Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Marzo de 2013


NADA CON MAURICIO LOB, PERO ME RECUERDA EL GOLPE

- Acaba para mi, nena… la estupidez de Grey-James.
- Traigo a Gay para semana internacional de la mujer.
- Mauricio Israel oprobio de su raza.
- Verónica López, una déspota didáctica.
- Los premios que Elton tiro al WC.



Nada con Mauricio Lob. Es el mismo rostro semita de Esteban, ese espantoso y fome relator deportivo que el 11 nos anuncia los bandos militares. Con esa voz seca ni fría ni cálida, ni chicha ni limonada.

Lo veía a Lob como a Johnny Tepperman, esos judíos que le hacen a todo en el periodismo: locución porque no hay más barata en el mercado y así nos ahorramos dos honorarios, deportes, policía, despachos. Al mero estilo de los Mocciati radio, teve corresponsales de Publimetro en Concepción todo por la misma luca y con Mussolini en las repisas como dice Pablo Moreno... Pero Esteban era aseado, de voz sobria, con su grabadora Sony en el brazo por calle Ahumada. Siempre serio, una monalisa que no se sabía si sonreía o no.

Johnny era desaseado hasta pensábamos que era un maricón feo pero resultó ser hetero, pero también lleno de mañas y por algo lo rehuían en la Apes, por querer entrar gratis o no pagar las cuotas o el Al Pacino de El mercader de Venecia. Tan judío. Como uno.

Pero lo de Lob era peor que el desaseado que ni siquiera casado y papá luciera más limpio, Lob evoca hasta hoy ese triste amanecer del 11 del cual Marcelo, si no es su hijo y aunque lo fuera, no tiene la culpa. Pero a estos 40 años evoca. Sorry. Yo mismo, le provoco urticarias e intenciones asesinas a muchos.

Pero nunca tanto como el oprobio de nuestra raza, Mauricio Israel.

Llegó el mes de entrada a clases, cuando dolía la guata de puro pensar entrar a clases, generalmente era un marzo gris, los primeros días nublados en Santiago y con un par de ramos en rojo arrastrados de la temporada anterior.

El estúpido, lean esto: "Acaba para mi, nena". Acaben para el culeado, mírenlo, ni siquiera para el placer de ella. Y su amante, la que lo inició se llamaba Misses Robinson, oye Dustin Hoffmann, oigan, El Graduado, Simon Garfunkel hasta para eso, la lesa de la E. L. James es poco original en sus 50 sombras de Grey. Todo deja vu y vuelvo a enrabiarme antes de regalar el libro y a que anuncian que hay dos versiones mas.

Me caigo y me cago.

Por fin termine las "50 sombras de Grey", la Anastasia ahuevonada que le gustaba que le sacaran la chucha en todo el sentido de la palabra. El autor de las tandas que le concesionaba la estúpida de Seattle, estaba más enfermo del mate que nadie; hijo de una puta crakera pero todo eso no justificaba que siendo rico y hermoso dejara como membrillo machucado el útero, el ano, los pezones y lo que fuera de la imbécil Anita.

Por fin terminé el libro, por fin me di el gusto de llegar a la página 550 luego de tres semanas de tortura, asumo haberme saltado párrafos enteros.Y hurgo por donde encontrar hojas de reemplazo. Hasta me leería Kafka en la orilla de nuevo, de Murakami.

Y a Católica golea y algo no anda bien, demasiadas cosas buenas, menos Bielsa de mal en peor.

Ojala no me muera justo ahora. Viajo a Puerto Montt a ver tema de los temporales de invierno la próxima semana de abril, tema del documental nunca terminado de Blest Gana a Coloane, viajo con Yasnita de luna de miel para que se le abra el mate y axial, señoras y señoras nos acercaremos a los 70 y podré sacarle la lengua al doctor que me dijo que viviría hasta los 40 y ya llevo un cuarto de siglo de yapa.

UUGH, ataque al corazón.

Esta semana viene por primera vez a Magallanes el empresario, corredor de propiedades y anticuario David M.

De 63 años de edad, inicia su periplo nacional por Santiago donde visitará a mi hijo menor, Martín, a quien conoce desde hace 23 años y colocó durante un tiempo en la banca de Gibraltar. Lo atrae asimismo un implante dental el lunes 4, o sea mañana, que le cuesta en Chile un 20 por ciento de lo que le cobra un facultativo en Europa.

Viaje financiado.

Posteriormente desciende hacia el comienzo del mundo donde lo llevaré a Torres del Paine luego de unos días en un hotel pequeño y cómodo en Sandy Point. Opté por un establecimiento de esta naturaleza en lugar de uno de turismo masivo lleno de sudorosos mochileros habitantes de cinco estrellas.

David cuando tenia 16 años y yo 19, debía escuchar constantemente los reproches de su padre Bernard, en su chalet de clase media en Welling Garden City, cerca de Londres; "Mira al Denis, lo bien que le va; habla idiomas, estudia periodismo y tu…" Mi padre criticaba estas comparaciones. Pese a la escasa sicología de Bernard, David me tuvo siempre mucha estima y me admiraba.
Luego mientras el vendía los botones forrados de piel que fabricaba el autor de sus días, yo hacia fama por el mundo con mis reportajes. En aquellos londinenses hizo de excelente productor al conseguirme a George Harrison, Jimmy Greaves mundialista 1966, y la abuela de lady Di.

Lo peor vino cuando Erika, su madre, aprende que su hijo no siente atracción alguna por las mujeres. La tranquilizo e invento para mi amigo una novia virtual en Nueva York que jamás vería. David había hecho ya elección de género.

El viejo Bernard sollozaba ante mi padre: "Tu y yo en Leipzig (Alemania, donde crecieron) no perdonábamos una, nos acostábamos con todas". James, mi querido James, lo consolaba con humor negro: "Bueno David lo hace a su manera y no perdona uno".

Antes de cumplir los 30 años, mi amigo dio en el clavo justo cuando trataba de seducir a un muchacho rubio en la cubierta del ferry que une el puerto francés de Dieppe con el de Newheaven, Inglaterra. De tanto escudriñarlo, escuchó su conversación. Era checo y buscaba miles de baterías para la industria de la entonces Checoslovaquia socialista.

David de rebote tomo parte en el diálogo y a los pocos meses abastecía a Praga de cuanta batería fuese necesaria, pero el muchacho de contacto estaba lejos de ser gay, y nunca ocurrió nada con David, no obstante Praga nutrió sus gustos eróticos por la avenida de San Ignacio.

Luego se estableció en Hungría y comenzó a importar todo lo que faltaba en las industrias y afines de esos países.

Cuento corto, a comienzos de los años ochenta junto con su pareja Andrew Allfree adquiere un castillo, "Les Cent Acres", en Normandía.

En su quehacer jamás me olvidó y supo altiro que la fama no iba acompañada de dinero en el periodismo, por lo menos en aquel alejado de sicarios y coimeros. Me ayudó en una oportunidad haciendo el enlace para que produjera la exportación de iodo a la URSS, vía Soquimich, en tiempos del dictador y trató de colaborar con mis arcas al encargarme 100 mil pares de zapatos a un dólar para Italia. No hubo stock en Chile para tal demanda y menos a ese precio. Luego pidió una muestra para una exportación de diez toneladas de chocolates para Rumania, pero como fue por concurso mundial, los nuestros dejaron en evidencia a los catadores que apenas contenían un toque de cacao, el resto basura por muy bajo que fuera el precio de la oferta. La marca enviada fue Dos en Uno.

Así crecen algunas fortunas, en base a la variedad. David vislumbró que el real state en Marruecos era negocio redondo y ahora compra viejas casas desvencijadas en el país magrebiano y las revende a precio de oro.

Al castillo va poco pues su pareja convive con un ex bailarín hindú que no le cae muy bien que digamos pues se cree sabelotodo y se jacta de éxitos jamás logrados. Tampoco es rico como un Nanwani a quien perdonaría cualquier defecto.

Viene pues David Moses a estudiar en que ha terminado la vida de su amigo de la infancia; aquel que su padre le mostraba como sinónimo del éxito, sin decirle que en ese espejo de la virtud y el vicio, hay que fijarse en él y emitir un juicio.

Sonreirá complaciente ante Isidora, quizás no tanto ante mi tercera esposa; verá mi humilde casa en la población -o villa según los arribistas- en el Jardín de la Patagonia pero quizás en su fuero interno se pregunte si pese a sus libras, sus casas en Fez y El Jadida, su chateau, en fin, si con todo eso, es más feliz que el suscrito.

Recién lo sabremos el próximo fin de semana cuando estemos charlando junto a un buen vino en el hotel Las Torres del Paine.

Si el cahuín vale la pena, se los cuento. En una de esas, da para libro.
Pero cuando lo escucho por teléfono suena a voz vieja. Putas, estamos tan viejos. La mía debe sonar igual. Hasta un poco de saliva se me escapa, por el lado izquierdo., como a Volodia, pero el tenia 80. Escribía Volodia y apareció Siqueiros y Frida Kalo otra judía culiá. Por eso nos odian, semiparalítica, bigotuda y todo calentaba a todos los cuates.

Estudio la flota de Aerolíneas Argentinas y si bien tiene aviones modernos todos son de según da mando e incluso reconocen dados de baja de Air France y Cathay. Esta ultima sospechosa.

Mi abuela lo leía, me escribe un vendedor de Las piernas de Mariana y de Café Voltaire, obras mías que estoy comprando. Pensaba que llegaba hasta los papas nomás. Y trae una tarjeta mía de cuando era gerente periodístico de Sopesur en 1976.

La U de mal en peor, que rico.

Veamos hasta cuando tiene onda la cato con esa dirigencia de porquería.

Bielsa se aguanta un año en un club, al segundo los tiene más locos que el mismo, dicho por un ex de Newells que se repite en Bilbao.

Bien el Oscar a Amour Emanuelle Riva, Jean Louis Trintignant e Isabelle Huppert, antiguos entrevistados míos de los años 60 y 70. Trintignant venia saliendo de su relación con Brigitte Bardot estigmatizado con ella. Me recibió en su dormitorio, desordenado y me hizo ingresar por la cocina en un viejo edifico del barrio latino.Todos éramos bohemios. La Riva de Hiroshima mon amour era prohibitiva porque las iglesia amenazaba con excomunión si se veía el film. La Hubert flaca pecosa pesada, filmo en la peniche de Villaman un film, para Ruiz en los 90 o a comienzos de los 2000 no dio ni las gracias a los anfitriones pero que era buena actriz, lo era. Emanuelle era hija de un destacado pintor italiano Alfredo Riva pero ella se llamaba en realidad Paulette Germaine.

En 1989 fui a Copiapó a entrevistar a candidatos a senadores para las primeras elecciones pos dictaduras, en realidad lo hice en varias regiones. Allá estaba Ricardo Núñez y Adolfo Zaldívar pero el primero hacía yunta con el momio Ignacio Pérez Walker. Al llegar al hotel me encontré con Zaldívar solo. Así se daban las cosas. Con la actriz Ana María Palma, tuvieron una hija periodista Ana María que es muy dije, la actriz lo trato en forma horrible, y en público. Revista Cosas reprodujo en su oportunidad en que los epítetos eran de hasta malo para la cama y Zaldívar no quiso recibirme en esa tarde en Copiapó. Finalmente en ausencia de los dos rivales, si tuvimos la entrevista previos reproches como si hubiese sido culpa mía. Zaldívar se perdió en esa elección.

Ni buen embajador, ni buen dece, medio momio, atinaba para su molino. Además metido con los Angelini.

Como va Jorge Schaulsohn, parece que solo Dios lo puede salvar para no seguir los pasos de Zaldívar.

A una Laura Díaz que es cautivante en la Municipalidad de Punta Arenas le comento que existe el libro de Caros Fuentes Los años de Laura Díaz que me presto Julito Sau y que me impresionó mucho. Lo leí en Colina en el centro de rehabilitación en el año 2006. Cuando conocí a Laura Díaz en Punta Arenas le prometí el libro pero no lo encontré en ninguna parte, ni en las bibliotecas del Dibam ni en las municipales. Di eso si con El naranjo del mismo autor, es diferente medio histórico ficción pero mientras lo leeré y encargue a medio mundo Los años de Laura Díaz, viva o muerta, es decir nuevo o usado.

Este miércoles será quizás la primera vez que muchas/os habitantes de la ciudad tengan la oportunidad de ver y escuchar a la periodista Marcia Scantlebury Elizalde.

La que apreciaran será muy distinta a la Marcia que conocí en los años 60, cuando fue reina de belleza de la carrera de periodismo de la Universidad Católica, periodista estrella de Revista Ercilla proyecto en nuevo formato y estilo corte Servan Schreiber- Francois Giraud dirigido por Emilio Filippi.

Como profesional el proyecto periodístico en el cual participó fue interesante pero le atrajeron los nuevos rumbos de genero de los años setenta que la llevaron donde el gobierno de Salvador Allende.

Muy cercana al doctor Enrique París, cuando sobreviene el golpe, su nombre aparece en la agenda de una antigua amiga suya encontrada por los servicios de seguridad Carmen Castillo Echeverría, pareja entonces del padre de MEO, Miguel Enríquez . Lo siguiente ya fue tarea de la incipiente DINA de dar con ella y arrestarla mientras hacía las tareas con sus dos hijos. El encargado de esa faena fue nada menos que Miguel Krassnoff.

Pasaron muchos años hasta que a fines de los setenta llegué a la casa de Marcia y Rodrigo Santa Cruz, su esposo de siempre, diplomático y funcionario de FAO en Alfi, que es la costa de Roma. Fue en una atardecer tibio, mientras cenábamos, donde abundó en temas tan terribles que son difíciles de olvidar y que registró años después el subprefecto Abel Lizama en busca de antecedentes para el informe Rettig, actualmente asignado en Punta Arenas.
"Dentro del concepto del bien y del mal, los niños son enseñados a que si una persona comete un delito, va a la cárcel, de manera que el estar privado de libertad es un castigo por un delito. Pero, ¿cómo les explica a esos mismos niños que en el caso de uno la privación de libertad fue por culpa de la dictadura, de la represión? Cuántos años debe una madre, o a veces un padre, dedicarse a revertir este prejuicio de los niños para que no te digan de pronto: Y tú, ¿Quién eres para darme órdenes si estuviste presa? Algo hiciste."

Para mal de ella, y podrán deducir las causas, era una mujer bellísima que sembraba miradas inquietas a su paso. Un must para esos oficiales sádicos y a la vez acomplejados sociales. El general Gustavo Leigh cuando supo que Marcia estaba en Villa Grimaldi, trató de intervenir presionado por ciertos círculos sociales, pero fue inútil; ya Manuel Contreras mandaba más que ninguno otro de la junta, con el consentimiento de Pinochet.

El tema que abordarán este miércoles a las 19 horas en el Hotel Cabo de Hornos en la actividad organizada por la Municipalidad de Punta Arenas, con la única concejala del Palacio Montes y periodista Claudia Barrientos, será el "Avance Político de la Mujer en el siglo XXI". Un tema apasionante pero que se diluye ante la propia historia protagonizada por Marcia.

Pudo ser a los sesenta y tantos una mujer oprobio del odio, de la amargura, con frases siempre hirientes, denigrantes. También de esas competitivas al estilo yo si que me las he sufrido todas. Pero no, Marcia ha manejado con humildad y firmeza el horrible dolor que la embarga.

De lo que ha sido su profesión, lo dejo para otra oportunidad pues me iría por las ramas.

Tiene una casa entre lo que irónicamente llaman Tongoy y Los Vilos, sobre un roquerío con una estupenda vista al mar.

Qué pensamientos cruzaran por Marcia entre la hora del ingreso de la camanchaca de la cuarta región y cuando el sol se pone en el horizonte como los sueños perdidos que le forjaron las ilusiones en su juventud en los años verdes de su existencia.

Verónica López era una de sus amigas. Mujer déspota pero brillante; en la vida sentimental muy sufrida. Me dio una gran lección. Tenia la insana costumbre de enviar recados en vez de decir las cosas de frente. En una oportunidad en su oficina, le manifiesto. "Mira Vero, si fuese así, te lo habría dicho".
Verónica reaccionó sin dulzura pero tampoco a gritos mas bien asombrada: "Tú, tú, que eres capaz de dar cien vueltas a través de cien personas para decir algo… jamás me lo habrías dicho de frente".

Me quedo tan calado lo que me dijo la editora de Antilope una pequeña revista de lujo, que traté por lo menos de hacerle caso en lo sucesivo. De esto hace 45 años clavados.



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook