Piramides de Egipto
Bookmark and Share



CUIDADOS DE LA SEXUALIDAD

La importancia de la vida sexual no se remite a un goce momentáneo. Los chinos nos llevan muchos años por delante en ese terreno, al igual que todas las corrientes de origen oriental. Por lo mismo, nos dan una pauta muy importante. Querámoslo o no, tendemos a dejar de lado un aspecto que es muy fundamental en nuestras existencias y que para los antiguos sabios taoístas guardaba directa relación con una buena vida espiritual y con la longevidad.

Quienes saben del tema señalan que la relación sexual cumple un doble objetivo para los chinos. Por una parte tenía como fin la concepción, para que el hombre cumpliera su papel en el orden universal al perpetuar la familia.

Según estudios sobre el Taoísmo, este era un deber sagrado ante sus ancestros ya que la felicidad de los difuntos se aseguraba con los sacrificios de los descendientes en la tierra. En segundo lugar, el acto sexual era la oportunidad para fortalecer la vitalidad y la salud masculina a través de la absorción de la esencia Yin de la mujer, mientras que la mujer se beneficiaba al activarse su naturaleza Yin latente,

Por otro lado, el coito es considerado parte del orden natural y la práctica del mismo es deber sagrado de todo hombre y de toda mujer, por lo cual nunca es asociado con la culpa moral.

Conviene revisar algunos puntos que para culturas milenarias son indiscutibles y que nosotros por falta de conocimiento o inexperiencia, muchas veces dejamos pasar.

 

 

LA PRIVACIDAD

La falta de relajación y concentración, atenta directamente contra una buena vida sexual. Según la filosofía Taoísta esta unión se practica en la privacidad familiar, no por ser algo indecoroso, sino debido a que su raíz de carácter divino hace de la unión un acto que no debe realizarse frente a extraños.

Así que preocúpese de que tener su espacio, que donde se relacione íntimamente como pareja sea un lugar tranquilo y privado.

 

LA CONEXIÓN

Dadas sus distintas naturalezas, hombres y mujeres ven el sexo de manera diferentes, por lo cual resulta fundamental que sincronicen esas visiones.

Según el Tao, el verdadero entendimiento sexual se lleva a cabo cuando existe una verdadera conexión entre los dos involucrados. Esta filosofía ve el acto carnal en una perspectiva de apertura casi espiritual y se centra en la unión del Yin (lo femenino) y el Yang (lo masculino).

Por lo cual, se trata de una relación en que se da y se recibe. Si sólo se centran en uno, no hay real conexión.

 

EL PREOCUPARSE DEL OTRO

Muy relacionado con el punto anterior. Resulta fundamental dentro de las creencias antiguas que el hombre se preocupe del goce femenino. Para ello las distintas corrientes orientales aspiran a retrasar la eyaculación masculina, en pro de un disfrute más extenso para él y de una satisfacción sexual para ella.

En el mundo occidental, donde el hombre está mucho más genitalizado que la mujer, pocas veces toman en cuenta las necesidades de sus compañeras.

 

NO SUCUMBIR ANTE LA AUSENCIA DEL DESEO

En la actualidad hay parejas que definitivamente ven morir su vida sexual y como es un asunto de ambos, ambos se quedan sin hacer nada.

Esto es un grave error, principalmente por la importancia que tiene la vida sexual. Además que dejar morir esto, puede atentar contra otros espacios de la pareja. Si están cansados o estresados, convérsenlo y busquen las maneras de recobrar el deseo.

 

LA FRECUENCIA

Este punto dice mucho de cómo está la pareja. Si bien esto guarda directa relación con cada pareja, es decir, no hay una norma igual para todos, hay que estar atento a la calidad de nuestra sexualidad.

Asimismo, los parámetros normales hablan de dos veces por semana a por lo menos dos veces por mes.

 

LA INNOVACIÓN

La rutina, también en esta área, termina con las buenas relaciones. Por lo mismo, tanto lo que se refiere a probar diversas posiciones como a experimentar, es algo muy positivo para la relación.

 

LA SATISFACCIÓN

Tal vez uno de los aspectos en que más debemos fijarnos a la hora de evaluar nuestra vida sexual es la sensación que nos deja al concluir. Si las relaciones íntimas no los dejan satisfechos, puede tornarse en un inconveniente, por eso también hay que cuidar este aspecto.

En Occidente, si bien el acto sexual deja a muchos satisfechos, trae aparejado una sensación de vacío. La idea de los orientales siempre ha sido la de revertir. Es decir, la sexualidad según el Tao está destinada a hacer circular de la mejor forma la energía vital –más conocida como chi- del sexo al cerebro. Por dicha razón, el seguir sus consejos se redunda en un impulso de energía.

Vale la pena recordar cada uno de los aspectos antes mencionados y, sin duda, profundizarlos. Los resultados sólo pueden ser beneficiosos tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente.

Compartir en Facebook