Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Mayo de 2013


MATTHEI ACABO SU REPERTORIO EN ESPAÑOL, AHORA LOS EPITETOS SERAN EN ALEMAN. ACOMPAÑAMOS TRADUCCIÓN.

- Próximas elecciones, la revolución de la indiferencia.
- La verdad falleció ayer en la mañana, según Oscar Castro.
- Moreira llora, Escalona furia, Luli feliz.
- Obligan a oler el queso suizo de la Doggenweiler.



En el International Herald Tribune que regalaban en los aviones hace años, uno leía en la pagina de noticias breves informaciones tales como que las personas que perdían el pelo por la tonsura tenían un no se cuanto mas posibilidades de morir de un infarto al miocardio. O que el comer pomelo todos los días provocaba cáncer o dificultades para el bowling rectal, o sea el movimiento para sacar la caca del culo dicho en buen griego. Y entonces comprendí también el origen del nombre del deporte de los bolos.

Dicen que Luli esta feliz y con billete, aunque Buonaseria la trate de prosti pues según la buenas noches, en Temuco, en sus inicios de carrera, hacía malulerías después de los shows. La malas noches, tira cosas al viento sin asidero lo cual incluso conllevó a que Raca volviera a amigarse con Calderón padre. Creo que todo es para alejar a la buenas tardes.

A todo esto y me consta que desde el Solaba hasta la Marlen se portan mal cuando salen a regiones. A Marlen la bajaban saco del avión cuando iba a la capital penquista. Así que cuidado con los pelambres.

Es la mejor noticia junto con la bajada de Escalona y el llanto reprimido de Iván, que trataron bastante mal en su colectividad.

Que obliguen a oler las plantillas de los zapatos de Karen Doggenweiler a los de BDAT, increíble. Se olvidan que ella es suiza y por muy bueno que sea el queso…

Tengo mucho que escribir sobre Jodorowsky pero esperemos el estreno de Dune, la película que no se hizo para sumergirnos en La Danza de la realidad.

La gringa garabatera, sin repertorio en español para conversar con los políticos (¿Cómo será con el resto que además deben de tolerar sus pataletas?), usará garabatos alemanes. Entonces, du arschloch, mist hure, du sau, verfluchte scheise, para que usted sepa significan culeao, puta de mierda, cerdo cochino y maldita mierda. Cuando los use todos, utilizará el inglés que domina a la perfección ya que residió en Londres varios años. Oh my God.

Como van las cosas, en noviembre tendremos la revolución de la indiferencia.

A todo esto a Pancho Vidal el poco humor que le quedaba se ha transformado en acidez.

Los chilenos tan buenos para seguir el fútbol en el extranjero, se trasladarían de Málaga a Manchester. Por suerte el ingeniero habla inglés.

En el libro de Oscar Castro "Primero olvidar, luego recordar" que sigo leyendo y en una parte en la noche en una estación del metro parisino donde aparecen seres reales e irreales, sor Teresa de Calcuta debe pedir perdón. Cuando le pregunta el motivo responde porque no cree en la vida eterna. Entonces por qué se hizo monja, y la religiosa responde porque nunca me lo preguntaron antes.

Rigoberto es Dios y Nicanor el diablo, pero en el libro el segundo recibe órdenes de Dios. Para Teresa, creer en Dios no significa crear un Dios.

En otra instancia, una mujer mágica anuncia que la verdad falleció ayer en la mañana. Imaginativo el Oscar, ¿Verdad?

La cosa es entretenida y esta escrito en un francés tan en chileno que me hice de cien paginas en dos días.

La novela tiene también su inyección autobiográfica como el arresto suyo y de su hermana Marieta en manos de la Dina, pero todo esta construido con vasos comunicantes y de ahí nos vamos al metro, al campo, donde don Nicanor, donde el abuelo y Dios.

Nicanor le dice a sus cuatro musas que Dios en su enorme entusiasmo creativo, cometió un error: hacer el hombre.

A propósito de Angélica Jolie, la entrevista más fome de mi existencia la otorgó su padre Jon Voight. Quien fuera caballo como con el que aparece entre sus mamas. ¿Irá a embalsamarlas?

Existe una radio que se llama Volver. Es AM, este domingo parte con un programa a cargo de Jorge Abasolo e Isidoro Loi. Dicen que hay una disputa con otra emisora, Píntame, para acceder a la frecuencia FM.

Que numerito el socialista, ¿No? Y la doctora no se mete más ya que no le hicieron caso a la primera con lo de las primarias lo que habla mal de la candidata. Cuidado con un Allamand por los palos.

-¿Cuánto calzaba la esposa de Hernando de Magallanes?
Imposible saberlo pues andaba a pata pelada.

Aunque haya contado esta historia alguna vez, la repito porque soñé con el personaje.

Una noche de noviembre de 1971, Guido Vallejos llama a la casa: "Véngase de inmediato al Hotel Foresta (de propiedad del dibujante); le tengo una sorpresa".

Fui con mi primera esposa, entonces militante comunista y en la terraza del hotel acompañaba a Vallejos, el secretario general de gobierno, el osornino Jaime Suárez Bastidas, un individuo que tenía tantas chapas que jamás supe su verdadero nombre -a veces Arturo González, en otras Arturo Hoffmann- y un señor de casi setenta años que me fue presentado como Ernesto Guevara Lynch.

-Andrés, queremos que seas el edecán del papá del Che.

Asumí con mucha honra y algo de temor, acompañar en su visita al arquitecto y latifundista, hombre de derechas hasta que la muerte de su hijo lo convirtió en de izquierdas. El motivo de su presencia en Chile era coincidir con Fidel Castro para enfrentarlo y sostener por primera vez un encuentro tete a tete con el líder para que le diera la versión sobre la actuación del gobierno cubano en la muerte de su hijo. "Nadie jamás me ha dicho la verdad completa, si lo abandonaron a su suerte o fue traicionado por el propio Fidel", me comentó esa misma velada don Ernesto.

En esa larga estada de Castro en Chile el papá del Che tuvo su cuarto de hora con Fidel y al parecer quedó satisfecho o no le quedo otra, con la versión del doctor. Este hombre que vivía en la calle Arenales, la misma de la Balada del loco de Piazzola, en Buenos Aires, terminó sus días en Cuba luego del advenimiento del golpe militar transandino en 1976.

Acompañé a don Ernesto a las protestas y manifestaciones durante las cuales el veterano gritaba a los muchachos de enfrentar a los Carabineros y no huir de ellos y del guanaco. Tarde, lo llevaba al desaparecido hotel Claridge donde alojaba y el veterano corría el ropero contra la puerta "por si acaso".

Era un hombre fino y refinado y su hijo revolucionario y todo provenía de un ambiente más que burgués, casi aristocrático. Su familia era entre otros bienes, propietaria de un astillero y una plantación de yerba mate en Caraguatay, norte de Argentina.
Poco hablaba del Che.

Una tarde nos quedamos en pana; mi viejo Renault Floride del año de la cocoa, no quiso partir. Tras una larga discusión sobre quien empujaba el auto para que partiera, se impuso don Ernesto. Mi temor era que se infartara en el esfuerzo y con qué cara le comunicaba las razones a las cúpulas gubernamentales.

En otra oportunidad se enfrascó en una disputa con mi esposa y la trata de reaccionaria "como son todos los comunistas"; el estaba por la vía armada.

Organicé una conferencia de prensa con el fin de que el visitante explicara su presencia. Las imágenes en las que aparezco junto a él tuvieron sus consecuencias después del 11.

El día antes de su partida, le pregunté si se le antojaba algo en especial. Cabalgar fue su respuesta. Tuve la mala ocurrencia de llevarlo a la hacienda Las Palmas de Marga Marga justo la tarde previa a la entrega del predio a la Cora pues había sido expropiado.

La cara de mis tíos no fue la más amable. Cuando le presenté al papa del Che a los inquilinos, estos se encogieron de hombros. No tenían idea quien era ese mito latinoamericano que ahora decora millones de poleras en el mundo. Entonces aprendí sabias palabras de Raúl Ruiz, el cineasta: "Dale con ponerles a los huasos a los Quila y a los Inti si ellos prefieren corridos mejicanos". Tampoco les interesaba la vida de héroes lejanos.

Don Ernesto galopaba, yo le seguía al trote pues la equitación nunca fue mi fuerte y en mentira piadosa le manifesté sufrir de un desgarro a la ingle.

Muy caballerosamente don Ernesto semanas después enviaba una carta manuscrita agradeciendo mis atenciones junto con hacer una descripción de la casa de campo de Las Palmas donde mis tíos hasta le espetaron ser amigo "del barbón asesino". El, muy señor, mantuvo silencio y me apuró hacia la cabalgata.

Guevara Lynch, murió el 1 de abril de 1987, el mismo día en que mi padre cumplía los 87 años



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook