en frases recurrentes, lugares comunes como a veces el Heredia con Simenon de Díaz Eterovic. En fin, ahora paso a otro libro best seller que me mandó un amigo sobre un metro sexual que tiene caliente a las mujeres de Manhattan, según la crítica. No me tinca pero lo leeré igual.

Y en eso estoy. ¿Cómo es posible que frunza el ceño aparezca diez veces en 15 páginas? Hasta ahora Cincuenta sombras de Grey de E.L James reúna criticas, no de lo bueno sino que de lo exitoso del libro: "Una novela erótica que ha revolucionado a las mujeres de los Estados Unidos", escribe The New York Times, El Daily News no le va a la zaga igual como el New York Post.
La verdad es que mal traducido y todo augura perversiones sexuales a costa de una joven estudiante que me trae recuerdos de una película sobre un millonario maniático que seducía a las secretarias hasta enloquecerlas, mordaza o látigo en mano y mucho sexo anal.

Vi Bastardos sin gloria y me encantó. Fue la única de Tatantino que estaba fuera de mi menú.

Volví a ver a propósito del tema, la película de Juliette Binoche y Jeremy Irons, Damage. Inquietante la Binoche hace 20 años, y el galés, bien lolito. Recuerdo que cuando lo entrevistamos para Cosas con el fin de traerlo a Chile para el estreno de La casa de los espíritus, Loreto Herman casi se derritió durante el encuentro. Irons se daba cuenta y se hizo el lindo con la estupenda periodista.

Pero esa película marcó a Binoche: Hace unos diez años manifestó que durante el rodaje de escena de beso, Irons le metió la lengua en la boca. No se lo perdonó nunca porque entre profesionales eso no se hace por muy apasionadas que fueran las escenas. "Me sentí ultrajada y casi no sigo", confesó a la televisión francesa.
Esto ya lo relaté en esta columna pero da lo mismo.
Vamos a un tema serio.

En el año 2000 escribimos con Henri Billard la investigación "La realidad gay en Chile", y fue subida a la red. Si bien el libro-documento ha sido base para algunas tesis universitarias y crónicas periodísticas, lo cierto es que investigado desde Francia, resultó casi un manual del cortapalos pues la estampida del closet durante mi ausencia de seis años fue casi un aluvión. De manera que el escrito, no tuvo la repercusión deseada en un país donde pese a la discriminación vigente, el tema lésbico y homosexual, suena contraproducente, dejó de ser tema.
Pero cae en mis manos el interesantísimo análisis de Henri Billard, de la Universidad de Poitiers publicado en diciembre pasado en "Confluencia", Revista Hispánica de Cultura y Literatura" (¿son dos cosas aparte?): "La pluma entre las plumas, la presencia de los pájaros en las crónicas urbanas" de Pedro Lemebel.

Henri Billard, tiene un doctorado en literatura hispanoamericana en la Universidad de Paris. Es un chileno residente en Francia y sus ponencias y artículos jamás pecan de inadvertidos. Parte Henri, estableciendo que la pluma puede aludir al afeminamiento en el habla o los gestos de un varón. Esta relación transversal entre literatura aves y homosexualidad, no es ajena a la literatura hispanoamericana pues tanto Reinaldo Arenas como Severo Sarduy e incluso Federico García Lorca perpetúan esta filiación literaria entre pájaros y homosexuales.

Uno de los autores que más se ha caracterizado en los últimos años por la representación de una homosexualidad deliberadamente transgresiva es el autor chileno Pedro Lemebel. Al leer sus crónicas encontramos a mentido travestís hombre-a-mujer que aparecen como garzas o aves más o menos exóticas en relación directa con otros personajes, enriqueciendo de esta manera el bestiario de la literatura hispanoamericana. Las crónicas lemebelianas, escribe Billard, buscan precisamente desbloquear la memoria, indagando en los recuerdos dolorosos y en las heridas para facilitar la integración del pasado y el presente chileno sin exclusiones. El tema de la memoria histórica, en oposición a la sabana blanca de la transición democrática chilena que busca una amnesia colectiva.

Le dice Billard al público francés lo que expresa Pedro Lemebel, quien estuvo hace dos años en la Feria del Libro Dinko Pavlov en la escuela Portugal: "Tal vez fue la crónica el gesto cultural que adopté porque o tenía la hipocresía ficcional de la literatura que se estaba haciendo en ese momento. Esa inventiva narrativa operaba en algunos casos como borrón y cuenta nueva. Especialmente en los escritores del neoliberalismo. Ese mercado esa foto familiar de la cursilería novelada. El Chile novelado por el whiskey y la Coca del status triunfalista. Un país descabezado sin memoria, expuesto para la contemplación del rating económico".

El palo va hacia la izquierda también cuando Lemebel escribe:

"En Nueva York los maricas se besan en la calle
Pero esa parte se la dejo a usted
Que tanto le interesa
Que la revolución no se pudra del todo
Hay tantos niños que van a nacer con una alita rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que es su revolución
Les de un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar".


Culmina Billard: "Esta tradición literaria que relaciona plumas, pájaros y homosexualidad tiene un origen en la mitología griega de la cual se ha inspirado sucesivos autores que han abordado el tema del amor homosexual. Nos referimos al rapto de Ganímedes por, parte de Zeus. Como sabemos, según esta leyenda, el rey de los dioses olímpicos se enamoró del príncipe troyano y transformándose en águila, lo rapto y se lo llevó al Olimpo en sus alas para hacerlo su amante".

Lemebel y Lorca se unen, se relacionan se absorben por medio de plumas y pájaros a través de una malla de textos que van desde la Antigüedad, pasando por Góngora, Francisco Casas, Cernuda, Sarduy, Arenas y tantos otros que mantienen y mantendrán viva esta filiación literaria que reclama un espacio para las alas rotas.

La antiforma como sacaron a las personas del Municipal de Santiago fue bastante cruda. Aludir al cáncer de una de ellas, resulto penoso y cruel. La Tercera infla estas medidas de Carolina Tohá por cuanto El Mercurio era el gran auspiciador del teatro y no ellos. Sin el clan Edwards, ni la Sudamericana ni Gasco, Tohá deberá recurrir a auspiciadores de peso para alcanzar su presupuesto.

René Naranjo es gran crítico de cine y que haya montado una escolar versión del Barbero de Sevilla no lo convierte en experto. Lo prefiero en les Cahiers du Cinema.



Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook