Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Octubre de 2013


LA CRISIS CUANDO DEJARON DE MORIR LAS PERSONAS

- El baile de los arribistas en Francia y Chile
- ¿Que ocurre con los dientes extraídos en los consultorios?
- Lady Gaga horrible en pelotas.



Jorge Babarovic me había remitido recién "Allende la biografía" de Mario Amorós, ediciones B del Grupo Z. El español investigó muy bien al Chicho aun cuando idealiza un poco su familia, sus hechos, la ausencia de pretensiones sociales y su legado. Pero no avanzaba a la página tres, cuando Yasna me trae "El Baile (Ed. Letras de Bolsillo)", que confundí con el film del mismo nombre pero otro contenido de Ettore Scola.

Irene Nemirovsky, nacida en Kiev, en 1903 y muerta en Auschwitz a los 39 refleja mejor que nadie en su novela de apenas 94 páginas, situaciones que se registraron en una época y que de alguna forma me llegan. Rosana es judía, ejerció la prostitución hasta que conoció a un hombre nuevo rico, Kampf, que significa luchador. No queda claro si el es judío o no, pero lo notable es que de la noche de la mañana se hace millonario.

Como tales, nuevos ricos, deciden organizar una fiesta para 200 personas igual que una familia árabe lo hizo en los años 50 en Eleodoro Yáñez con Lyon. Las situaciones son semejantes, el humilde en sus actitudes, ella soberbia que se cree el cuento. Entre medio Antoinette la hija de 14, sufre el arribismo de su madre, la cierta sumisión de su papá, la presencia de una gobernanta, la de una profesora de piano espanta bemoles y de un entorno de restricciones, limitaciones y sin embargo cierta parte afectiva de hija a madre, expresa un amor que le es reprimido. Con papá las cosas van mas o menos bien.

Los Kampf organizan pues una fiesta para 200 personas, con tutti: caviar Beluga, champaña francés (bueno, esto ocurre en Francia en los años 20, cuando de la pobreza de podía saltar a la multimillonariedad en un día con especulaciones en la bolsa).
En un medio de frustraciones, emociones reprimidas, arribismos, ser lo que no se es, viene el momento del reparto de las invitaciones escritas a mano por la joven niña educada. Pero Antoniette en un acto de rebeldía y que se presenta la ocasión en vez de entregarla a los estafetas de reparto, mientras la gobernanta atraca de lo lindo con su chevalier servant, la chica destroza los sobres de elegantes invitaciones manuscritas por ella, pues es la única con hermosa caligrafía del lote y los sobres sepia caen al río que atraviesa Lutecia. Entonces los cuicos galos no pensaban ni imaginar en ir, ni siquiera supieron del happening.

Llega un solo huésped as la fiesta, la profe torturadora de piano de Antoniette. Es el caos, el debacle, el fin del matrimonio y curiosamente, menos en lo que era mala se convierte en buena relación de madre e hija.

Todos se empelotan, viene la crisis, el derrumbe físico y moral. Se reconocen una que fue puta, el otro un idiota que se creyó el cuento del nouveau riche, la gente que creían conocidos pero los nombres vinosos los sacaron del guía de teléfono o de casuales encuentros en balnearios como en el paseo de los ingleses de Miza y en la Crioisette de Cannes y aquí viene lo increíble: la similitud con la fiesta fracasada en Santiago en el barrio Providencia hace 60 años.

La salvedad es que los árabes o sirios tuvieron la fuerza de armar una segunda fiesta, también con nombres de las páginas blancas pero se aseguraron asistencia de muchos guardias para evitar desmames. Porque la verdad es que a la primera fiesta a que ver se habían imaginado esos turcos, como apelaban a todos los orientales, que más encima pretendieron Zapallar los pijes también llegaron en masa, cosa que no ocurre en París, y les hacen mierda la casa orinando en los pasillos, apagando el fuego de los puchos en los sillones y burlándose de los dueños de casa, sus cuatro hijas que presentaban en sociedad más el único hijo hombre, afeminado, pero demasiado niño para captar algo fuera del shock.

En esa segunda fiesta, en Santiago, los pitucos se dieron cuenta que llamarse Irarrázabal o Errázuriz no era suficiente como para que de pronto no te agarrara un chilote parisino y te echara a la calle previos puñetes bien dados.

Y así ellos se ganaron el respeto, los Kampf se sumergen en la separación, en la evidencia que nunca se amaron y que todo fue una coyuntura. El futuro de Anttoniette queda en la penumbra.

Nomirosvky murió asesinada previas torturas en el campo de concentración, sus hijos encontrarían recién en el 2004 una caja con sus obras que se convirtieron raspadamente en best Sellers por el Gremio de Libreros en Madrid.

El baile es entretenido a morir y una vez mas agradezco a Jorge su excelente antojo pese a que es medio antisemita o por lo menos los trata con desprecio o broma que hace aparecer como tal.

