Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Octubre de 2013


ERRÁZURIZ AL AMANECER O DIPSOMANÍA MAGALLÁNICA MADRUGADORA

- Nydia y Santis una falsa historia gay.
- Como apestaban las carabelas…



Es domingo.

"Maicena", grita el cantinero. Despierta. Mira, que si nos ven los pacos nos pasan una multa por tener abierto antes de las diez.

Maicena, su sobrenombre por supuesto, ha pasado al noche ahí, pero es un chantado, simplemente no tenía donde alojar.

Cuando falta un poco para las nueve, el cantinero pone una rancherita para remecer el ambiente. Egurita un poco de vino blanco haciendo una mueca y sigue con su buen humor.

Un poco mas abajo, lentamente y medios clandestinos otros boliches de la calle abren sus ventanas para atender a la clientela fiel, al resguardo de los carabineros.

El Discovery lo hace a las diez en punto y todo esta impecable, desde don Hernán antiguo fotógrafo de la marina y colectivero hasta Regina, su paciente pareja.

Al lugar llega mucha gente coja o con muletas lo que me hace adivinar que hay bastante diabetes de por medio.

Los valientes acuden más al centro, al Lomiton y sin vergüenza piden su primer fanshop a las diez acompañados de emparedados gigantescos.

A la mesa de la concertación al fondo, van llegando de a poco.

Panicucchi con sus furias, Antonio Bradasic con sus pailas de huevos revueltos y Baldovino Gómez con sus comentarios serios, al igual que Sergio Lauksic.

Quienes desean un cafecito más discreto concurren al Cabo de Hornos o a Los Navegantes. Allí nadie los ve porque esos es lo que pretenden estos parroquianos, claro que por el expreso paran mas del doble que en otro lugar.

Vuelvo a Errázuriz con Armando Sanhueza. Maicena sigue durmiendo pero han llegado los infames que te meten conversa, que dicen conocerte y explayarse en leseras.

Maicena se ha retirado seguramente a una pieza o a dormir a la plaza.

Al mediodía, medios disimulados, vemos a profesores y con algún apoderado de regreso del desfile. Diviso cada vez menos pelados tomando garzas lo que me intuye a pensar que la orden viene de arriba.

No puedo soplarlo pero para los hocicos calientes hay un boliche en Sanhueza que abre a las ocho y media semana corrida. El propietario ausculta primero para averiguar quien es el dipsómano.

Maicena no lo es porque desde hace muchos años solo bebe Bilz y Pap, lo mas semejante para los chantados a sus antiguos vicios.

Todas las ciudades tienen sus amaneceres y el de Punta Arenas, también el suyo, bien peculiar con nombre de harina para hornear. De otro tema ya había contado algo hace unos años.

A raíz de las desafortunadas declaraciones formuladas por un controvertido cirujano candidato por Magallanes sobre su fobia al olor a muerte, evoco las palabras del jefe de cirugía de la Clínica Dávila de Santiago, Domingo Todorovich, cuando en amigable conversación me comenta que un médico de su especialidad con el tiempo reconoce los aromas de los órganos humanos y en broma, agregó, de la misma manera que los carniceros ciegos diferencian el olor que expele una posta rosada de una negra, un riñón de un seso o la entraña de una sobrecostilla.

"Cuando abro un vientre durante la operación, incluso puedo darme cuenta si las indicaciones del médico tratante eran adecuadas al órgano afectado o si se equivocó en su diagnóstico. Un hígado enfermo tiene otro olor que uno sano, un hígado graso (esteatasis) producto de excesivos triglicéridos o una cirrosis en cierne, naturalmente es distinto a uno sin mayores alteraciones.
Como a veces los síntomas son similares, uno comienza a operar y se da cuenta que la enfermedad viene por otro lado. En la actualidad con las resonancias magnéticas y los scanners, la visión que uno tiene de las zonas afectadas es mas explicitas", me explicó más o menos con esas palabras el doctor.

Lo que no me dijo Todorovich es qué ocurría si operaba lo diagnosticado por el medico tratante en lugar de lo que debería de intervenir por su instinto para sanar al paciente.
Eso tema se lo dejo a los galenos.

Llevado al plano de los gourmets, cualquiera conocedor del arte gastronómico, distingue las carnes a ojos cerrados.

El tema del aroma ha sido protagonista en la historia de las ciudades. Competían en el pasado por lo que apestaban Londres y París. Finalmente los lutecios lograban disimularlo con un arte especial, el del perfume. Gracias a este invento, reyes y vasallos podían evitar el baño semanal, que ya era como excesivo, y empaparse el cuerpo con extractos de flores de Grasse y otras localidades del sur de Francia.

En Londres, en 1965, viví una experiencia espantosa en Oxford. En invierno en un "college" al cual fui invitado por un amigo, se duchaban en frío, en pleno invierno. Obviamente que Olafo el Vikingo jamás se habría introducido en el tonel con agua que le preparaba Helga bajo esas circunstancias.

Pero hasta el siglo XIX, la gente apestaba, pero no solo del cuerpo. Algunas sales servían de pasta de dientes pero la dentadura de la mayor parte de la población mundial estaba hecha una miseria antes de los 30 años. Las princesas de las películas, que nos muestran incisivos de perlas en la realidad ya carecían de los chocleros antes de cumplir veinte años y algunos historiadores valientes aventuran a describir lo que eran esas bocas pestilentes.

¿O creen que la reina Isabel la Católica olía a frutos del bosque?

Inimaginable esos besos apasionados que nos muestran. Con razón los orientales y los esquimales expresaban el amor frotándose las narices con su expresión ananik ananak. Por lo menos no requerían astringente.

Como el agua bebestible era escasa, el vino constituía a menudo el recurso para apaciguar la sed. Imagínense como corría la gota y la cirrosis hacía de las suyas.

¿Porqué estos temas tan morbosos para este domingo? Pues porque en esas tres carabelas que llegaron a las Américas (o Indias) un doce de octubre, las condiciones higiénicas deben de haber sido espantosas y cuando escaseaba el agua, imagino que la poca en stock, no era precisamente para el aseo personal.

En febrero de 1990 último Festival de la Canción de Viña del Mar de la dictadura, hubo una invitada especial, Nydia Caro. Vino al país luego de muchos años de ausencia y de dolores. Era la intérprete ideal para el régimen saliente ya que como rezaba el titulo del tema que cantaba solo por cantar, no por compromisos políticos y causas irritantes.

La portorriqueña criada en Brooklyn, tendría unos 40 años y lucía muy atractiva.

Gracias a Paulina Nin fui incorporado al programa "Aquí Hotel O` Higgins que se transmitía al mediodía con anécdotas entrevistas y chascarros de las noches festivaleras. En el panel estaba Juan Guillermo Vivado, Caro, Nin y el suscrito.

Salimos varias veces juntos los dos solos con Nydia y su tema recurrente era como César Antonio Santis la había clavado, literalmente, con la promesa de irse a vivir con ella a Centro América. Pero el animador jamás dio el paso aun cuando su esposa lo echó de la casa por este lío y Santis debió refugiarse en casa de su amigo Jaime Celedón, destacado publicista, actor y padre de la actriz Claudia, ex, a su vez, de Cristián García Huidobro, mas sketchman que actor.

En casa de Celedón, Santis no sabia que hacer; irse con la cantante, rehacer su familia o esperar. Finalmente ninguna de las opciones salió al paso; Santis se compró una parcela en el sector de La Reina en Santiago, dejó a la mujer legal y a la que lo esperaba llena de ansias y esperanzas mantuvo en ascuas hasta que Nydia tiró la esponja.

Recuerdo que Fernando Paulsen me manifestó su envidia al verme con tanta frecuencia al lado de la Caro, y conste que mi esposa se encontraba a 30 kilómetros al norte en el balneario de Maitencillo donde mojaba sus patitas cuando pequeña y buena, Evelyn Matthei.

Nydia estaba dolida porque le preparó todo a Santis para que de un nicho triunfara a otro, y más cerca de USA, lo cual no era menor. Una mentira y una traición.

Pasaron pocos años cuando de pronto Santis me pide si le puedo hacer un reportaje para la revista Cosas. Le interesaba muy gráfico. Nada menos que jugando tenis con Tito Fouillouix en un court de Vitacura. Propuse el tema en pauta y partimos.

Lo más extraño, es que Santis jugaba solamente con shorts, sin camiseta, Tito ya cojeaba por su problema a las caderas. De pronto César pregunta: ¿Acaso ves alguna mancha extraña en mi piel?
No había nada.

-Bueno y por ahí dicen que ando con sida- manifiesta enojado.

En el acto, interpreté lo que deseaba expresar el que fuera luego el largo y futuro novio y solo eso de Andrea Tessa.

Los ticos consideraron que la ofensa de Santis a su diva, a su reina, a su máxima expresión de la nación de la época había sido una verdadera mariconada. Y estoy seguro que fueron sus fans, no la artista, los que echaron a correr el rumor que de pronto invadió de duda a todo Chile.

A cada rato me preguntaban, "Ya que eres asiduo a casa de Santis a unos exquisitos asados junto a su piscina: ¿No te has dado cuenta si es homosexual?"

"Que yo sepa, no", respondía.

Pero me di cuenta de cómo a veces los pueblos, las comunidades o lo que sea, salen a defender a sus ídolos cuando son tocados y heridos injustamente. Incluso a golpe de mentiras y donde más duele.

Nydia, ahora abuelita y siempre buena moza, debe de recordar lo ocurrido como un incidente doloroso, pero nada de eso le impidió que viniera a Punta Arenas a las jornadas y quizás como promete Jorge López, director de La Patagonia de los Sueños, capaz que sea efectivo que le tiene echado el ojo para una película. ¡Dios nos libre!

La depresión me salta al cuello, sin sexo, pocos amigos, hasta leer me da lata.

Cuado se tuvo tanto dinero, poder y atractivo cuesta asumirlo. Y ahora mi cuñadita top, embarazada. Vaya, vaya. Más encima que el uréter deja deslizar gotitas lo cual humedece y aporta placer a morbosazos como a José Donoso con su abuelo, que el esfínter a veces dejar pasar unos vientecillos involuntarios lo cual resulta incomodo en las bajada de un taxi cuando con esfuerzo uno apenas estira la pierna para apearse, las cosas no son bonitas.

Echo de menos a Maribel Valle, es serio.

Leo Allende de Mario Amorós, extraordinario, vale la pena encargarlo o pedírselo al viejo pascuero. Y eso que voy recién en la portada y me encantó el documental de los 75 metros cuadrados, Chile, vil país con las dos viejas M de candidatas incluidas, el torcido del Claude y el vende pomadas de Parisi.

Vienen bien buenos los documentales. Viva Pato Riquelme, Viva Caroline Pavéz y su potencial sensualidad, Viva Gabriel Boric y Antonio Bradasic.

Y en cuanto a farándula que Mario Pascual sea menos copuchento y acusete y Juan Marambio sea senador. Jorge Abu-Kalil embajador en Palestina y Juan Jorquera papa.

Que Mario Rodríguez no crea que siempre es el banco que lo llama, que Gonzalo Robles a mi tampoco porque ando cero en el teatro Municipal.

Mi encuestas en Magallanes Goic, seguido de Marinovic bien atrás, en los dipus, Rubilar por nariz seguido de Vilicic aunque entre ellas prefiero Amar, pero cerquita Rubi en su lista por Morano.



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook