Piramides de Egipto
Bookmark and Share



COMBINACIONES PELIGROSAS

SEXO, DROGAS, ALCOHOL Y MEDICAMENTOS

Más de un problema en la vida sexual puede traer el consumo excesivo de fármacos, alcohol y drogas ilegales. La realidad es que lejos de intensificar sensaciones, lo único que puede lograr es detonar una gran y complicada disfunción.

No sólo las funciones síquicas pueden afectar el consumo desmedido de alcohol, medicamentos y drogas ilegales, también el comportamiento sexual femenino. Sin embargo, el desconocimiento popular de las reales consecuencias lleva a que muchas mujeres se sientan tentadas a probar la irresistible sensación de sus efectos. No caiga en este mito urbano.

 

DROGAS

Se popularizó la creencia de que las drogas producen un alza en la actividad sexual e incrementan la habilidad personal en ese terreno. Pero se ha observado que han surgido sustancias con pretendidos poderes afrodisíacos que, más que excitantes, son poderosos inhibidores de la funciones sexuales.

Tanto la coca como las anfetaminas y la marihuana, entre otras, a la larga terminan afectado de manera notoria las respuestas a los estímulos sexuales, pues interfieren directamente con los neurotransmisores y alteran la secreción hormonal.

 

ALCOHOL

Asimismo, la ingesta excesiva y consumo crónico de bebidas alcohólicas se transforma en un profundo depresor del sistema central. Ello termina por producir una grave interferencia en la excitación sexual. En el caso de las mujeres, provoca dificultades para erotizarse, anorgasmia e insatisfacción sexual.

Por razones culturales el sexo femenino ha estado reprimido y sujeto al ‘buen comportamiento’. El alcohol en pequeñas cantidades puede disminuir las inhibiciones, la incomodidad y/o vergüenza y así propiciar un mayor contacto con la corporalidad, aumentando el interés y la excitación sexual. No obstante, no se trata de la panacea, pues el riesgo de ir aumentando su consumo día a día termina por ocultar los problemas de base de la persona, los cuales sólo se solucionarán con ayuda terapéutica.

 

MEDICAMENTOS

En el caso de los antidepresivos sus efectos sobre la vida sexual femenina, lamentablemente, son importantes, en especial cuando se trata de casos agudos en los que hay que administrar dosis altas de fármacos.

La reducción en el deseo y disminución de la capacidad para llegar al orgasmo se convierten en las mayores dificultades para una mujer que está bajo tratamiento. Sin embargo, muchas de las nuevas formulaciones de estos compuestos se están preocupando de disminuir sus efectos secundarios.

En Chile, segun las estadísticas, las mujeres están consumiendo una gran cantidad de medicamentos antidepresivos o ansiolíticos y sería esperable encontrar una serie de dificultades en la vida sexual de éstas a futuro. Pero pese a la realidad nacional, se debe considerar que hay dificultades que no sólo se pueden atribuir a la farmacología, sino a la patología misma del paciente.

Por ello es bueno que más que ayudarse con productos externos para lograr una vida plena en el plano de la sexualidad, analice qué significa esto para usted. A partir de la respuesta verá si puede dejar caer las ataduras que le reprimen en ese plano y redescubrir todo lo excitante y oculto del sexo. Si la situación se torna más grave, la ayuda de expertos profesionales siempre será más efectiva que unos vasos de alcohol o unas cuantas pastillas de ansiolíticos.

¡NO BUSQUES LA SALIDA FÁCIL!

Compartir en Facebook