La próxima semana con Mario Amorós y Salvador Allende algo nada que ver, salvo con un tema jamás tocado; el arribismo social de la izquierda chilena, hoy más evidente que nunca, que alternaba feliz con, pongámoslo los Edwards con los Altamirano, los Gumucio que no eran pitucos pero que iban felices con los Guelfenbein, judíos de Odesa, a una comida de los Claro.

El baile debe costar por sus páginas ocho o nueve lucas, el de Allende unas treinta. Espere un tiempo y encontrará a ambos a un tercio del precio. "El baile" se los conté casi entero así que invierta en Amorós si no le sobran los euros. Lo hice porque mi abuela materna neurótica, demente y arribista fue un poco así como Rosine, sin ser puta creyó que ser berlinesa le daba aires superiores a Martin Louis, extraburgués, que tocaba piano en un salón de té, hasta que la familia lo puso de banquero. El resultado fue un piano sin teclas.

Me tocó ir al recambio de pellet y Víctor me dice que vuelva mas tarde porque se atrasó con un cliente. Pero a los 15 minutos me llaman para comunicarme que vaya altiro. ¿Qué pasó? Al tipo, un joven, le bajó arrepentimiento súbito y apretó cueva desde la camilla derechito al bar más cercano.

Esa si que estuvo buena.

Tuve unos sarpullidos al día siguiente pero fueron residuos de viejas tomas que circulaban en la sangre así que con un anti estamíneo se fueron al rato. Por un instante temí que me volviera lo del 2004 cuando se infectó el pellet. Ya llevo tantos en la guata que no sabemos donde meterlos. Mario Pascual me dice que me haga la idea que ando con uno siempre puesto y simplemente los deje para siempre.

Acompaño a Sebastián al Cesfam 18 de septiembre. Se dejó estar y hay que sacar la muela. Veo 50 personas esperando su turno de anestesia, inyectan a unos diez y luego la vuelta de extracción.

Pregunto si hacen collares con los dientes extraídos y una amable tecnóloga dental me dice que los mas lindos los usan para implantes.

Imagino el cajón de dientes todas las noches yendo a parar al tacho.
Pero lo de la gotita sobrepasó todo lo imaginable. Solo falta que peguen los chocleros con neopren.

En los próximos Pedro Sienna tendremos La noche de enfrente de Raúl Ruiz postulando al mejor montaje nuevamente con Valeria Sarmiento, Raúl Ruiz y Christian Aspee, sin el fiel Rodolfo Webeles montajista de los Films de Valeria. Postula a la mejor película, a la mejor banda incidental con su eterno Jorge Arriagada y el mejor largo maltraje y dirección. Ruiz obtuvo El León de Venecia, el Oso de Berlín y miles de premios mas, pero Los Palmares de Cannes le fueron esquivos incluso le negaron un homenaje post mortem a su trayectoria. Punta Arenas espero que no. Se repiten los espárragos en la selección Gloria de Sebastián Lelio y El futuro de Alicia Sherson.

La noche esta basada en tres cuentos de Hernán del Solar y actúan Sergio Hernández otro de los fetiches de Raúl y Christian Vadim. A éste último lo contrata en varios films pero creo que lo hacia por solidaridad con su amiga Catherine Deneuve madre del reguleque actor.

Tenemos El Tío de Mateo Irribarne que deja como las huifas a Jaime Guzmán, que era como las huifas, pero tuvo la mala suerte de ser asesinado. De lo contrario estaría apoyando a Parisi de tanto desconcierto derechista.

Lastima que la doctora este en el 48 por ciento, un poquito mas y nos obviamos la segunda vuelta pero nos mamamos a la vez, prepotencia de ciertos concertacionistas.

Leo este magnifico libro de José Saramago "Las intermitencias de la muerte". Tal como en uno anterior, una ciudad entera decide no votar o hacerlo en blanco (Ensayo sobre la lucidez) y en otro, un país completo queda ciego por un tiempo (Ensayo sobre la ceguera), aquí de la noche a la mañana nadie muere. La iglesia entra en crisis, los filósofos también, pues nuestras existencias giran siempre en torno a la muerte. !Que hablar de la industria funeraria! Las Isapres deciden adoptar los ochenta años como muerte presunta, muera o no muera el sujeto. Se crea una maphia (asi tal cual) que lleva a la gente a morir a los países vecinos ya que el propio se la mezquina. Nuevamente el tema de la autoridad, de los gobiernos y de hasta un rey. La iglesia es la más indignada porque sin muerte no existe resurrección, el leit motiv de muchas religiones. Pero en la mitad del libro viene un vuelco. Y en el último tercio, también pues, de puro copuchento no puedo dejar de contarlo, la muerte que es mina, también se enamora. Léalo.

En pelotas lady Gaga es bien malona.
Pero Pamela Diaz y sus mamas reventadas de silicona, peor.

Que disfruten los cementerios si los funcionarios son éticos y los dejan ingresar.

Eviten los dulces en estas noches que solo le cagan las muelas a los niños y a los viejos que se los roban.



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook